Construyendo ciudades inclusivas: El poder del lenguaje para unirnos como sociedad

¡Descubre cómo el lenguaje puede unirnos o separarnos como sociedad en esta fascinante charla TED de Gabriela Moncayo! Te invito a reflexionar sobre su experiencia personal y la importancia de la comunicación en nuestro sentido colectivo.

Hola, ¿cómo estás? Hoy quiero compartir contigo algo que vi en un video de una charla TEDx muy interesante. La charla se titula “Construyendo ciudades inclusivas desde el lenguaje” y fue presentada por Gabriela Moncayo, una comunicadora y persona con discapacidad.

La importancia de la inclusión

Gabriela comienza su charla hablando sobre la importancia de la inclusión en nuestras ciudades. Nos dice que todos somos responsables de hacer nuestras ciudades más inclusivas, ya que son las personas las que construyen las ciudades.

Ella nos cuenta que tiene esclerosis múltiple, una enfermedad degenerativa del sistema nervioso central. A veces sus discapacidades son visibles y otras no. Gabriela quiere hablar sobre lo que siente como persona con discapacidad y cómo podemos ser más inclusivos desde el lenguaje.

Empatía: conocer otras condiciones desde el respeto

Gabriela nos invita a reflexionar sobre la empatía. Muchas veces decimos “pobrecita” cuando vemos a alguien con discapacidad, pero ella nos dice que la empatía no significa pena. La empatía consiste en conocer otras condiciones desde el respeto y la igualdad.

Nos plantea una pregunta: ¿Cómo podemos ser inclusivos si no construimos accesos o creamos leyes? Ella tiene una idea: generar inclusión desde el lenguaje.

Leer también:  La cicatriz de una guerra ganada: la inspiradora historia de Vero

El poder del lenguaje

Gabriela nos anima a revisar los términos con los que nos referimos a las personas con discapacidad. Nos cuenta que en el pasado se utilizaban términos ofensivos como “idiota” o “discapacitado”. Pero ahora, el término aceptado es “persona con discapacidad”, ya que es más humano y respetuoso.

Nos explica que los términos que utilizamos para referirnos a los demás son el primer paso para relacionarnos entre pares. Además, reflejan si lo hacemos con interés, respeto o lástima. Por eso, llamar a las discapacidades por su nombre es lo más inclusivo que podemos hacer.

La importancia de la empatía

Gabriela nos cuenta una experiencia personal en la universidad de su hermano. Ella necesitaba utilizar una silla de ruedas en ese momento, pero no había un lugar pensado para ella en el evento de graduación. Cuando le pidió ayuda al encargado del protocolo, él accedió a quitar algunas sillas para que Gabriela pudiera ubicarse.

Sin embargo, al finalizar el evento, el encargado le dijo: “Listo, ahí ya no estorba”. Esta frase refleja cómo muchas veces vemos a la discapacidad como algo molesto o incómodo. Gabriela nos recuerda la importancia de la empatía y cómo nuestras palabras pueden afectar a las personas con discapacidad.

Generando inclusión desde nosotros mismos

En su charla, Gabriela nos invita a reflexionar sobre cómo podemos generar inclusión desde nosotros mismos. Nos dice que podemos hacerlo desde la empatía, el respeto y llamando a las discapacidades por su nombre.

También nos anima a hacer preguntas sin miedo. Si queremos saber algo sobre la discapacidad de alguien, no tengamos miedo de preguntar. Las preguntas demuestran interés y permiten una comunicación fluida entre las personas.

Leer también:  Semillas inclusivas: educación para una sociedad justa y equitativa

El poder del lenguaje para cambiar comportamientos

Gabriela nos recuerda que el lenguaje tiene el potencial de cambiar comportamientos. El uso adecuado del lenguaje puede ayudarnos a ser más inclusivos y crear ciudades inclusivas.

Nos hace una pregunta final: ¿Qué estamos construyendo con nuestras palabras? El lenguaje es una herramienta poderosa que evoluciona con nosotros. Utilicémosla sabiamente para ser personas inclusivas y crear ciudades inclusivas.

La charla de Gabriela Moncayo nos invita a reflexionar sobre cómo podemos generar inclusión desde el lenguaje. Nos muestra la importancia de utilizar términos respetuosos al referirnos a las personas con discapacidad y cómo nuestras palabras pueden afectar su experiencia diaria.

Nos recuerda la importancia de la empatía, el respeto y hacer preguntas sin miedo para fomentar una comunicación fluida entre todas las personas. Además, nos anima a utilizar el poder del lenguaje para cambiar comportamientos y construir ciudades más inclusivas.

Recordemos que todos somos responsables de construir ciudades inclusivas donde todas las personas puedan vivir y participar plenamente. Hagamos del lenguaje una herramienta de inclusión y creemos un mundo mejor para todos.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.