Cómo identificar y solucionar el estrés canceroso: aprende las claves

¿Te sientes estresado y desanimado con lo que haces? ¡No te preocupes, tengo una solución para ti! Recientemente vi una charla TED del joven mexicano Iván y aprendí mucho sobre cómo identificar y solucionar el estrés canceroso. En este artículo, te contaré todo lo que aprendí y cómo puedes aplicarlo en tu vida diaria. ¡Así que sigue leyendo y descubre cómo puedes

Hola, ¿cómo estás? Hoy quiero compartir contigo algo que acabo de descubrir y que realmente me ha impactado. Recientemente vi un video de una charla TEDx llamada “El estrés canceroso” impartida por Iván Jaramillo Litaí, y déjame decirte que fue una experiencia reveladora.

Una historia personal

Para empezar, el orador compartió su propia historia personal. Hace algunos años, era un estudiante destacado pero también lidiaba con problemas de obesidad mórbida. Las burlas y la exclusión eran parte de su día a día, pero decidió seguir adelante sin dejar que eso lo detuviera.

Un día, al visitar al médico por unas manchas negras en su cuerpo, recibió un diagnóstico devastador: tenía probabilidades del 75% de desarrollar diabetes debido a antecedentes familiares. Sin embargo, la doctora descubrió que el estrés constante y elevado en su vida estaba afectando directamente a su salud.

El estrés como impulso para salir adelante

A lo largo de la charla, Iván nos hizo reflexionar sobre cómo todos buscamos constantemente formas de superarnos y alcanzar nuestros objetivos. Ese impulso por salir adelante es parte fundamental de nuestra vida diaria.

Leer también:  Prevención y tratamiento de ACV en Bucaramanga: lo que debes saber

Nos explicó que el estrés no siempre es malo; cuando se sabe limitar, controlar y utilizar adecuadamente, puede ser una herramienta poderosa para lograr nuestras metas. Nos puso como ejemplo una lista interminable de tareas pendientes que nos agobian: al finalizarlas, experimentamos una sensación de logro y satisfacción.

Nos habló también sobre el fenómeno conocido como “karoshi”, que significa “muerte por exceso de trabajo” en japonés. En Japón, hasta 1987, se reconocía oficialmente la muerte de un trabajador por agotamiento extremo. Para que esto fuera considerado karoshi, el empleado debía haber realizado 100 horas extra en un mes o 80 horas extra en dos meses durante los seis meses previos a su fallecimiento. Es impactante pensar en las condiciones laborales extremas a las que algunas personas se someten.

Poner límites y disfrutar la vida

El orador nos instó a aprender a poner límites en nuestras vidas. Si bien es importante mantener un empleo y cumplir con nuestras responsabilidades, no debemos sacrificar nuestra propia salud y bienestar por ello. Debemos encontrar un equilibrio entre el trabajo y el tiempo para nosotros mismos.

Nos recordó que las cosas no siempre saldrán perfectas; somos humanos y cometemos errores. Lo importante es saber corregirlos y decirnos a nosotros mismos: “Lo logré”. No debemos dejar que el estrés normal se convierta en estrés canceroso, aquel que nos consume física y emocionalmente.

La importancia de romper la pecera invisible

Iván nos habló también sobre la “pecera invisible”, esa jaula mental en la que muchas veces vivimos sin siquiera ser conscientes de ella. Nos dijo que solo al reconocerla podemos romper sus barreras e ir más allá de nuestras limitaciones autoimpuestas.

Leer también:  Descubre el poder transformador de nuestras miradas: Cambia tu vida y la de los demás

Nos recordó que vivir en constante estrés canceroso afecta nuestra salud física y mental. Podemos experimentar ojeras, pérdida de cabello y otros síntomas relacionados. Nos compartió un ejemplo personal reciente en el que se vio sobrepasado por sus responsabilidades académicas, sin darse cuenta del estrés al que se estaba sometiendo.

El estoicismo como herramienta

Para contrarrestar este estrés canceroso, Iván nos habló sobre la filosofía del estoicismo. Se trata de tomar el control de nuestras acciones y sus consecuencias, haciéndonos completamente responsables de lo que hacemos y decimos. Debemos trabajar para alguien más, pero podemos hacerlo disfrutando nuestra vida al máximo.

Nos recomendó meditar sobre cómo estamos administrando nuestro tiempo y nuestras tareas diarias. Cada uno es único y tiene su propio estilo, así que debemos experimentar y encontrar nuestra propia fórmula para aprovechar al máximo cada momento.

Vive tu vida al máximo

En resumen, esta charla me enseñó la importancia de no dejarnos consumir por el estrés canceroso. Debemos aprender a poner límites, disfrutar nuestra vida y ser conscientes de cómo estamos utilizando nuestro tiempo.

No debemos olvidar que lo más importante somos nosotros mismos y las personas que nos rodean. El dinero y el trabajo pueden venir después; sin nosotros, no hay una vida por vivir.

Así que te invito a reflexionar sobre tu propio nivel de estrés y a tomar medidas para evitar que se convierta en algo dañino. Vive tu vida al máximo, disfruta cada momento y recuerda siempre cuidar de ti mismo.

¡Gracias por leer!

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.