De la Prehistoria a la Era Digital: Los males modernos y cómo revertirlos

¿Listo para viajar en el tiempo y explorar la vida de nuestros antepasados paleolíticos? Descubre cómo los hábitos modernos están afectando nuestra salud y qué podemos hacer para revertirlo. ¡Este artículo te lo resume todo!

¡Hola! Hoy quiero compartir contigo una charla TEDx que me dejó pensando en muchas cosas. Se llama “¿Qué nos estamos enfermando?” y fue presentada por Igor Cigarroa, un académico investigador de la Universidad Sãntomas. En su charla, Igor nos invita a reflexionar sobre los estilos de vida que llevamos actualmente y cómo están afectando nuestra salud.

Nuestro primer destino: el Paleolítico

Imaginemos que viajamos en el tiempo hasta el Paleolítico, la época en la que los primeros hombres vivían en cavernas y corrían libres por la sabana. En esta imaginaria conversación con nuestros antepasados, les hablamos sobre los avances tecnológicos del futuro: aviones, rascacielos, trenes de alta velocidad e internet. Les comentamos sobre los medicamentos modernos que combaten enfermedades cotidianas y cómo la medicina ha avanzado tanto.

Pero luego llegamos al tema de la alimentación y les contamos sobre los supermercados llenos de alimentos procesados como papas fritas, bebidas azucaradas y chocolates. Les hablamos sobre cómo el agua ya no viene directamente de fuentes naturales sino embotellada. Y ahí es cuando uno de ellos nos hace una pregunta clave: ¿Cuáles son los principales problemas de salud que enfrentan ustedes?

Las enfermedades crónicas

Aquí es donde las cosas se ponen serias. Les explicamos sobre epidemias como la obesidad y las enfermedades crónicas como diabetes o cáncer. Ellos no conocen estas enfermedades y nos preguntan cómo se producen y por qué son tan comunes en nuestro tiempo.

Leer también:  La brecha digital y la inclusión: retos actuales en educación superior

Intentamos explicarles de la forma más sencilla posible que estas enfermedades son producto de estilos de vida poco saludables, como la falta de actividad física y una mala alimentación. Pero ellos no pueden entender cómo es posible que teniendo tantos avances tecnológicos también tengamos tantas enfermedades evitables.

Nuestra siguiente parada: la Revolución Industrial

Después de despedirnos de nuestros antepasados del Paleolítico, continuamos nuestro viaje hasta Inglaterra en el siglo XIX, durante la Revolución Industrial. Aquí vemos cómo se generaron grandes transformaciones económicas, sociales y tecnológicas que marcaron un punto de inflexión en la historia.

Hablamos con alguien que trabaja en una industria de esa época y nos cuenta sobre las largas horas sentado que debe pasar trabajando. Nos pregunta cuáles son los problemas de salud a los que nos enfrentamos nosotros en el futuro.

Los cambios en nuestros estilos de vida

Aquí es cuando reflexiono sobre cómo han cambiado nuestros estilos de vida a lo largo del tiempo. Recuerdo mi infancia, cuando las calles estaban llenas niños jugando al aire libre, las comidas eran familiares y los fines de semana eran para pasear en familia.

Pero ahora veo estadísticas preocupantes: el 87% de la población chilena se declara sedentaria, solo el 15% consume las 5 frutas y verduras recomendadas al día. Más del 70% de la población sufre malnutrición por exceso, es decir, obesidad. Y esto se traduce en problemas como hipertensión y diabetes.

Nuestro destino final: el presente

Estamos en el Chile de hoy, donde los estilos de vida poco saludables son cada vez más comunes. Pero aquí está la clave: podemos elegir cómo queremos vivir y de qué no queremos enfermarnos.

Leer también:  Estrategias corporativas para enfrentar el cambio climático

El ejercicio físico se presenta como una solución accesible y efectiva para contrarrestar los efectos negativos del sedentarismo. Hay evidencia que demuestra que las personas que practican ejercicio tienen menor probabilidad de tener factores de riesgo cardiovascular, diabetes u obesidad.

Nuestros antepasados nos han heredado un precioso regalo: nuestros genes diseñados para estar en constante movimiento. Pero lo estamos desperdiciando al llevar estilos de vida poco saludables.

Tenemos la capacidad de elegir cómo queremos vivir y cuánto tiempo deseamos disfrutar una buena calidad de vida. El ejercicio físico es una herramienta poderosa para prevenir enfermedades y mejorar nuestra salud en general.

Así que te invito a reflexionar sobre tus propios estilos de vida y tomar decisiones conscientes para cuidar tu bienestar. Recuerda que la elección es tuya, ¡aprovecha esta oportunidad!

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.