Cómo redefinir tus expectativas y cambiar tu vida

¿Estás cansado de sentirte frustrado? Te tengo la solución: cambio de lenguaje. Descubre cómo una idea puede cambiar tu vida. ¡No te lo pierdas!

Hola, ¿cómo estás? Hoy quiero compartir contigo una charla Tedx que me dejó realmente impactado. Se titula “Expectativas: ¿nuestras aliadas o nuestras blackberrys?” y fue presentada por Andrea Payán.

El peso de las expectativas

Andrea comienza su charla hablando sobre cómo le costó encontrar un tema para hablar en esta conferencia. Recuerda un día en el que jugaba básquet y se sintió intranquila al ser constantemente corregida durante todo el partido. Al llegar a casa, le cuenta a su mamá lo sucedido y ella le cuenta una historia sobre las “blackberrys” en tiempos de esclavitud en Estados Unidos. Estas eran bolas de hierro con cadenas que se les ponían a los presos para evitar que escaparan después de hacer trabajos duros. La idea principal es que nuestras propias expectativas pueden convertirse en nuestros “blackbirds”, un peso que nos dificulta seguir adelante.

Entonces, Andrea reflexiona sobre el tema central de su charla: las expectativas. Todos tenemos expectativas en nuestra vida, ya sea respecto a obtener buenas calificaciones, tener éxito profesional o alcanzar la felicidad. Pero ¿son realmente nuestras propias expectativas o son influenciadas por nuestros padres y la sociedad?

La fórmula establecida

Nuestra sociedad ha establecido una fórmula para tener una buena vida: ir a la escuela, sacar buenas calificaciones, estudiar una carrera universitaria, conseguir un buen trabajo y formar una familia. Sin embargo, Andrea cuestiona si esto realmente nos hará felices. ¿Realmente queremos sacar buenas calificaciones para complacer a nuestros padres o porque eso es lo que se espera de nosotros? ¿Qué pasa si nuestras metas y deseos son diferentes?

Leer también:  Comparte y transforma: Una joven maestra que ha cambiado miles de vidas con sus clases virtuales

Andrea propone replantear la pregunta “¿dónde te ves en cinco años?” y cambiarla por “¿cómo te quieres sentir en cinco años?”. En lugar de enfocarnos únicamente en logros externos, como el dinero o el éxito profesional, debemos buscar la paz interior, abrirnos a nuevas experiencias y tener una mejor autoestima.

De expectativas a metas

La clave está en transformar nuestras expectativas en metas. Una meta es algo medible, específico, tangible y alcanzable. Por ejemplo, si nuestra expectativa es tener buenas calificaciones, podemos convertirlo en una meta concreta como obtener una beca en una de las mejores universidades del país o del extranjero.

Nuestra confianza juega un papel fundamental para alcanzar nuestras metas. Si bien puede ser difícil el camino hacia ellas, debemos confiar en que podemos lograrlo. Andrea utiliza la imagen de un gato frente a un espejo para ejemplificar esto: por más que el gato quiera convertirse en un león, nunca lo logrará. Sin embargo, puede convertirse en la mejor versión de sí mismo.

Descubriéndonos a nosotros mismos

En su búsqueda por descubrirse a sí misma y encontrar su mejor versión, Andrea se hizo varias preguntas: ¿cómo me veo yo mismo? ¿Qué aspectos quiero mejorar? Reconoce que todos tenemos cosas que no nos gustan de nosotros mismos, pero la clave está en dar paso a paso y día tras día para llegar a moldearnos en lo que consideramos nuestra mejor versión.

Andrea concluye su charla hablando sobre la importancia de encontrar esa cosa en la que destacamos, aquello que nos apasiona y nos llena de energía. Ya sea haciendo una película, cerrando un buen trato o simplemente viajando por el mundo, debemos perseguir nuestros sueños y metas con pasión y determinación.

Leer también:  Técnicas de mediación para resolver conflictos - Descubre cómo transformar tu vida y convertirte en el protagonista de tus soluciones

En resumen, las expectativas pueden ser nuestras aliadas o nuestras “blackberrys”. Debemos replantear nuestras metas personales y enfocarnos en cómo queremos sentirnos en lugar de solo buscar logros externos. Transformar nuestras expectativas en metas medibles y alcanzables es fundamental para alcanzar el éxito. Además, es importante recordar que cada uno tiene su propio camino hacia la felicidad y no debemos compararnos con los demás. El proceso de descubrirnos a nosotros mismos puede ser desafiante, pero vale la pena para convertirnos en nuestra mejor versión.

Ahora te invito a reflexionar: ¿cuál es tu meta? ¿Qué te hace feliz? Recuerda que cada uno tiene su propio camino hacia el éxito y la felicidad. ¡No tengas miedo de perseguir tus sueños!

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.