Cómo la tecnología transforma nuestra ética

Imagina un futuro en el que la tecnología juzgue nuestra ética. Descubre cómo Juan Enriquez nos revela este fascinante concepto en su charla TEDx.

La tecnología y el cambio de la ética

Hoy quiero hablarles sobre algo que creo que todos pensamos que sabemos, pero espero poder cambiar su perspectiva al respecto: el bien y el mal. Cuando pensamos en el bien y el mal, solemos asociarlos con conceptos eternos e inmutables. Sin embargo, lo que quiero exponer en esta charla es que la tecnología está cambiando la ética a una velocidad exponencial.

El avance de la tecnología en medicina

Para comprender mejor este fenómeno, veamos algunos ejemplos del avance tecnológico en medicina. Actualmente, estamos comenzando a generar órganos a partir de células. Esto significa que podemos fabricar riñones o pulmones utilizando células mezcladas con diferentes materiales. Incluso hemos logrado crear células sintéticas mediante la modificación genética.

Pero lo más impresionante es que estas plataformas para construir formas de vida sintéticas ya están estandarizadas. Podemos pensar en ellas como un juego de lego, donde podemos armar diferentes tipos de vida a partir de estas células programables que se reproducen millones y billones de veces.

Incluso se está experimentando con animales biohíbridos, mezclando células animales con materiales como caucho u oro para generar nuevas formas de vida.

Manipulación genética humana

Pero lo más impactante es cómo la manipulación genética nos permite cambiar incluso nuestra propia genética. Hace dos años hubo un escándalo cuando un científico chino modificó el código genético de unos bebés. En ese momento, esto nos pareció profundamente equivocado y no ético. Sin embargo, quiero convencerlos de que a medida que la tecnología avance y se vuelva más segura, nuestra percepción del bien y el mal puede cambiar radicalmente.

Leer también:  Descubre la divulgación científica de forma fácil y entretenida

Imaginen una conversación con sus nietos dentro de algunas décadas, donde ellos les cuentan cómo sus padres y abuelos eran tan supersticiosos que no editaron su propio genoma. Y cómo ahora tienen cáncer u otras enfermedades hereditarias debido a esa falta de intervención genética. Lo que hoy nos parece incorrecto podría ser considerado en el futuro como un error por no haber aprovechado las oportunidades tecnológicas para mejorar nuestra salud.

El papel de los negocios en la ética

Todos estos cambios en la ética son especialmente relevantes para los negocios y los emprendedores. Según las encuestas más recientes, la gente percibe al gobierno como ineficiente e poco ético, mientras que las organizaciones sociales son percibidas como más éticas pero menos competentes. Esto deja a los negocios como el único cuadrante donde se espera tanto competencia como ética.

Esto pone una gran presión sobre los líderes empresariales, ya que cada vez más personas esperan que actúen cuando el gobierno no soluciona problemas sociales o cuando se requiere liderazgo en temas éticos.

La evolución de la moralidad

Es importante comprender cómo ha evolucionado nuestra moralidad a lo largo del tiempo para entender mejor cómo la tecnología puede cambiar nuestro concepto de ética. En el pasado, era considerado normal y natural realizar sacrificios humanos o quemar herejes en la plaza pública. Sin embargo, con el avance de la astronomía y la comprensión de los fenómenos naturales, estos actos fueron considerados inmorales.

Lo mismo sucedió con prácticas como las peleas de gladiadores o la esclavitud. Con el advenimiento de la tecnología y la energía proveniente del petróleo, estas prácticas se volvieron obsoletas y nuestra calidad de vida promedio aumentó drásticamente.

Leer también:  El futuro de la medicina: revolución tecnológica y personalización

La humildad ante el cambio ético

En este momento histórico en el que nos encontramos, donde las curvas tecnológicas son exponenciales, debemos tener humildad y misericordia al juzgar acciones del pasado. Del mismo modo en que juzgamos a nuestros antepasados por sus prácticas salvajes, también seremos juzgados por las generaciones futuras por nuestras decisiones éticas.

Además, debemos recordar que todo lo que hacemos queda registrado gracias a la tecnología actual. Nuestras acciones y palabras quedan grabadas para siempre. Por lo tanto, es fundamental entender que nuestra percepción del bien y el mal puede cambiar rápidamente debido a las opciones tecnológicas disponibles.

Hoy hemos visto cómo la tecnología está cambiando nuestra concepción de lo ético a una velocidad exponencial. Desde los avances en medicina hasta la manipulación genética humana, estamos adentrándonos en un territorio desconocido donde nuestras ideas preconcebidas sobre el bien y el mal pueden ser desafiadas.

Los negocios y los emprendedores tienen un papel crucial en esta nueva ética, ya que se espera que sean tanto competentes como éticos. Pero debemos recordar que nuestra moralidad ha evolucionado a lo largo del tiempo y es importante tener humildad al juzgar acciones pasadas.

En última instancia, debemos estar preparados para adaptarnos a estos cambios éticos acelerados y tomar decisiones informadas basadas en la comprensión de las implicaciones tecnológicas. Solo así podremos construir un futuro más justo y equitativo para todos.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.