Atrévete a salir de la caja: Lo ilógico de la criticidad

¿Te gustaría descubrir la importancia de la filosofía en nuestro pensamiento crítico? No te pierdas la increíble charla TED de Georgina, una apasionada educadora que te llevará a cuestionar lo que ya conoces.

¡Sigue leyendo para inspirarte y reflexionar como nunca antes!

Hola, ¿cómo estás? Hoy quiero compartir contigo algo que acabo de descubrir en un video de una charla Tedx. Se trata de una fascinante plática impartida por Georgina Ceballos sobre la enseñanza del pensamiento crítico. A medida que escuchaba sus palabras, me di cuenta de lo importante que es fomentar el pensamiento reflexivo y creativo en nuestra sociedad.

Generando el espacio para preguntar

Georgina comienza su charla hablando sobre la importancia de generar un ambiente propicio para hacer preguntas. Nos invita a perder el control y abrirnos a respuestas inesperadas. ¿Alguna vez te has dado cuenta de los gestos y palabras que utilizamos cuando estamos pensando? Es como si nuestro cerebro se manifestara físicamente a través de nuestros movimientos faciales y expresiones verbales.

Georgina trabaja con niños y niñas, ayudándoles a fortalecer su cerebro y promoviendo conexiones neuronales más fuertes. Ella explica cómo las dendritas, esas pequeñas ramificaciones en nuestras neuronas, se estiran para buscar información similar en otras células cerebrales. Es así como nace un nuevo conocimiento, como una historia de amor entre nuestras neuronas.

Enseñando pensamiento crítico

A lo largo de su experiencia trabajando con personas de diferentes edades y orígenes sociales, Georgina ha descubierto que todos amamos pensar. Y ella se dedica a enseñarnos a pensar sobre lo que estamos pensando. Nos invita a cuestionarnos constantemente y desarrollar nuestro pensamiento crítico.

Leer también:  El poder del migrante: transformando realidades y generando impacto

Para enseñar de esta manera, Georgina identifica tres momentos clave. El primero es generar el espacio para hacer preguntas sin restricciones. Nos anima a perder el control y abrirnos a respuestas sorprendentes. A través de ejemplos con niños y niñas, nos muestra cómo sus respuestas pueden ser poéticas, ingeniosas e incluso desafiantes.

El segundo momento es acompañar el cuestionamiento individual. Georgina comparte una anécdota sobre un niño llamado Rodito, quien estaba en una discusión sobre política y afirmó que él era quien mandaba en su mundo. Su maestra aprovechó esta respuesta para plantearle un dilema moral: ¿qué harías si te dijera que debes pegarle a un amigo? Rodito demostró su capacidad de razonamiento al negarse a aceptar esa idea.

El tercer momento es acompañar el cuestionamiento colectivo. Georgina utiliza la historia de Platón como ejemplo, donde una persona liberada regresa a la cueva para contarles a los demás lo que hay más allá. Nos invita a acompañar este proceso de cuestionamiento desde un enfoque basado en los derechos humanos, reconociendo el derecho de cada persona a pensar y respetando la diversidad de expresiones del pensamiento.

Acompañando el proceso

Georgina destaca la importancia de reconocer que cada individuo tiene derecho a pensar y expresarse libremente. Invita al ejercicio crítico, creativo y cuidadoso al abordar diferentes temas o situaciones complejas. Comparte cómo una alumna universitaria logró conectar el neoliberalismo con la desigualdad en México, lo que la llevó a buscar alternativas y soluciones.

Enseñar pensamiento crítico implica lidiar con la censura y el conflicto. Pero al final del día, las caras de asombro y comprensión global que se logran hacen que todo valga la pena. Georgina nos invita a enfrentar estos desafíos para promover un pensamiento más reflexivo y creativo en nuestra sociedad.

Leer también:  Explorando nuestras emociones: la inspiradora valentía de los bomberos

A través de su charla, Georgina Ceballos nos muestra cómo enseñar pensamiento crítico es posible y necesario. Nos invita a generar espacios para preguntar sin restricciones, acompañar el cuestionamiento individual y colectivo, y reconocer el derecho de cada persona a pensar libremente. Al enseñar pensamiento crítico, estamos fomentando una sociedad más reflexiva, creativa y comprometida con la búsqueda de soluciones a los problemas que enfrentamos como humanidad.

Espero que este artículo te haya inspirado tanto como me ha inspirado a mí. ¡Recuerda siempre cuestionarte y pensar sobre lo que estás pensando!

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.