Conclusión inspiradora: El legado de Elsa Rosenvasser Feher

Hoy quiero compartir contigo una charla TED que te dejará impresionado. Elsa Rosenvasser Feher, una científica octogenaria y realizadora de museos interactivos, nos muestra cómo cerrar la vida de forma inspiradora.

¡Wow! Acabo de ver un video realmente inspirador en una charla TEDx. Quiero compartir contigo todo lo que he aprendido y las ideas más importantes que se han revelado en esta fascinante charla impartida por Elsa Rosenvasser Feher.

La importancia de cerrar

Elsa comienza su charla hablando sobre los momentos críticos en la vida, cuando nos encontramos mirando hacia adelante y hacia atrás al mismo tiempo. Ella comparte su propia experiencia personal, mencionando que hace unos meses perdió a su marido después de 60 años juntos. La viudez resultó ser mucho más difícil de lo que ella esperaba, ya que se sintió sin impulso ni vibración sincronizada para enfrentar el futuro.

Con esta introducción emocionalmente poderosa, Elsa nos lleva a reflexionar sobre la importancia de cerrar etapas en nuestras vidas. Nos invita a mirar hacia atrás y reconocer cómo hemos vivido hasta ahora, mientras también visualizamos el camino por delante y cómo queremos enfrentarlo.

Aprendiendo del pasado

Elsa comparte con nosotros algunos proyectos significativos que han marcado su vida. Uno de ellos ocurrió en octubre de 1957, cuando desde la azotea de su casa en Nueva York observó el primer satélite artificial lanzado al espacio por los rusos. En ese momento, ella era una flamante licenciada en física y estaba trabajando arduamente desarrollando un amplificador cuántico para el primer satélite estadounidense.

Leer también:  Unlocking True Passion: Break Free from Societal Constraints and Embrace New Paths

Este acontecimiento desencadenó un vendaval científico en Estados Unidos, ya que los rusos habían ganado la carrera espacial. Como respuesta, se aprobaron fondos en el Congreso y se convocó a las mejores mentes del país para reformar radicalmente la enseñanza de la ciencia. Elsa formó parte de este movimiento, presentando una propuesta educativa que buscaba enseñar la ciencia como un proceso de investigación y descubrimiento.

La idea era que los alumnos emprendieran pequeños proyectos científicos, formulando preguntas, buscando explicaciones y confirmando hipótesis. Elsa desarrolló programas y cursos para docentes con el objetivo de mejorar la educación en ciencias.

Cerrando etapas

Elsa nos cuenta cómo esta etapa de su vida llegó a su fin. Los materiales, filosofía e investigaciones realizadas durante esos años quedaron en manos de colegas jóvenes que continuaron con el trabajo. La ola desencadenada por la reforma educativa trascendió las aulas y llegó a zoológicos, campamentos y museos interactivos.

Elsa misma experimentó esto cuando se encontraba en California en los años 80. En ese momento estaban inventando museos interactivos de ciencia desde cero. Desarrollaron varias exposiciones que viajaron por todo Norteamérica y Europa.

Sin embargo, cada proyecto tiene su finalización natural. Llega un punto en el que se agota el tiempo o los recursos económicos disponibles. Es necesario cerrar proyectos para darles una forma final antes de lanzarlos al mundo: publicar un libro, inaugurar una exposición o dar una charla TEDx.

La imagen de un árbol

Elsa comparte una metáfora poderosa para representar su vida: un árbol. Cada proyecto es una rama, ramita o aguja que se va extendiendo desde el tronco principal. El conjunto de todos estos proyectos conforma la estructura armónica y coherente del árbol.

Leer también:  El poder de amar y dejar de reclamar: convierte lo imposible en posible

Con esta imagen en mente, Elsa reflexiona sobre la importancia de cerrar proyectos. Si un proyecto se abre, también debe cerrarse para mantener la estructura armoniosa del árbol. Ella misma se encuentra en una etapa octogenaria de su vida, donde ya no es tiempo de abrir nuevos proyectos, sino de cerrar los que aún están abiertos.

Cerrando vidas queridas

Elsa menciona uno de los proyectos que está cerrando actualmente: la expedición arqueológica liderada por su padre en Egipto en los años 60. Su objetivo final es publicar un libro ilustrado sobre la vida y experiencia de su padre durante esa expedición.

Nos explica por qué es tan importante cerrar proyectos como este. Si no se cierran adecuadamente, las ideas y experiencias asociadas a ellos pueden perderse con el tiempo. Elsa compara esto con los antiguos egipcios que momificaban sus cuerpos y ocultaban tesoros para asegurar su supervivencia en el más allá.

El cierre no solo permite darle forma final a un proyecto, sino que también nos libera emocionalmente. Nos brinda un sentido de conclusión y nos permite avanzar hacia nuevas experiencias y aprendizajes.

La charla de Elsa Rosenvasser Feher nos invita a reflexionar sobre la importancia de cerrar etapas en nuestras vidas. A través de sus experiencias personales y profesionales, nos muestra cómo el cierre de proyectos no solo da forma final a nuestras ideas, sino que también nos brinda un sentido de conclusión y liberación emocional.

A medida que avanzamos en la vida, es fundamental reconocer cuándo es tiempo de cerrar proyectos y darles una forma final adecuada. Esto nos permite mantener una estructura armónica y coherente en nuestra vida, así como también preservar nuestras ideas y experiencias para las generaciones futuras.

Leer también:  Descubre el verdadero aprendizaje: no se trata de ti

Así que te animo a mirar hacia atrás y hacia adelante, identificar los proyectos abiertos en tu vida y comenzar el proceso de cerrarlos. No tengas miedo de decir adiós a lo antiguo para dar paso a nuevas oportunidades y crecimientos.

Recuerda: ¡cerrar es liberador!

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.