Desbloquea tu potencial: cómo poner tus emociones a trabajar

Descubre cómo los malhumorados pueden cambiar el mundo en la charla TED de Olga Bobadilla. Te resumiré sus ideas más fascinantes y prácticos consejos para superar momentos difíciles y perseguir nuestros sueños. No te lo pierdas!

Hola, ¿cómo estás? Hoy quiero contarte sobre un video que vi recientemente en una charla Tedx. Se titula “Cómo los malhumorados podemos cambiar el mundo” y es presentado por Olga Bobadilla. Debo decirte que esta charla me dejó pensando y reflexionando mucho sobre nuestras emociones y cómo podemos utilizarlas de manera positiva.

Las etiquetas que nos limitan

Olga comienza hablando sobre las etiquetas, esas definiciones que los demás hacen de nosotros o incluso las que nosotros mismos nos ponemos. Nos resume en un par de palabras, sin tener en cuenta toda nuestra complejidad como seres humanos. Ella menciona una experiencia personal cuando era pequeña, fue etiquetada como “malgeniada”. Esta etiqueta la acompañó durante muchos años y le generaba un peor humor cada vez que la mencionaban.

Después de 36 años con esa etiqueta, Olga decidió aceptarla y comprenderla. Reconoció que no es fácil aceptar emociones negativas como el mal humor, pero todas las emociones tienen consecuencias, tanto positivas como negativas. Si sonreímos a los demás, generamos una consecuencia positiva; si entramos enojados a un lugar, la consecuencia no será tan buena.

El mensaje detrás del mal humor

A lo largo de su preparación para esta charla, Olga se dio cuenta de algo importante: había pequeñas cosas en su vida cotidiana que le frustraban y desencadenaban su mal humor. Sentía tensión en la mandíbula y el cuello, y una sensación incómoda en el estómago. Todos hemos experimentado estas sensaciones físicas asociadas al mal humor.

Leer también:  Trascendiendo las burlas: cómo enfrentarlas y encontrar fortaleza

Olga menciona que su novio, quien es psicólogo, le explicó que esto se debe a un mecanismo de defensa llamado compensación. Cuando nos sentimos frustrados o injusticiados, nuestro mal humor surge como una forma de buscar cambios en nuestra vida. A veces nos enfadamos con nuestros amigos, pareja o circunstancias externas; otras veces reconocemos que debemos cambiar algo dentro de nosotros mismos.

La energía del mal humor

El mal humor también tiene una energía muy fuerte. Puede manifestarse a través de palabras hirientes o incluso acciones violentas. Olga destaca la importancia de entender que esta energía busca cambios en nuestras vidas. Nos pide a gritos que hagamos algo al respecto.

Es normal sentirnos enojados ante ciertas situaciones o personas, pero lo importante es utilizar ese enojo para generar cambios positivos tanto para nosotros como para los demás. No se trata solo de explotar y agredir verbalmente o físicamente a otros; se trata de reflexionar sobre qué necesitamos cambiar y dar pasos hacia esa transformación.

Aceptando el cambio

Olga menciona que muchas veces no sabemos por qué nos enfadamos tanto, especialmente cuando éramos pequeños. Tal vez queríamos explicaciones o simplemente deseábamos algo diferente en ese momento específico. Sin embargo, lo importante es aprender del pasado y comprender que cada vez que nos enfadamos podemos utilizar esa emoción como una oportunidad para el cambio.

No se trata solo de reaccionar impulsivamente, sino de reflexionar sobre qué queremos cambiar y cómo podemos hacerlo. Olga nos invita a preguntarnos qué necesitamos cambiar cuando vemos a alguien enfadado, y también a analizar nuestras propias emociones en momentos de ira. Debemos buscarle utilidad al enojo y canalizarlo hacia acciones positivas.

Leer también:  No dejes que tus sueños te frenen: Descubre cómo superar tus límites y alcanzar tus deseos más profundos

Conclusión

Esta charla me hizo reflexionar sobre la importancia de aceptar nuestras emociones negativas, como el mal humor, y utilizarlas como una oportunidad para generar cambios positivos en nuestra vida. Es normal sentirnos enfadados ante ciertas situaciones o personas, pero debemos aprender a canalizar esa energía hacia acciones constructivas.

Cada vez que nos enfadamos, debemos preguntarnos qué necesitamos cambiar y cómo podemos lograrlo. No se trata solo de explotar o agredir verbalmente a otros; se trata de buscar soluciones y transformaciones tanto internas como externas.

Así que te invito a reflexionar sobre tu propio mal humor y cómo puedes utilizarlo para mejorar tu vida y la de los demás. Recuerda que todos tenemos la capacidad de cambiar el mundo si aprendemos a manejar nuestras emociones con sabiduría.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.