Construye una marca poderosa con tu actitud

¡Hola! ¿Estás listo para sumergirte en el fascinante mundo de las charlas TED? Hoy, tengo el privilegio de compartir contigo los conocimientos inspiradores que he adquirido al ver la impactante charla de una auténtica experta en educación y liderazgo estratégico.

Descubriendo el secreto de la actitud adecuada

Hola, quiero compartir con ustedes un secreto poco convencional que tengo para evaluar si un candidato tiene la actitud adecuada para una posición. ¿Quieren saber cuál es mi secreto? ¡Excelente! Aquí les va: después de una jornada de entrevistas, siempre me gusta preguntarle a las personas encargadas de recepción, al conserje y al personal de seguridad cómo fue la interacción con los candidatos. ¿Saludaron? ¿Se despidieron? ¿Agradecieron algún gesto o un vaso con agua? Estos detalles me dicen mucho sobre las personas que estoy buscando para un empleo.

Es sorprendente la cantidad de información que se puede obtener y cómo una persona proyecta su marca personal en un proceso de reclutamiento y selección. Si hoy tuviera que hacer un ranking de los errores más comunes cometidos por profesionales, uno muy común sería enviar el currículum sin ni siquiera colocar un saludo. Recibir un correo que solo tiene adjunto llama mucho mi atención. Puedo interpretar muchas cosas a partir de eso: falta de amabilidad, falta de educación o falta de atención a los detalles. Con solo ese gesto, puedo deducir mucho sobre alguien.

Leer también:  Transformación digital: Mejorando la toma de decisiones gubernamentales

La actitud es a la personalidad lo que la ropa es al cuerpo. Me pregunto: ¿con qué actitud impregna su personalidad? La actitud es todo en cuanto a construir una buena marca personal. Pero, ¿qué tan conscientes estamos realmente?

La importancia crucial de la actitud

No importa cuántos títulos, habilidades o experiencia laboral tengamos. Si no tenemos una buena actitud, es muy difícil construir una marca personal sólida. ¿Alguna vez han escuchado decir “es una buena estudiante, pero tiene muy mala actitud” o “es un buen jefe, sabe mucho, pero nos trata mal”? Es imposible calificar a alguien como bueno o excelente si su actitud no lo respalda de manera integral.

Tom Peters, el padre del concepto de marca personal y gurú en los negocios, revolucionó el mundo empresarial en los años 90 con su idea inicialmente enfocada en ayudar a las personas que buscaban empleo a destacarse. Sin embargo, su concepto evolucionó aún más. Peters dijo que cualquiera puede ser una marca y todos podemos ser nuestra propia empresa. Pero siempre enfatizó que para lograrlo debemos tener una actitud que nos haga destacarnos y ser inolvidables.

La influencia de la actitud en el rendimiento académico

En la Universidad de Stanford se realizó un estudio muy interesante con 240 niños de entre 7 y 10 años para investigar cómo se relacionaba la actitud de los estudiantes hacia las matemáticas con su rendimiento académico. Durante el estudio, se utilizaron diferentes máquinas de resonancia magnética para analizar sus cerebros mientras realizaban ejercicios básicos de aritmética.

Como era esperable, los niños a quienes les gustaban las matemáticas obtuvieron mejores calificaciones en los ejercicios; mientras que aquellos a quienes no les gustaba sacaron resultados más bajos. Sin embargo, lo fascinante del estudio fue descubrir que la actitud de los estudiantes hacia las matemáticas estaba directamente relacionada con la activación significativa de áreas cerebrales asociadas con el aprendizaje y la memoria, como el hipocampo.

Leer también:  Pibes emprendedores: cómo alcanzar el éxito empresarial desde joven

Los investigadores concluyeron que el buen rendimiento académico está estrechamente ligado a una buena actitud hacia la materia, independientemente de las aptitudes innatas. La actitud marca la diferencia.

