Del jazz a la cumbia: reflexiones sobre la música

¡Descubre la apasionante charla de Vanesa sobre música y su vida como artista polifacética! Déjate sorprender por su talento y reflexiones. ¡No te la puedes perder!

¡Hola! Hoy quiero compartir contigo algo que acabo de descubrir y que me ha dejado completamente fascinado. Acabo de ver un video de una charla Tedx llamada “La emoción detrás del movimiento” impartida por Vanesa Baccelliere, y déjame decirte que es simplemente increíble. Esta charla me ha llevado a reflexionar sobre cómo nuestro pasado puede influir en nuestras acciones y cómo la música tiene el poder de liberarnos y conectarnos con nuestras emociones más profundas.

El peso del pasado

Vanesa comienza su charla hablando sobre cómo a menudo nos sentimos cargados por el peso del pasado. Describe cómo ciertos gestos o recuerdos pueden transportarnos instantáneamente a momentos vividos anteriormente, como la mirada calculadora de su abuela o una risa que se escapa como la de su madre. Nos invita a reflexionar sobre cómo nuestra infancia moldea nuestra forma de ver el mundo y nos condiciona en muchos aspectos.

Ella misma viene de dos ríos diferentes: sus abuelos maternos escaparon de plagas consecutivas para establecerse en una ciudad, mientras que sus abuelos paternos estaban bien arraigados en Venado Tuerto. Estas dos líneas familiares representan los extremos opuestos de una recta, mostrando cuán diferentes pueden ser las perspectivas sobre una misma cosa.

La búsqueda de la buena música

Cuando Vanesa decidió dedicarse profesionalmente a la música, se encontró con un dilema: ¿qué es realmente buena música? Pensaba que tal vez la buena música era aquella que era difícil de aprender, como el jazz. Sin embargo, se dio cuenta de que esto no era necesariamente cierto. La buena música no puede ser definida por un género o nivel de dificultad, sino por la emoción que genera en quien la escucha.

Leer también:  El poder del teatro: Construyendo mundos posibles

En su búsqueda por encontrar esa emoción en la música, Vanesa formó una banda llamada Pantallas. Aunque nunca llegaron a editar su disco, este proyecto le abrió las puertas a nuevas oportunidades y experiencias.

El despertar de las emociones

Un día, dos meses después del fallecimiento de su madre, Vanesa decidió celebrar el aniversario en un centro cultural junto con amigos y compañeros músicos. Decidieron tocar música alegre y pensaron en cumbia. Fue entonces cuando descubrió cómo la muerte de un ser querido cambia nuestra perspectiva sobre la vida y nos hace valorar las cosas realmente importantes.

Esa noche, mientras ella cantaba cumbia y la gente bailaba y se divertía alrededor suyo, algo dentro de ella comenzó a despertar. Se dio cuenta de que el movimiento generaba más movimiento y que estar allí en vivo y en directo permitía una conexión real con los demás. La emoción empezó a fisurar sus muros internos.

La liberación a través del movimiento

Vanesa describe cómo todos nosotros estamos atrapados por nuestras propias ideas preconcebidas y formas de ver el mundo. Pero también sugiere que hay algo más allá de esas barreras mentales: una emoción que puede abrir una fisura en el muro y permitirnos experimentar algo completamente nuevo.

La música, en particular la cumbia en este caso, se convirtió en su vía de escape. Descubrió que la cumbia era espontánea y primitiva, pero no por ser básica o simple, sino porque estaba arraigada en el movimiento y la sensualidad del cuerpo. La cumbia le permitió conectarse con su propia sexualidad y liberarse de las restricciones impuestas por la sociedad.

El poder de la emoción

Vanesa nos invita a reflexionar sobre cómo vivimos en un mundo cada vez más digitalizado, donde nuestras interacciones se limitan a través de pantallas. En contraste, estar presente físicamente en un concierto nos permite tener contacto real con otros seres humanos y experimentar emociones genuinas.

Leer también:  Descubre cómo contar historias de manera transformadora

Ella misma ha descubierto que al dejarse llevar por sus emociones y romper los moldes preestablecidos, ha encontrado una nueva forma de expresión artística. Ya no se trata solo de hacer música “buena” según ciertos estándares establecidos, sino de transmitir emoción pura a través del movimiento.

Esta charla Tedx me ha enseñado que nuestro pasado puede influir profundamente en nuestras acciones presentes. Sin embargo, también he aprendido que podemos liberarnos del peso del pasado al conectar con nuestras emociones más auténticas a través del arte y el movimiento.

No debemos temerle a lo desconocido ni quedarnos atrapados dentro de nuestros propios muros mentales. La emoción tiene el poder de romper esas barreras y abrirnos a un mundo impensado. Así que te invito a explorar tus propias emociones, escuchar esa vocecita que te dice “dejala entrar”, y permitirte experimentar la vida de una forma completamente nueva.

Recuerda, al final del día, lo importante no son los objetos materiales ni las etiquetas preestablecidas. Lo verdaderamente valioso es la emoción, el movimiento y la vida misma.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.