Derrumbando barreras: hacia la inclusión y el cambio rápido

¿Te gustaría aprender algo nuevo y fascinante de manera rápida y divertida? ¡Entonces estás en el lugar correcto! Acabo de ver una charla TED inspiradora y estoy aquí para compartir contigo lo que he aprendido en un artículo conciso y ameno.

¡Hola! Hoy quiero compartir contigo algunos de los aprendizajes más importantes que obtuve al ver un video inspirador de una charla TEDx. El título del video es “Rompiendo paradigmas: Mujeres en la industria del petróleo”. La presentadora, Teresa Oberti, es una ingeniera que nos cuenta su experiencia personal y nos invita a reflexionar sobre la importancia de romper estereotipos y fomentar la diversidad en el ámbito laboral.

La realidad de las mujeres en la industria

Teresa comienza su charla hablando sobre cómo nuestra percepción cambia dependiendo del género de una persona. Nos invita a visualizar a un estudiante de ingeniería y nos pregunta si lo imaginamos como hombre o mujer. A continuación, nos plantea el escenario en el que este estudiante se gradúa y decide trabajar en la industria del petróleo. Aquí es donde los prejuicios y estereotipos empiezan a jugar un papel importante.

La imagen de un hombre trabajando en esta industria parece más natural y aceptada por todos. Sin embargo, cuando pensamos en una mujer dedicándose a esto, la situación cambia drásticamente. Teresa comparte su propia experiencia al decir: “Soy ingeniera y me dedico a la industria del petróleo”. Nos cuenta cómo tuvo que enfrentarse a comentarios machistas e incluso discriminación por parte de sus compañeros masculinos.

Leer también:  Acción climática inclusiva para la equidad de género

Lidiando con los prejuicios

Teresa relata cómo durante su primer año universitario solo había tres mujeres entre más de treinta hombres en su clase. Esta situación no mejoró mucho en su vida profesional, ya que se encontró con el rechazo y la falta de interés por parte de sus colegas masculinos. Recuerda un incidente en el que un compañero le dijo que las mujeres deberían estar en casa y siempre bien arregladas.

Este comentario la sorprendió y no supo cómo responder en ese momento. Sin embargo, decidió que tenía dos opciones: aceptar esa visión limitada de su vida o buscar herramientas para demostrar que ella podía destacarse sin importar si era hombre o mujer. Optó por lo segundo y se esforzó por encontrar aliados dentro de la industria y demostrar su valía a través de su trabajo duro.

La importancia de la diversidad

Teresa nos recuerda que las mujeres representan la mitad de la población mundial, lo cual significa que estamos perdiendo mucho potencial al tener tan baja representación en carreras científicas, tecnológicas, ingenieriles y matemáticas (STEM). En Argentina, por ejemplo, solo el 24% de los estudiantes de ingeniería son mujeres.

Pero Teresa también nos dice algo importante: esta diferencia no es biológica ni natural, sino cultural. Debemos romper con los estereotipos preestablecidos sobre qué carreras son adecuadas para hombres o mujeres. Además, debemos fomentar los beneficios tanto profesionales como personales de estudiar carreras desafiantes.

Cambiando paradigmas

Teresa nos muestra ejemplos inspiradores de mujeres líderes en diferentes ámbitos profesionales. Desde Jane Fraser siendo la primera mujer CEO del banco Wall Street hasta Jacinda Ardern, ministra de Nueva Zelanda. Estas mujeres nos demuestran que es posible romper barreras y alcanzar posiciones de liderazgo.

Leer también:  Elimina tabús y promueve la educación sexual inclusiva: Claves de éxito

La charla también destaca la importancia de las empresas en este cambio. Teresa menciona que actualmente trabaja en una petrolera que comprende los beneficios de tener equipos diversos. Entienden que más visiones, perspectivas e ideas llevan a mejores resultados a menor costo.

Rompiendo paradigmas: Mujeres en la industria del petróleo es una charla inspiradora y motivadora que nos invita a reflexionar sobre la importancia de fomentar la diversidad en todos los ámbitos laborales. No debemos limitarnos por estereotipos preestablecidos, sino buscar oportunidades para demostrar nuestro potencial sin importar nuestro género.

Cambiemos esos números y equilibremos la representación femenina en carreras STEM. No solo lograremos empresas más exitosas, sino también una sociedad más justa y equitativa para todos.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.