El éxito empresarial y la importancia de la actitud

Otro estudio revelador realizado recientemente por Fortun Phandroid entrevistó a diferentes ejecutivos de diversas industrias. Dentro de las preguntas clave, el 94% atribuyó su éxito principalmente a su actitud más que a otros factores. Esto demuestra una vez más cómo nuestra actitud puede influir en nuestros logros profesionales.

Cómo construir una marca personal enriquecida mediante una buena actitud

Basándome en mi experiencia y vivencias con otras personas a lo largo de los años, tengo seis recomendaciones para lograr tener una actitud que construya una marca personal enriquecida:

1. Tenga una actitud 360

Séa su mejor versión donde quiera que esté: en la universidad, en el trabajo, con su familia o amigos. Sea positivo como un estilo de vida. Es fácil ser positivo cuando todo va bien; pero el verdadero mérito es mantener esa positividad cuando las cosas van mal. Construya relaciones sólidas tanto con personas conocidas desde hace mucho tiempo como con aquellas que acaba de conocer. Siempre busque dejar una buena impresión y busque formas de servir a través de esas relaciones sólidas. Haga todo lo que esté a su alcance con excelencia, sin importar cuán pequeño o grande sea. Impregne su esencia en cada cosa que haga.

2. Nutra su marca personal

La renovación constante debe convertirse en su pasión. Desarrolle la autoconciencia como un hábito diario. Cuando somos conscientes de nosotros mismos, tenemos poder sobre nuestras acciones y decisiones. Hay muchas maneras de desarrollar la autoconciencia, pero una recomendación clave es pedir retroalimentación a personas cercanas que puedan brindarnos una opinión sincera y constructiva para mejorar nuestra vida. No tomemos esta retroalimentación a la ligera; anotemos las observaciones y tomemos acciones basadas en ellas.

Leer también:  Uniendo Fuerzas para Lograr un Objetivo Común: Principios Inspiradores de Transformación Organizacional

3. Lleve un diario o reflexione regularmente

Llevar un diario puede ser muy útil para reflexionar sobre lo que hemos hecho bien y cómo podemos mejorar continuamente. No se trata solo de flagelarnos por nuestros errores, sino más bien de identificar áreas en las que podamos crecer y mejorar constantemente.

4. Desarrolle el hábito de no ser víctima

Hace 19 años me convertí en madre siendo muy joven. En ese momento, enfrenté muchas críticas y juicios negativos por parte de algunas personas cercanas e incluso familiares. Algunas me dieron la espalda cuando más las necesitaba, mientras otras me apoyaron incondicionalmente. Recuerdo que una persona muy querida me dio un consejo que en ese momento me molestó mucho: “No seas víctima, sigue adelante”. Quería lástima y compasión, pero esas palabras resonaron en mi cabeza durante meses. Finalmente, tuve un despertar y decidí no ser víctima de las circunstancias. Elegí convertirme en la heroína de mi propia historia.

A lo largo de los años, he enfrentado muchas situaciones difíciles y siempre he elegido ser la heroína en lugar de ser una víctima. La vida nos presenta desafíos constantemente, y está en nuestras manos decidir si nos dejamos llevar por ellos o si tomamos el control y escribimos nuestra propia historia.

Nuestra actitud es crucial para construir una marca personal sólida y alcanzar el éxito tanto profesional como personalmente. No importa cuántos títulos o habilidades tengamos; si no tenemos una buena actitud, será difícil destacarnos. Debemos cultivar relaciones sólidas, nutrir nuestra marca personal a través del autoconocimiento constante y tomar acciones diarias para mejorar.

No seamos víctimas de las circunstancias; seamos los héroes de nuestras propias historias. Nunca es tarde para cambiar nuestra actitud e impactar positivamente a quienes nos rodean.

Recuerden: nuestra actitud determina nuestra altitud.

¡Hagamos que nuestro paso por esta tierra sea memorable!

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.