De la inquietud a la acción: Cómo convertir ideas en realidad

¿Te imaginas crear una fundación a los 15 años? Pues Angie Mishell lo hizo. En su charla TED, nos cuenta cómo su fundación Juventudes Literarias nació como resultado de su escape de lo que ella llama “la cárcel de cerebros” del sistema educativo en Colombia. Ella supo que el cambio solo sería posible si actuaba y creaba un espacio donde los jóvenes pudieran desarrollarse a través la

¡Wow! Acabo de ver un video de una charla Tedx realmente impactante. El autor, Angie Mishell Moreno Coronel, compartió su historia de vida y cómo pasó 11 años en prisión por querer estudiar. Su crimen fue amar el aprendizaje y desafiar un sistema educativo que no la hacía feliz.

Pasión por el conocimiento

Angie relató cómo desde pequeña sentía una gran inquietud por aprender, pero se encontraba atrapada en un sistema educativo opresivo que mataba sus ansias de dedicar tiempo al arte, a la lectura y al liderazgo social. Se cuestionaba si el propósito del aprendizaje era simplemente sobrevivir o desarrollar competencias, si debía saberlo todo o solo lo suficiente para encontrar su vocación.

Ella describió cómo nuestra mente tiene un deseo obstinado por tener todo bajo control y saberlo todo. La información se convierte en una obsesión para nuestro cerebro, decodificándola, verificándola y almacenándola. Sin embargo, con el paso del tiempo, muchos pierden ese entusiasmo inicial por aprender y solo van al colegio “porque toca”.

El choque de dos mundos

Angie compartió cómo chocaron sus sueños e ideales con la realidad cuando se dio cuenta de que mientras ella imaginaba un lugar donde el aprendizaje fuera disfrutado al máximo y todos se interesaran por leer, escribir y aprender sin obligación sino por gusto; gran parte de la humanidad ya estaba acostumbrada a vivir en otro mundo completamente diferente.

Leer también:  Descubre cómo ampliar tu perspectiva y conocerte a ti mismo

Ella se consideraba una “adaptada” que pretendía cambiar el funcionamiento de una institución educativa que había tardado años en establecerse. Fue entonces cuando decidió crear su propio espacio, su propio universo de emociones y conocimiento. A los 15 años fundó Juventudes Literarias, un grupo dedicado a promover el amor por la lectura y el aprendizaje.

Fracasar con orgullo

Angie compartió cómo sus primeros intentos de organizar actividades literarias fueron fracasos, pero ella los consideraba éxitos porque aunque solo asistieran dos personas, esas dos personas habían sido impactadas positivamente. A través del arte y la literatura, Angie encontró una forma de expresar su odio hacia el sistema educativo y convertirlo en un acto de servicio y amor hacia los demás.

Su sueño de mejorar el sistema educativo se volvió cada vez más fuerte, a pesar de las dificultades y críticas que enfrentaba. Incluso llegó a recoger mil firmas para eliminar las tareas en épocas bimestrales. Comenzó a darse cuenta de que no era un crimen querer mejorar la educación, ni ser joven o intentar vivir grandes experiencias siendo tan joven.

El reconocimiento del talento

Un momento clave en la vida de Angie fue cuando recibió un reconocimiento por parte de su profesora de filosofía durante una premiación escolar. Aunque ella no esperaba recibir ningún premio, su profesora quiso destacar su talento en pensamiento filosófico. Este reconocimiento le demostró que estaba en el camino correcto.

Angie también compartió cómo su compromiso con la educación y el voluntariado juvenil le ha dado fuerzas para seguir adelante, a pesar de las dificultades. Ella cree en el poder de la unión, del trabajo en equipo y del servicio comunitario como una forma de construir una educación de calidad.

Leer también:  Descubre tu inmenso valor y amor propio

El sueño continúa

Juventudes Literarias ha crecido y ha llevado su experiencia a otras partes del país. Han obtenido reconocimientos y triunfos, pero Angie destaca que lo más importante es ver cómo los jóvenes son felices y cómo se promueve el amor por el conocimiento.

Ella concluye diciendo que hay que seguir trabajando con pasión y amor, promoviendo la transformación social basada en lo humano. Sueña con ver un día en las noticias que Colombia es uno de los países que más lee en el mundo. Su compromiso con la educación es hasta la muerte, y sueña con convertirse en una neurosis o pedagoga para contribuir a una verdadera educación de calidad para su país.

A través de esta charla Tedx, Angie Mishell Moreno Coronel nos muestra su lucha por cambiar un sistema educativo opresivo y promover el amor por el conocimiento. A pesar de enfrentar obstáculos e incomprensiones, ella sigue adelante con pasión y dedicación. Su historia nos inspira a no rendirnos ante las dificultades y trabajar por un mundo donde todos tengan acceso a una educación de calidad.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.