100 días sin redes sociales: el viaje hacia la verdadera felicidad

¿Sabías que las redes sociales controlan nuestra felicidad? Descubre cómo Andrea Rascón se liberó en esta inspiradora charla TED. ¡No te lo pierdas!

Hace poco vi un video de una charla Tedx que me dejó realmente impactado. La presentadora, Andrea Rascón, compartió su experiencia personal sobre cómo las redes sociales habían tomado control de su vida y cómo decidió emprender un viaje de 100 días sin redes sociales para reconectarse consigo misma. Fue una charla reveladora que me hizo reflexionar sobre mi propia relación con las redes sociales.

La adicción a las redes sociales

Andrea comenzó su charla mencionando algo con lo que muchos podemos identificarnos: pasamos tanto tiempo en las redes sociales que olvidamos pasar tiempo con las personas que más queremos y deberíamos de querer como nosotros mismos. Nos encontramos tan conectados en Instagram, Twitter y Facebook que olvidamos crear una conexión cuerpo y alma, olvidamos conocernos a nosotros mismos y saber hacia dónde queremos dirigirnos en la vida.

Ella admitió ser adicta a comparar su vida con la de los demás, buscando constantemente aprobación y atención a través de likes y comentarios. Creaba una imagen en sus perfiles de ser fuerte, feliz y segura cuando por dentro se sentía rota, triste e inestable. Esta adicción la llevó al punto en el que pasaba más de 8 horas diarias frente a la pantalla del teléfono.

El despertar

Un día recibió una notificación mostrándole cuánto tiempo pasaba en pantalla cada día: 8 horas y 15 minutos. Fue un golpe duro para ella darse cuenta del tiempo valioso que estaba desperdiciando poniendo pausa a su propia vida para ver cómo los demás vivían la suya. Fue en ese momento que decidió emprender un viaje de 100 días sin redes sociales, una decisión valiente y desafiante.

Leer también:  Reinventarse y triunfar: El poder de las segundas oportunidades

El descubrimiento personal

A lo largo de esos 100 días, Andrea tuvo tiempo para conocerse mejor a sí misma. Descubrió la felicidad en las pequeñas cosas diarias que había dejado de hacer por estar pegada al teléfono: leer, correr, ver películas malísimas de Navidad en Netflix y romper con la rutina del típico fin de semana lleno de publicaciones en redes sociales.

Sin embargo, no todo fue fácil. Experimentó momentos incómodos cuando sentía el impulso involuntario de agarrar su celular y darse cuenta de que no tenía nada relevante que ver. También sufrió del denominado “síndrome de la vibración ficticia”, cuando creía haber recibido una notificación pero al revisar su teléfono se daba cuenta de que era solo su imaginación jugándole una mala pasada.

Las fases destructivas

Andrea identificó tres fases destructivas causadas por el uso excesivo y poco saludable de las redes sociales: el sobre pensar lo que no somos en lugar de enfocarnos en lo que realmente somos; compararnos constantemente con los demás basados en lo que no tenemos en lugar de apreciar lo que sí tenemos; y sentirnos insatisfechos e inseguros tanto con nosotros mismos como con nuestras posesiones materiales.

Estas fases nos llevan a una única conclusión: las redes sociales nos están causando infelicidad. Nos distraen de nuestra propia verdad y nos hacen vivir en un ciclo sin dirección, optando siempre por el lugar más cómodo y fácil para evitar salir lastimados.

El verdadero valor

Pero Andrea nos invita a reflexionar sobre nuestro verdadero valor. Nuestra valía no se mide en la cantidad de likes o seguidores que tenemos, sino en nuestra capacidad de amarnos a nosotros mismos y a los demás, de impactar positivamente en la vida de quienes nos rodean y transmitir paz con tan solo un abrazo.

Leer también:  El impacto de los valores en nuestro camino al éxito

Ella finaliza su charla invitándonos a cuestionarnos si estamos realmente listos para usar las redes sociales. ¿Nos preocupa más cómo se ve nuestra vida que cómo se siente? ¿Criticas más lo que haces o te preocupas por recibir likes y reacciones? Es momento de desconectar para reconectar, vivir sin postear ni darle like a todo, simplemente vivir plenamente.

La charla Tedx de Andrea Rascón fue un recordatorio poderoso sobre el impacto negativo que las redes sociales pueden tener en nuestras vidas si no las utilizamos adecuadamente. Nos insta a tomar control de nuestra propia existencia, enfocándonos en lo que realmente somos y queremos lograr. El valor no está en ser populares o tener muchos seguidores, sino en amarnos a nosotros mismos y transmitir amor al mundo.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.