Descarbonización urbana: protegiendo el clima y las comunidades

¿Sabías que existe una forma de frenar el cambio climático y proteger a los más vulnerables? Bueno, yo acabo de descubrirlo en una increíble charla TED impartida por una apasionada experta en ingeniería ambiental y sostenibilidad, Andrea. Con una maestría en políticas ambientales y un diplomado en diseño de políticas públicas, Andrea es una consultora internacional en temas como cambio climático

Descarbonización: Transformando nuestras ciudades para salvarnos a nosotros mismos

Cuando era pequeña, solían llamarme “la sociedad protectora de animales” en la escuela. Esto se debía a que me indignaba profundamente ver cómo mis compañeros lastimaban a los más indefensos y yo no podía quedarme de brazos cruzados. A medida que crecí y fui al colegio, mis apodos cambiaron y me convertí en “el capitán planeta”. Esto se debía a que siempre estaba detrás de mis compañeros, instándolos a apagar las luces, recoger los residuos y reciclar. Mi pasión por el medio ambiente y la naturaleza se mantuvo intacta, lo cual me llevó a estudiar ingeniería ambiental.

Sin embargo, mientras algunos de mis compañeros se apasionaban por la química, la física o el diseño de plantas de tratamiento, mi interés radicaba en el vínculo entre las personas y el medio ambiente. Me interesaba cómo nuestro entorno afecta nuestra calidad de vida y cómo podemos generar un nivel de vida óptimo. Todo esto cobró sentido en 2007 cuando fui voluntaria en un precario llamado Los Diques.

Fue la primera vez que visité un asentamiento precario en mi vida. Conocí a niños que corrían descalzos por las calles inundadas con aguas negras. Tomaban agua contaminada proveniente de tuberías improvisadas y vivían en casas hechas con láminas metálicas al borde del río. Me di cuenta entonces que muchos factores relacionados con su entorno contribuían a su situación de pobreza. La condición socioeconómica de estas personas estaba directamente relacionada con su entorno ambiental.

Leer también:  Cómo el marketing centrado en las personas puede impulsar tu negocio

Hoy quiero hablarles sobre el medio ambiente, las personas y las ciudades. Quiero mostrarles por qué las ciudades son un lugar óptimo para trabajar en la mejora del medio ambiente, al mismo tiempo que mejoramos la calidad de vida de las personas, especialmente aquellas más vulnerables.

La descarbonización es una palabra técnica e intimidante que hemos escuchado recientemente en los medios. Pero para entenderla, primero debemos hablar del cambio climático. Imaginemos el cambio climático como un avión que se acerca rápidamente hacia una ciudad sin control alguno. Si no hacemos nada al respecto, sabemos que ese avión chocará contra la ciudad y causará daños significativos en un tiempo determinado.

Por lo tanto, debemos tomar medidas para desacelerar ese avión y reducir los componentes que están causando el cambio climático. También debemos tomar medidas de adaptación para prepararnos ante la inevitable colisión y minimizar los impactos negativos.

Sin embargo, muchas veces olvidamos a las personas cuando hablamos de descarbonización. Cuando mencionamos este término, pensamos en osos polares o paneles solares, pero nos olvidamos de incluir a las personas en esta imagen mental.

Cuando yo pienso en descarbonización, imagino una calle llena de gente caminando tranquilamente bajo la sombra de los árboles. Imagino un lugar donde se pueda respirar aire limpio y donde podamos interactuar unos con otros, sintiéndonos seguros y disfrutando de la ciudad.

También puedo imaginar una huerta urbana comunitaria donde cultivemos nuestras propias frutas y verduras. No tendríamos que ir al supermercado o a la feria para comprar alimentos, ya que estarían disponibles en nuestra propia comunidad. Además, estaríamos contribuyendo a la biodiversidad y cultivando de manera orgánica, evitando el uso de fertilizantes que generan emisiones contaminantes.

