Alcanza las estrellas: Descubre el desarrollo tecnológico espacial en México

A veces, sentarse y escuchar a un experto hablar en una charla TED puede ser la mejor manera de aprender. Recientemente, ¡he tenido la oportunidad de ver una charla increíble sobre el desarrollo tecnológico en el sector espacial mexicano! El ponente de esta charla es un ingeniero profesional y el creador de BECO, una ONG en México que se dedica al desarrollo de cohetes experimentales con fines

Hace unos 500 años, un chino llamado Guau tenía el sueño de alcanzar las estrellas. Una noche, mientras miraba un espectáculo de cohetes y fuegos pirotécnicos, se le ocurrió la idea de utilizar estos cohetes para poder llegar al espacio. Diseñó un vehículo: una silla con 47 grandes cohetes en la parte de abajo que, según sus cálculos, lo ayudarían a lograr su objetivo.

El día llegó y Guau se sentó sobre su vehículo. 47 personas serían las encargadas de encender cada uno de esos cohetes. Al encenderlos, una fuerte explosión y una bola de humo inundaron el lugar. Cuando el humo se disipó, Guau ya no estaba y jamás se supo más nada de él.

A pesar del fracaso, Guau es reconocido en la historia porque no solo soñó con llegar al espacio sino que construyó un artefacto para intentarlo. Aunque quizás no tuvo la mejor idea, como él y muchas otras personas a lo largo de la historia soy apasionado por los cohetes y la exploración espacial.

Beneficios cotidianos

La exploración espacial no solo ha despertado nuestra curiosidad por lo desconocido, sino que también nos ha brindado grandes beneficios en nuestra vida cotidiana. La comunicación celular, la localización global, la medicina avanzada o incluso la realidad aumentada son solo algunos ejemplos del impacto positivo que ha tenido esta industria en nuestro día a día.

Leer también:  La identidad artificial y la esperanza humanitaria

Incluso podríamos decir que todos en este lugar utilizamos tecnología satelital y lo hacemos todos los días de alguna forma u otra. El espacio me fascinó desde el principio, comencé a investigar más e involucrarme en el tema, pero fue al final de mi carrera cuando un amigo me invitó a formar parte de un equipo de desarrollo de tecnología aeroespacial.

México y la exploración espacial

Ahora quiero hacerles una pregunta: ¿creen que se puede ser experto en cohetes viviendo en México? ¿Qué papel ha jugado nuestro país en la historia espacial?

En 1957, en San Luis Potosí, se lanzó el primer cohete mexicano para realizar estudios de la atmósfera. Solo dos meses después del lanzamiento del Sputnik 1, el primer satélite artificial desarrollado por la Unión Soviética.

En 1985, Rodolfo Neri Vela se convirtió en el primer astronauta mexicano. Y más cerca en el tiempo, en 2010 se creó la Agencia Espacial Mexicana, un organismo que nos da la ventaja de poder colaborar con agencias espaciales de otros países.

Hoy día existen varias organizaciones y empresas mexicanas dedicadas al desarrollo espacial. Empresas como DeunLápiz que desarrolla robótica espacial o CoreBeat360 que trabaja con lanzadores. En cuanto a las asociaciones educativas destacan la Asociación Aeroespacial de la Facultad de Ingeniería UNAM y AERO-TECOMÁN del Instituto Politécnico Nacional.

También hay iniciativas como Mujeres hacia el Espacio, que buscan fomentar la participación femenina en este campo. Estas iniciativas nos hablan de la capacidad que tenemos los mexicanos para desarrollar tecnología y es importante mencionar algunas de ellas para que todos, especialmente niños, jóvenes y estudiantes, sepan que hay opciones en las que pueden integrarse si también quieren formar parte de este impulso tecnológico en nuestro país.

Leer también:  Descubre la alternativa alimentaria: una charla fascinante sobre la otra comida

El desarrollo espacial en México

Con la iniciativa que dirijo nos especializamos en el diseño y desarrollo de cohetes experimentales con fines educativos. También buscamos desarrollar equipos electrónicos para monitoreo, control y recuperación segura de estos cohetes.

Además, ofrecemos cursos desde nivel primaria hasta nivel superior para apoyar a aquellos que como yo quieren poner en práctica esa teoría aprendida en la escuela. Y ¿qué mejor manera de hacerlo que con tecnología espacial?

Aunque actualmente somos solo dos opciones educativas independientes enfocadas en este sector de cohetes experimentales, se está trabajando para establecer una reglamentación y una mejor estructura que nos permita formar expertos en propulsión aquí mismo, en México.

También buscamos crear conciencia sobre las cargas ventajas y aplicaciones del sector tecnológico espacial. Es importante entender que un proyecto espacial es multidisciplinario: involucra a psicólogos, diseñadores, abogados, físicos, químicos e incluso artistas.

Somos muy buenos en robótica y deporte, ¿por qué no ser excelentes en el desarrollo de tecnología espacial? Como dijo Carl Sagan, la imaginación nos puede llevar a mundos que jamás fueron, pero sin ella no iremos a ningún lado.

Cada una de estas iniciativas busca darle a México ese cachito de esperanza y demostrar que nosotros también podemos llegar a las estrellas. Así que recordemos que cuando escuchemos “tecnología espacial”, no pensemos solo en otros países. En México también podemos crear tecnología y proyectos que nos lleven al cielo.

Gracias por leer este artículo y espero haberles transmitido un poco de mi pasión por los cohetes y la exploración espacial.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.