Alcanza tu Everest personal: Aprende de la joven escaladora más joven en llegar a la cima del Aconcagua

Hola, amigo/a! ¿Sabes qué es lo más loco y admirable a la vez? Hoy quiero contarte sobre una charla TED protagonizada por la joven escaladora Milena Luna. A sus 14 años, llegó a la cima del Aconcagua, ¡y su pasión y determinación son la clave de su éxito! Descubre cómo superar obstáculos y aspirar a tu propio “Everest” en esta historia inspiradora. ¡No

¡Hola! Hoy quiero compartir contigo una experiencia inspiradora que tuve al ver un video de una charla Tedx. Se trata de la historia de Milena Luna, una valiente montañista que persigue su sueño de llegar a la cumbre del Monte Everest. Acompáñame mientras te cuento los detalles más impactantes y reveladores de esta charla.

El comienzo del sueño

Milena nos cuenta que todos tenemos sueños, algunos más grandes que otros. Algunas personas sueñan con viajar a Europa o tener un auto deportivo, mientras que otros tienen metas más simples como terminar una carrera universitaria. Pero el sueño de Milena es alcanzar la cumbre del Monte Everest.

Hace dos años, Milena se unió al equipo Team Pro y comenzó su entrenamiento en las montañas más pequeñas de Ecuador, como el Imbabura y el Rucu Pichincha. Poco a poco fue escalando montañas cada vez más altas, como el Cayambe y el Cotopaxi. Esta experiencia le permitió crecer como montañista y le abrió las puertas para viajar a Perú y Argentina.

La expedición hacia la cumbre

Milena narra cómo llegaron a Mendoza en avión y luego tomaron un bus hasta Penitentes, un pequeño pueblo con poca población donde pasaron la noche en el refugio Cruz de Caña. Al día siguiente, se dirigieron hacia la entrada del Parque Aconcagua en Horcones, donde recibieron sus permisos numerados para escalar.

Leer también:  Aprende a Luchar: Claves para el éxito

El primer tramo hacia el campamento base fue corto, pero la temperatura comenzó a disminuir rápidamente y Milena tuvo que soportar una noche helada a menos tres grados. A pesar de las dificultades, logró adaptarse y continuar su camino hacia el campamento base Plaza de Mulas.

En este campamento, que es como una mini ciudad, recibieron comida y descansaron. Milena tuvo algunos problemas de deshidratación, pero los resolvió rápidamente con pastillas de minerales y vitaminas. Al día siguiente, comenzaron a subir más hacia el Nido de Cóndores, donde la temperatura era aún más baja.

El momento crucial: alcanzando la cumbre

Finalmente llegó el tan esperado día para hacer cumbre en el Aconcagua. Salieron a las 2 de la mañana junto con sus amigos vascos y comenzaron a escalar paso por paso. Sin embargo, uno de los compañeros se descompuso debido al inicio de hipotermia. El equipo actuó rápidamente para ayudarlo y lograron recuperarlo.

A pesar de las malas condiciones climáticas, decidieron no rendirse y continuaron subiendo durante dos horas más hasta alcanzar la cumbre del Aconcagua. Fue un momento emocionante para todos; saltaban, lloraban y celebraban su logro. En ese instante, Milena reflexiona sobre lo importante que es no ponerse limitaciones cuando realmente deseamos algo.

Aprendizajes valiosos

La expedición al Aconcagua enseñó a Milena a superar el frío, el miedo, el hambre y el dolor. Aprendió a romper los esquemas y descubrió que las limitaciones son solo barreras mentales que nos impiden alcanzar nuestros sueños. Muchas veces, estas limitaciones están relacionadas con el dinero o la falta de tiempo, pero en realidad son absurdas.

Milena nos invita a cerrar los ojos y visualizar nuestros sueños más grandes. Luego, nos anima a cuestionar nuestras limitaciones y buscar soluciones para alcanzar esos sueños. Nos recuerda que la vida está en nuestras manos y que somos los únicos responsables de poner límites o perseguir nuestras metas.

Leer también:  Desbloquea tu creatividad: cómo ser curioso y romper barreras

La historia de Milena Luna es un recordatorio poderoso de que no debemos permitir que las limitaciones nos detengan en nuestro camino hacia nuestros sueños. A través de su experiencia en la montaña, aprendió a superar obstáculos físicos y mentales para lograr su objetivo. Nos enseña que cuando realmente deseamos algo, debemos dejar de lado las excusas y perseguirlo con determinación.

Así que te invito a reflexionar sobre tus propios sueños y preguntarte qué estás dispuesto(a) a hacer para alcanzarlos. No pongas límites innecesarios; date permiso para soñar en grande y trabaja duro para convertir esos sueños en realidad.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.