Comprende las adicciones a través de la filosofía

Descubre cómo la filosofía puede ayudar a comprender las adicciones y recuperar el control de nuestras vidas. ¡Lee mi resumen de la inspiradora charla de Karla en TEDx!

¡Hola! Hoy quiero compartir contigo una historia que me impactó profundamente. Hace algún tiempo, estuve involucrado con una persona adicta, mi pareja. Ambos teníamos problemas de adicción y codependencia. Al principio, todo parecía normal: salíamos de fiesta, nos divertíamos y reíamos juntos. Sin embargo, poco a poco comenzaron a surgir las consecuencias.

Mis amigos dejaron la escuela, algunos experimentaron un deterioro mental evidente durante nuestras conversaciones e incluso llegaron a olvidar lo que estaban diciendo en medio de una charla. La necesidad de consumir más drogas y asistir a más fiestas se hizo presente en nuestro grupo. Fue entonces cuando me di cuenta de que cada droga tenía un efecto distinto y duración diferente.

Escuchaba las experiencias de mis amigos mientras yo era testigo cercano de los estragos que causaban en ellos estas sustancias. Me di cuenta de que todos teníamos carencias emocionales y buscábamos llenar vacíos o evitar enfrentar nuestros problemas familiares. No nos dimos cuenta de cómo el entorno familiar influye en este tipo de situaciones; si crecemos en un ambiente donde hay alcoholismo o violencia, es probable que terminemos replicando esos patrones destructivos.

Pero llegó un momento en el que empecé a cuestionarme por qué estábamos sumergidos en esta realidad tan dañina para nosotros mismos. ¿Hasta cuándo íbamos a permitirnos seguir sufriendo? ¿Cuánto tiempo más aguantaríamos la falta de cariño y la agonía emocional?

Fue entonces cuando decidí regresar a la escuela y estudiar filosofía. Comencé a aplicar las teorías que aprendía en mi vida diaria, y eso cambió por completo mi perspectiva. Entendí que las batallas contra las adicciones no se ganan de una vez por todas, sino día a día. Un adicto siempre será un adicto, pero tiene el poder de decidir estar consciente de su deseo de no recaer.

Leer también:  El rol de la familia en la inclusión: 3 pilares para criar a un hijo con discapacidad

La filosofía me enseñó a cuestionarme quién era yo realmente, quién quería ser y cuánto tiempo estaba dispuesto a permitir que el daño continuara en mi vida. Nosotros mismos somos quienes permitimos que otros nos hagan daño, y también somos quienes decidimos cuánto tiempo vamos a tolerarlo.

La filósofa Connor menciona algo muy importante: tener voluntad no sirve de nada si no estamos dispuestos a utilizarla. Es como tener un botón al alcance de todos, pero solo lo presionamos cuando estamos verdaderamente comprometidos con el cambio.

Las adicciones están relacionadas directamente con problemas sociales más amplios, como la deserción escolar, enfermedades psiquiátricas o violencia de género. Aunque parezca extraño, la filosofía puede ayudarnos a enfrentar estas situaciones difíciles desde una perspectiva más amplia.

Aprender sobre nuestras propias adicciones y buscar ayuda es fundamental para cambiar nuestra calidad de vida. La filosofía nos invita a cuestionarnos constantemente y a tomar decisiones conscientes. Si realmente queremos cambiar, podemos hacerlo. Podemos dejar de ser adictos y reintegrarnos en la sociedad. Podemos tener una profesión, una familia y ser felices si eso es lo que realmente deseamos.

Te invito a cuestionarte sobre las adicciones, la filosofía y tu propia calidad de vida. ¿Cuánto tiempo más vas a permitir que alguien te haga daño? ¿Cuánto tiempo más vas a sufrir sin hacer nada al respecto? La respuesta está en tus manos.

Gracias por leerme.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.