Desconecta y vive: Reflexiones sobre nuestra dependencia de las pantallas

Descubre cómo las pantallas afectan nuestras vidas y reflexiona sobre nuestra dependencia en esta fascinante charla de Paula en TEDx. ¡No te lo pierdas!

¡Hola! Hoy quiero compartir contigo algo que acabo de descubrir en un video de una charla Tedx que me dejó realmente impactado. Se trata de una exposición realizada por Paula Monasterolo, una artista y docente, quien nos invita a reflexionar sobre el uso excesivo de la tecnología y cómo esto puede afectar nuestra creatividad, nuestra capacidad de asombro y nuestra conexión con los demás.

La fascinación frente a la pantalla

Paula comienza su charla relatando una experiencia que tuvo con sus alumnos. Les mostró una película durante la clase, pero notó que muchos estaban más interesados en revisar sus celulares que en prestar atención a lo que estaban viendo. Esto le llevó a preguntarse qué estaba pasando, si ella como docente había fracasado o si simplemente los estudiantes estaban inmersos en otra realidad.

Luego de esa experiencia, Paula decidió observarse a sí misma y contar cuántas veces revisaba su celular sin ninguna notificación o sonido. El resultado fue sorprendente: aproximadamente 40 veces al día. Pero descubrió que hay personas que llegan a consultar su teléfono hasta 150 veces sin motivo aparente. ¿No te parece mucho?

La dopamina y el placer instantáneo

Ahora bien, ¿por qué revisamos tanto nuestro celular? La respuesta es simple pero preocupante: las aplicaciones están diseñadas para estimular nuestro cerebro y hacernos sentir bien cada vez que las usamos. Existe un neurotransmisor llamado dopamina, encargado del placer y la satisfacción instantánea. Las redes sociales y otras aplicaciones buscan activar este neurotransmisor para que siempre volvamos a ellas en busca de esa sensación placentera.

Leer también:  Consejos y secretos para alcanzar tus metas sin límites

Paula plantea la pregunta: ¿es esto realmente positivo? ¿No estamos perdiendo de vista el verdadero estímulo positivo que deberíamos buscar en nuestras vidas?

La fascinación vs. el procesamiento cognitivo

En su charla, Paula también nos habla sobre cómo la exposición excesiva a las pantallas afecta a los más pequeños. Muchas veces creemos que están aprendiendo algo o incorporando conocimientos cuando ven televisión, pero en realidad solo experimentan fascinación. La fascinación no implica un procesamiento cognitivo, sino simplemente una emoción pasiva y superficial.

Lo ideal sería que los niños pudieran tener una atención sostenida mientras miran contenido audiovisual, para poder procesarlo y generar preguntas e inquietudes. Pero con la sobreabundancia de datos y estímulos visuales en las pantallas, esto se vuelve casi imposible.

El empobrecimiento intelectual

Otro aspecto importante que Paula menciona es el empobrecimiento intelectual causado por el consumo excesivo de contenido ya digerido y masticado por nosotros. Las aplicaciones móviles y redes sociales nos ofrecen información de forma muy liviana, sin permitirnos reflexionar ni adquirir nuevo vocabulario.

Esto nos vuelve vulnerables ante cualquier decisión ajena y disminuye nuestra autonomía como individuos pensantes.

Saturación mental y virtualización de nuestras vidas

Las pantallas nos ofrecen la posibilidad de realizar múltiples actividades al mismo tiempo, pero esto también implica una constante oscilación entre ellas. Estamos en el baño y contestamos mensajes, estamos cocinando y revisamos WhatsApp. Esta falta de atención plena genera estrés mental y saturación.

Además, estamos perdiendo la capacidad de asombro porque ya hemos visto todo una y mil veces. La curiosidad se encuentra dormida debido a nuestra fascinación por las pantallas.

La virtualización de nuestras vidas

Otro aspecto preocupante que Paula menciona es cómo estamos virtualizando nuestras propias vidas. Nos preocupamos más por nuestra imagen en redes sociales que por interactuar con las personas frente a nosotros. Nos convertimos en rehenes de nuestra propia virtualidad, vendiendo una imagen que no siempre es sincera ni genuina.

Leer también:  Descubre cómo la resiliencia puede mover el mundo: consejos inspiradores para enfrentar desafíos

Esto elimina el aura única y genuina que cada persona tiene, convirtiéndonos en parte de un estándar comercializado virtualmente.

Creatividad como camino hacia la autenticidad

Afortunadamente, Paula nos ofrece una salida a esta situación: la creatividad. Para ser creativos necesitamos contemplar, necesitamos silencio y espacio para entender lo que nos rodea. La creatividad surge del aburrimiento, del tiempo libre para experimentar y pensar cosas nuevas o retomar ideas antiguas desde otra perspectiva.

Ser creativos nos permite ser únicos e originales, sin dejarnos llevar por modas o estándares impuestos por otros. La creatividad alimenta nuestro cerebro y nos hace más libres.

La charla de Paula Monasterolo nos invita a reflexionar sobre el uso excesivo de la tecnología y cómo esto puede afectar nuestra creatividad, nuestra capacidad de asombro y nuestra conexión con los demás. Nos muestra cómo las pantallas nos fascinan pero también nos limitan, impidiéndonos experimentar la vida plenamente.

Nos recuerda que la creatividad es un camino hacia la autenticidad, hacia ser personas únicas y genuinas. Nos invita a contemplar, a aburrirnos y a explorar nuestro propio potencial creativo para encontrar sentido en nuestras vidas.

Así que te animo a desconectar por un momento, mirar alrededor tuyo sin filtros ni pantallas, y descubrir qué hay más allá de lo virtual. ¡Tu creatividad te espera!

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.