Analogías en la era digital: reinventando el mundo

Hey amigo! Hoy te traigo un artículo súper interesante sobre una charla TED que acabo de ver. Se trata de un viaje en el tiempo para entender cómo la tecnología ha impactado nuestras vidas y cómo podemos mantener nuestros valores en un mundo cada vez más interconectado. Federico Escobar, un profesor genial, nos desafía a adaptarnos a los cambios sin perder nuestra esencia humana. No te lo pierdas

Hola, ¿cómo estás? Hoy quiero compartir contigo algo muy interesante que vi en un video de una charla TEDx. El autor de la charla se llama Federico Escobar y habló sobre los fuertes contrastes que existen entre las generaciones actuales debido a los avances tecnológicos.

El contraste entre generaciones

Federico comenzó su charla preguntándonos si conocíamos la relación entre un lápiz y un cassette. Para las personas mayores o de su edad, esta relación era obvia, pero para las generaciones más jóvenes puede no ser tan evidente. Sin embargo, si le preguntamos a esas mismas personas sobre el uso de algunas aplicaciones modernas, seguramente estarán más familiarizados con ellas.

Para ilustrar estos contrastes, Federico nos mostró una película de Charles Chaplin del año 1936. En esta película se muestra cómo un trabajador pierde su empleo debido a la industrialización y la producción en serie que se estaba llevando a cabo en aquel momento. Además, se vivía la Gran Depresión en Estados Unidos. Esta película plantea una pregunta interesante: ¿la tecnología juega a nuestro favor o en nuestra contra?

Leer también:  El futuro del cine: narrativas inmersivas y aumentadas

El concepto de cambio

Para entender mejor este concepto de cambio, Federico utilizó una analogía con los estados de la materia: sólido, líquido y gaseoso. En estado sólido, las moléculas están fuertemente unidas y forman objetos sólidos que no se deforman fácilmente al recibir impactos. A medida que se aplica temperatura o presión a estos objetos sólidos, las moléculas comienzan a separarse y el objeto pasa al estado líquido, adaptándose fácilmente a su entorno. Si se sigue aplicando temperatura o presión, el líquido se convierte en gas y las moléculas se expanden en el aire.

El sociólogo Zygmunt Bauman habla del concepto de “modernidad líquida”, que hace referencia a cómo los vínculos entre las personas y las relaciones humanas están siendo afectados por los cambios que estamos experimentando debido a los avances tecnológicos. En otras palabras, nuestras relaciones se han vuelto más volátiles y cambiantes.

Mi experiencia personal con el cambio

Ahora quiero compartir contigo mi experiencia personal con todos estos cambios tecnológicos. Cuando era pequeño, solía jugar al aire libre con mis amigos: montábamos en bicicleta, trepábamos árboles y jugábamos con nuestra imaginación. Pero todo esto comenzó a cambiar cuando llegaron los dispositivos tecnológicos a nuestra ciudad.

Recuerdo haber tenido mi primer Nintendo cuando tenía cinco años. Era fascinante poder jugar toda la tarde con mis primos o amigos del barrio. Más adelante, aparecieron los cafés internet en la ciudad y nuestros encuentros pasaron de ser en casas para chuzadas nocturnas de juegos como Medal of Honor.

Luego llegaron consolas cada vez más avanzadas y el internet de las cosas hizo posible que pudiéramos conectarnos desde casa con personas de todo el mundo mientras disfrutábamos de nuestros hobbies favoritos. Sin embargo, me di cuenta de que esta conexión virtual nos estaba desconectando cada vez más de las personas que teníamos cerca.

Leer también:  Poesía transformadora: Descubre el poder de las palabras

Recuerdo que cuando tenía tareas en el colegio, solo tenía dos opciones: ir a la biblioteca municipal o utilizar la enciclopedia Encarta en una computadora. Hoy en día, tenemos acceso a plataformas como Wikipedia, donde podemos encontrar una cantidad infinita de información con un solo clic. Pero esto también nos ha llevado a enfrentarnos al problema del exceso de información y su veracidad.

Una anécdota interesante es cuando salió la primera red social, conocí a una chica y comenzamos a chatear durante meses. Estábamos completamente enamorados y decidimos encontrarnos en persona. Sin embargo, fue una gran decepción para ambos porque no éramos lo que esperábamos. Esto me hizo darme cuenta de que no debemos creer todo lo que encontramos en internet.

La adaptabilidad frente al cambio

Se dice que las personas nacidas en épocas de transición o cambio somos muy flexibles y nos adaptamos fácilmente a nuestro entorno. Antes vivíamos en una era donde los dispositivos eran analógicos y mecánicos, pero ahora estamos experimentando una revolución digital con la digitalización de todos nuestros productos.

Mi abuela tiene dificultades para usar un teléfono celular con pantalla táctil porque está acostumbrada a los antiguos celulares con grandes botones numéricos. Mi madre abrió un negocio recientemente y me pidió ayuda para crear su página web porque no sabía cómo llegar a sus clientes potenciales. Por otro lado, mi padre prefiere imprimir los correos electrónicos para leerlos en papel en lugar de hacerlo en la pantalla de su computadora.

Uno de los impactos más fuertes que estamos experimentando debido a la tecnología es la pérdida de empleos. Las máquinas están reemplazando cada vez más puestos de trabajo, ya que son eficientes, no se enferman y pueden trabajar las 24 horas del día. Sin embargo, como amante de la tecnología, no quiero enfocarme en lo triste y negativo de esta situación.

Leer también:  Descubre nuevos mundos a través de la lectura

La tecnología como fuente de innovación

Quiero mostrarte cómo la tecnología puede ser una fuente de innovación y una herramienta para generar nuevos vínculos con las personas que nos rodean. Federico compartió varios ejemplos interesantes:

Tengo un amigo que salió recientemente de la universidad y no encontraba trabajo. Decidió emprender su propio negocio fabricando carritos para comida callejera, conocidos como food tracks. Hoy en día le va muy bien porque este tipo de negocios están prosperando en nuestra ciudad.

También conozco a personas que venden productos por internet, como flores, chocolates o muebles. Han encontrado una forma diferente e innovadora de llegar a sus clientes potenciales.

Por último, tengo un familiar cercano que perdió su empleo hace seis meses y está teniendo dificultades para encontrar uno nuevo debido a su falta de conocimientos digitales y tecnológicos. Esto me hizo darme cuenta de nuestra responsabilidad como jóvenes embajadores de la tecnología: debemos compartir nuestro conocimiento con aquellos que lo necesitan.

Afrontar el futuro incierto y los cambios constantes que nos depara la tecnología no es una tarea fácil. Pero podemos utilizarla a nuestro favor, generando conexiones con las personas que amamos, compartiendo conocimiento y vinculándonos más con nuestros seres queridos. No debemos permitir que la sociedad se vuelva líquida y volátil, sino que debemos utilizar la tecnología como una herramienta para innovar y generar nuevos vínculos.

Espero que hayas disfrutado de este artículo y te haya inspirado a reflexionar sobre el impacto de la tecnología en nuestras vidas. ¡Hasta pronto!

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.