Cómo ser selectivo en la hiperconectividad: aprovecha los medios tecnológicos

¿Te has preguntado cómo la hiperconectividad en los medios tecnológicos puede influir en nuestras vidas? Descubre la fascinante charla TED de Omar Saucedo y su visión sobre este tema. ¡Sigue leyendo para aprovechar al máximo esta hiperconectividad!

Hace un tiempo tuve la oportunidad de ver una charla Tedx que me dejó realmente impactado. El conferencista, Omar Saucedo, compartió con nosotros una historia que me llenó de orgullo y reflexión. Hace 20 años, México producía alrededor de un millón y medio de vehículos al año. En ese momento, el país se enfrentaba a grandes desafíos en la industria automotriz debido a la falta de proveedores nacionales.

En ese contexto, Omar formó parte de un proyecto cuyo objetivo era evolucionar la industria automotriz mexicana mediante el incremento de la proveeduría nacional. Para lograrlo, su equipo contrató a expertos internacionales en el área y diseñaron una estrategia para impulsar este cambio. Recuerdo claramente las palabras del experto encargado del proyecto: “Hambre y ganas le echan los burros, nosotros tenemos que echarle estrategia e inteligencia”. Estas palabras se quedaron grabadas en mi mente.

Hoy en día, México produce casi 5 millones de vehículos al año y se ha convertido en uno de los líderes mundiales en esta industria. Este logro es motivo de orgullo para todos los mexicanos. Pero esto no es todo; también ocupamos el primer lugar mundial como el país más trabajador. Trabajamos más de 2200 horas al año y nos retiramos después de los 65 años.

Sin embargo, cuando observo otros rankings relacionados con calidad de vida o tiempo dedicado a las redes sociales, comienzo a cuestionarme si realmente merecemos ese aplauso tan merecido.

Calidad de vida y tiempo dedicado a las redes sociales

Resulta curioso que los países con mejor calidad de vida sean aquellos que trabajan menos horas. Pareciera que estamos siguiendo una gráfica contraria, donde trabajar más no necesariamente se traduce en una mejor calidad de vida.

Leer también:  Descubre el potencial del metaverso: la última tendencia tecnológica

Por otro lado, el tiempo que dedicamos a las redes sociales es sorprendente. Mientras los japoneses dedican aproximadamente 50 minutos al día y los alemanes una hora y 20 minutos, nosotros los mexicanos le dedicamos tres horas y media diarias. Esto equivale a casi 60 días al año o incluso 160 días si lo convirtiéramos en un horario laboral de 8 horas.

Imaginen todo lo que podríamos lograr si aprovecháramos ese tiempo para proyectos, emprendimientos o sueños personales. Si multiplicáramos esos días disponibles por cada persona presente aquí hoy, tendríamos casi 8000 días-hombre para llevar a cabo proyectos de impacto social o económico.

Hiperconectividad: retos y oportunidades

La hiperconectividad ha sido acelerada aún más por la pandemia del COVID-19. Las empresas tecnológicas han experimentado un crecimiento exponencial en tan solo dos años. Este cambio cultural nos plantea retos y oportunidades.

Uno de los retos más evidentes es cómo esta hiperconectividad afecta nuestra salud mental y emocional. La ansiedad es uno de los problemas más comunes derivados del constante bombardeo informativo al cual estamos expuestos cuando estamos conectados.

Otro reto importante es el impacto en nuestra creatividad. Pasamos tanto tiempo pendientes de lo que hacen los demás y de los problemas ajenos, que dejamos de dedicar tiempo a nuestros propios proyectos y oportunidades.

Además, existe un desafío en la desconexión social. A pesar de estar conectados todo el tiempo, ¿cuánto tiempo realmente dedicamos a las personas que nos importan? ¿Cuánto tiempo pasamos interactuando con conocidos o incluso desconocidos en lugar de fortalecer nuestras relaciones más cercanas?

Es importante recordar que la hiperconectividad es solo una herramienta tecnológica. Puede ser un arma o una herramienta para mejorar nuestra vida. Si valoramos nuestro tiempo y sabemos utilizarla adecuadamente, puede convertirse en una gran ventaja para administrar este recurso tan valioso.

Leer también:  El impacto de la tecnología en nuestras vidas: descubre cómo nos relacionamos con el mundo digital

Ser ingeniosamente selectivos

En este punto, Omar plantea una pregunta fundamental: ¿cómo podemos ser más ingeniosamente selectivos en el uso del tiempo y la tecnología? Nos invita a reflexionar sobre nuestras estrategias actuales y cómo mejorarlas.

También nos cuestiona si somos meros usuarios y consumidores de las redes sociales o si estamos utilizando estas herramientas para crear contenido relevante y significativo.

Otro aspecto importante es evaluar qué herramientas digitales deberíamos disminuir o incluso dejar de usar por completo. Además, debemos identificar cuáles podemos utilizar de manera más eficiente y productiva.

Finalmente, Omar nos anima a considerar qué nuevas herramientas podríamos incorporar a nuestras vidas para lograr nuestros objetivos personales y mejorar la calidad de vida de nuestra sociedad en el corto y mediano plazo.

En resumen, esta charla me hizo reflexionar sobre la importancia de ser conscientes de cómo utilizamos nuestro tiempo y las herramientas tecnológicas a nuestra disposición. Debemos aprender a ser ingeniosamente selectivos para aprovechar al máximo estas herramientas sin descuidar nuestras relaciones personales, proyectos propios y oportunidades de crecimiento. El tiempo es un recurso valioso que no podemos desperdiciar, y la tecnología puede ser una gran aliada si sabemos utilizarla adecuadamente. Así que te invito a que también te hagas estas preguntas y tomes acciones para aprovechar al máximo tu tiempo.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.