Aumento de nutrientes en alimentos: la clave para recuperar su valor nutricional

¿Sabías que algunas manzanas tienen menos nutrientes hoy que hace 35 años? Descubre cómo un emprendedor ha encontrado la clave para cambiar las reglas del juego en la agricultura. ¡Increíble! Sigue leyendo y descubre cómo recuperar el valor nutricional de nuestros alimentos.

¡Hola! Hoy quiero compartir contigo algo realmente fascinante que descubrí en un video de una charla Tedx. Se trata de una conferencia impartida por Pascal Ascencio, un apasionado investigador que ha dedicado su vida a comprender los problemas asociados a la degradación de los suelos en la agricultura.

El problema de la degradación del suelo

Pascal nos revela que actualmente estamos enfrentando una grave situación: nuestros suelos se están degradando y perdiendo fertilidad a un ritmo alarmante. Según un estudio del Banco Mundial, aproximadamente el 33% de la tierra en nuestro planeta se encuentra moderadamente degradada.

Entonces, ¿qué ha causado este problema? Resulta que desde la década de 1960 hasta 1980, se implementaron diferentes tecnologías agrícolas para aumentar exponencialmente el rendimiento de los cultivos y erradicar el hambre y la desnutrición. Estas tecnologías incluían el uso masivo e indiscriminado de fertilizantes y plaguicidas.

El impacto negativo en el medio ambiente

Aunque estas prácticas tuvieron éxito en términos de incrementar la producción alimentaria, también tuvieron consecuencias negativas para el medio ambiente y especialmente para los suelos. Los plaguicidas y pesticidas comenzaron a eliminar no solo las plagas que afectaban a los cultivos, sino también organismos vivos beneficiosos como microorganismos e insectos encargados del equilibrio natural del suelo y las plantas.

Leer también:  Medicina del Futuro: Avances revolucionarios en atención médica

Esta información me dejó impresionado, porque no había sido consciente de las consecuencias negativas de nuestras acciones en la agricultura. Pero Pascal no se quedó solo en la descripción del problema, sino que decidió investigar más a fondo sobre las interacciones microbianas y su importancia en el desarrollo de los ecosistemas y el funcionamiento de los suelos.

El descubrimiento de las interacciones microbianas

Pascal nos cuenta cómo, durante sus estudios universitarios, realizó experimentos con hongos para comprender su crecimiento y desarrollo. Utilizó muestras de suelo provenientes de diferentes cultivos y las mezcló con un gel nutritivo para observar cómo crecían los microorganismos.

Fue entonces cuando hizo un descubrimiento fascinante: notó que uno de los hongos crecía más rápido que los demás y presentaba pequeños anillos concéntricos con diferentes formas y colores. Este hallazgo despertó su curiosidad y decidió aislar ese hongo para estudiarlo más detenidamente.

Sorprendentemente, cuando lo aisló por completo, el hongo perdió sus características especiales. Esto llevó a Pascal a darse cuenta de algo fundamental: existen microorganismos que influyen en el crecimiento y desarrollo de otros organismos. Esta revelación sembraría una pregunta importante en la mente del investigador: ¿podrían existir microorganismos capaces de influenciar el crecimiento de las plantas?

La búsqueda del conocimiento

Motivado por esta pregunta, Pascal comenzó a buscar centros de investigación en los que pudiera colaborar. Trabajó en Perú y Brasil, profundizando en el estudio de las interacciones microbianas y su impacto en la agricultura. Su objetivo era comprender cómo funcionan estas interacciones y cómo podrían utilizarse para mejorar el crecimiento de las plantas.

Todo este conocimiento adquirido lo llevó a fundar una startup llamada COVA en 2016, cuya misión es regenerar los suelos para toda la humanidad mediante tecnología biológica. Durante los primeros años de trabajo con su equipo, investigaron diferentes tipos de microorganismos para entender sus mejores interacciones.

Leer también:  Reflexiones sobre el futuro de la educación

El desarrollo del sistema biodinámico

A partir de estas investigaciones, Pascal y su equipo descubrieron que cada microorganismo tenía beneficios específicos para las plantas. Esto significaba que podrían desarrollarse múltiples productos y tecnologías basados en estas interacciones. Así fue como lograron crear cuatro tecnologías biológicas: estimulantes y fortalecedores del crecimiento vegetal.

Lo más interesante fue darse cuenta de que estos estimulantes no solo fortalecían el crecimiento de las plantas, sino que también ayudaban a regenerar la fertilidad del suelo. Esto era algo completamente innovador, ya que se habían desarrollado bioestimulantes diseñados exclusivamente para mejorar la fertilidad biológica del suelo.

Pero Pascal no se detuvo ahí. Comenzó a estudiar cómo funcionan las poblaciones microbianas a nivel del suelo y descubrió un principio fundamental: estas poblaciones crecen y mueren constantemente, en un proceso de dinamismo natural. Esta revelación le llevó a desarrollar el sistema biodinámico, basado en estas interacciones y en el principio de dinamismo natural.

La validación y la visión global

Para validar su tecnología, Pascal y su equipo trabajaron con diferentes cultivos como espárragos, papas y uvas. Los resultados fueron sorprendentes: lograron mejorar los rendimientos y la calidad de los alimentos producidos, evitando el uso excesivo de pesticidas y conservando su valor nutricional.

En este punto de su historia, Pascal necesitaba encontrar un socio que pudiera potenciar esta nueva forma de hacer tecnología agrícola. Y así fue como encontró a Vasco, su actual socio con quien están trabajando para llevar esta tecnología revolucionaria a todos los agricultores.

Hoy día, COVA tiene una visión global: regenerar los suelos para toda la humanidad y evitar que los alimentos pierdan su valor nutricional. Gracias a investigadores apasionados como Pascal Ascencio, podemos tener esperanza en un futuro sostenible donde nuestros alimentos sean más saludables y respetuosos con el medio ambiente.

Leer también:  Desobediencia civil pacífica: acción contra la crisis climática

La charla Tedx impartida por Pascal Ascencio nos ha mostrado la importancia vital de las interacciones microbianas en la agricultura. A través del estudio detallado de estos microorganismos, se han descubierto tecnologías biológicas capaces no solo de fortalecer el crecimiento vegetal, sino también de regenerar la fertilidad del suelo.

Este conocimiento nos brinda la oportunidad de producir alimentos más saludables y respetuosos con el medio ambiente, evitando el uso excesivo de pesticidas y conservando su valor nutricional. Además, nos invita a reflexionar sobre la importancia de cuidar nuestros suelos y adoptar prácticas agrícolas sostenibles para garantizar un futuro próspero para todos.

Así que la próxima vez que muerdas una jugosa manzana, recuerda que gracias a investigadores como Pascal Ascencio, esa fruta contiene nutrientes valiosos que hace 35 años habrían sido impensables. ¡Es hora de regenerar nuestros suelos y cultivar un futuro más saludable!

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.