Deconstruyendo estereotipos: Feminismo y economía

¡Hey, amigo! Acabo de ver una charla TED ultra interesante que no puedes perderte. La protagonista es Candelaria Botto, una Licenciada en Economía que está dispuesta a hacernos reflexionar sobre las desigualdades de género en nuestra sociedad. Candelaria es una crack en su campo, pero también es una docente apasionada y coordinadora en Economía Femini(s)ta, una asociación

Hola, ¿cómo estás? Hoy quiero compartir contigo algo que me ha dejado pensando y reflexionando profundamente. Recientemente vi un video de una charla Tedx impartida por Candelaria Botto, en la cual ella expone de manera clara y convincente cómo vivimos en una sociedad generada por estereotipos de género que nos marcan el camino a seguir. A lo largo de su discurso, Candelaria revela las implicancias reales y concretas que esto tiene en nuestras vidas, así como también los aprendizajes obtenidos a partir del cuestionamiento constante.

Candelaria comienza compartiendo su propia experiencia personal, hablando sobre esa sensación de incomodidad en el cuerpo y la presión de tener que encajar en determinados roles establecidos por la sociedad. Ella relata cómo fue etiquetada y clasificada según estereotipos de género desde muy temprana edad, sintiéndose fuera de lugar e insegura durante gran parte de su vida.

Sin embargo, todo cambió cuando ingresó a la facultad de ciencias económicas. Fue allí donde se encontró con personas que le abrieron la mente y le mostraron otra forma de ver el mundo. Comenzó a entender que el conocimiento no se construye repitiendo lo establecido, sino cuestionándolo todo. Esta crítica constante le permitió encontrar una explicación a esa incomodidad que había sentido durante tanto tiempo.

Según Candelaria, vivimos en una sociedad donde todo se clasifica como femenino o masculino según sus atribuciones. Lo femenino está asociado con lo emocional, sensible y subjetivo; mientras que lo masculino está relacionado con lo racional, literal y objetivo. Estas características femeninas se consideran más adecuadas para el hogar, donde se valora la atención al detalle y el cuidado. Por otro lado, las características masculinas son vistas como más útiles en el desarrollo de ideas, la política y la economía.

Leer también:  Cómo Desi se convirtió en Desiré: El viaje de una Drag Queen

A lo largo de la historia, los hombres han sido los encargados de construir el conocimiento, mientras que las mujeres han sido relegadas al ámbito del hogar. Esta dicotomía entre lo femenino y lo masculino ha generado una sociedad desigual en términos de oportunidades y reconocimiento social. Los estereotipos de género nos marcan desde que nacemos: si somos mujeres se espera cierto comportamiento de nosotras; si somos hombres, se espera otro.

Candelaria destaca cómo incluso cuando no encajamos en estos estereotipos o no nos comportamos como se espera, enfrentamos problemas. Desde miradas recelosas hasta comentarios aleccionadores e incluso violencia física en algunos casos. Todo esto demuestra cómo naturalizamos las imposiciones de género y cómo nuestra expresión de género determina nuestro reconocimiento social.

La economista feminista también hace hincapié en las implicancias económicas que tiene esta desigualdad de género. Las mujeres realizamos el 76% del trabajo doméstico no remunerado, dedicando una gran cantidad de tiempo y esfuerzo a estas tareas invisibilizadas por la sociedad. Esto repercute directamente en nuestra disponibilidad para conseguir un trabajo remunerado o estudiar.

Cuando analizamos el mercado laboral, vemos que las mujeres participamos menos debido a este rol tradicional asignado como amas de casa. Y aquellas que sí participan, lo hacen en condiciones más hostiles y con mayores niveles de desempleo. Además, enfrentamos la brecha salarial, ganando menos que nuestros pares varones por el mismo trabajo realizado.

Estos datos y reflexiones nos llevan a cuestionar cómo hemos construido el conocimiento en nuestras sociedades. ¿Cuántas autoras mujeres hemos leído en nuestras carreras? La realidad es que el conocimiento producido ha sido sesgado y producido por y para los varones. Esto tiene implicancias reales en la vida de todas las personas.

Leer también:  La Reivindicación de los Derechos LGBT: Lecciones de Liderazgo y Defensa en una Charla TED

Candelaria plantea que es responsabilidad histórica y política transformar esta sociedad desigual e incómoda. Nos invita a sumarnos a esta ola feminista para construir un mundo donde seamos socialmente iguales, humanamente diferentes y completamente libres.

En resumen, la charla Tedx de Candelaria Botto nos muestra cómo vivimos en una sociedad generada por estereotipos de género que condicionan nuestra forma de ser y actuar. Esta desigualdad tiene implicancias económicas, sociales e incluso políticas. Sin embargo, también nos enseña que podemos cambiar esto mediante la lucha colectiva y la reconstrucción de espacios sin imposiciones ni roles preestablecidos.

Así que te invito a reflexionar sobre estas ideas presentadas por Candelaria Botto y a sumarte a este movimiento feminista para construir un mundo más igualitario donde todos seamos libres de ser quienes realmente queremos ser.

¡Gracias por leer!

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.