Leer también:  Diseño sostenible: una visión auténtica y responsable

La descarbonización también implica pensar en todas las personas que caminan, andan en bicicleta o utilizan medios de transporte accesibles en las ciudades. Debemos habilitar aceras para personas con discapacidad y diseñar ciudades inclusivas donde todos puedan moverse libremente sin depender del automóvil.

El impacto del cambio climático en las ciudades

Es importante recordar que donde hay gente, hay emisiones. Más del 60% de las emisiones mundiales se generan actualmente en las ciudades. Estas emisiones contribuyen al aceleramiento del cambio climático y sus efectos negativos.

Recientemente se realizó un estudio sobre los inventarios de gases de efecto invernadero en seis cantones de nuestro país. Se identificó que la mayor cantidad de emisiones proviene del sector transporte, energía, residuos e industria agrícola.

Nuestros hábitos diarios también tienen un impacto significativo en el medio ambiente. Por ejemplo, cuando compramos frutas y verduras y no nos las comemos antes de que se pudran, generamos emisiones. La crisis climática ya está generando impactos tangibles e irreversibles en nuestra calidad de vida, y estos impactos solo aumentarán en los próximos años.

El 77% de las ciudades experimentará cambios significativos en su clima para el año 2050. Alrededor del 22% de estas ciudades se enfrentarán a climas a los que nunca antes han estado expuestas. Esto significa que muchas ciudades tropicales, como San José, Costa Rica, deben adaptarse y prepararse para enfrentar nuevos desafíos.

No debemos olvidarnos de las zonas rurales, donde también se están sintiendo los efectos del cambio climático. Los agricultores están experimentando rendimientos más bajos debido a cambios en el clima y algunas comunidades rurales se ven obligadas a abandonar sus hogares debido a inundaciones o falta de agua.

Leer también:  Emprendiendo en Latinoamérica: Conexión entre emprendimiento y ciclo escuela-trabajo

Descarbonización: una oportunidad para transformar nuestras ciudades

A pesar de la crisis climática, debemos verla como una oportunidad para transformar la forma en que hacemos las cosas. Podemos transformar nuestra economía, nuestros procesos industriales y la planificación urbana para crear ciudades más sostenibles.

Imaginemos una ciudad con buen transporte público bien conectado con redes de ciclovías y aceras accesibles para todos. Imaginemos espacios públicos arbolados y edificios sostenibles donde podamos hacer todas nuestras actividades diarias sin tener que desplazarnos largas distancias.

Esto nos llevaría a tener ciudades más limpias, saludables, verdes y biodiversas. Ciudades menos contaminadas, congestionadas, hostiles y estresantes. Imaginemos cómo sería caminar por una ciudad sin el ruido constante de los motores de los autos.

La descarbonización también puede hacer que nuestras ciudades sean más sociables y estén mejor preparadas para enfrentar el cambio climático. Serían más atractivas para la inversión, generando oportunidades de empleo y dinamizando la economía.

Por supuesto, esta transformación no ocurrirá de la noche a la mañana. Pero si reconocemos los problemas actuales, nos organizamos en grupos de presión y tomamos acciones transformadoras, podemos lograrlo.

Conclusión

Estamos viviendo en un momento crucial donde debemos actuar para salvarnos a nosotros mismos. La descarbonización es una oportunidad para transformar nuestras ciudades y mejorar nuestra calidad de vida.

No se trata solo de salvar al medio ambiente; se trata de salvarnos a nosotros mismos. Debemos asegurarnos de que nadie quede atrás en este proceso y trabajar juntos para crear ciudades más verdes, resilientes e inclusivas.

Cada uno de nosotros tiene un papel importante que desempeñar en esta transformación. Reconozcamos nuestros impactos individuales en el medio ambiente y hagamos cambios positivos en nuestra vida diaria. Presionemos a los tomadores de decisiones para que tomen medidas audaces y transformadoras.

Juntos podemos construir un futuro sostenible donde nuestras ciudades sean lugares óptimos para vivir, disfrutar y prosperar. El momento para actuar es ahora.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.