Descubre cómo abandonar tu profesión y triunfar en la fotografía

Prepárate para dejarte impresionar por las increíbles fotografías y la inspiradora historia de Sebastián Valdéz, un ingeniero que descubrió su pasión por la fotografía y nos presenta las maravillas de Sonora. ¡No te lo pierdas!

¡Hola! Hoy quiero compartir contigo algo que acabo de descubrir en una charla Tedx realmente inspiradora. El protagonista de la charla es Sebastián Valdéz, un fotógrafo al que muchos conocen por su trabajo, pero pocos saben sobre su pasado y cómo llegó a convertirse en lo que es hoy. Me llamó mucho la atención su historia y los valiosos aprendizajes que nos transmite. Así que prepárate para sumergirte en este fascinante viaje.

Un nuevo comienzo

Sebastián empieza revelándonos que, hasta hace siete años, odiaba la fotografía. Resulta sorprendente pensar cómo alguien puede pasar de odiar algo a convertirse en un experto apasionado. Pero eso es precisamente lo que nos cuenta Sebastián: cómo encontró su pasión y cambió el rumbo de su vida.

Nos cuenta que estudió ingeniería industrial en la Universidad de Sonora y creció como el primogénito de una familia con negocio propio. Tenía todo planeado: ser el mejor hijo, el mejor ingeniero y seguir una vida cuadrada y predecible. Pero a los 25 años tomó una decisión radical: decidió tomar unas vacaciones.

El encuentro con la fotografía

Fue durante ese viaje cuando tuvo por primera vez una cámara en sus manos. Como buen ingeniero, lo primero que hizo fue leer el manual completo antes siquiera de tocarla. Decidió estudiar un poco sobre fotografía y practicar siguiendo los consejos de grandes fotógrafos que siempre dicen “práctica, práctica, práctica”.

Leer también:  Descubriendo la magia del arte en Comodoro Rivadavia: la inspiradora Performance de Laura English

Pero Sebastián no era de los que jugaban con la cámara sin más, él quería entender y dominar el arte de la composición fotográfica. Fue así como comenzó a estudiar diferentes ramas de la fotografía: arquitectura, paisajes, exposición y hasta eventos sociales como bodas.

Aunque no se considera el mejor en ninguna rama específica, Sebastián aprendió mucho sobre cómo funciona la luz en el ambiente y cómo manipularla para obtener resultados sorprendentes. Poco a poco fue adquiriendo un equipo lo suficientemente bueno como para dedicarse más a la fotografía de paisajes.

La fotografía nocturna

Durante sus primeros viajes se preguntaba si era posible capturar imágenes impresionantes de objetos o paisajes que no pudieran ser iluminados por una simple luz artificial. ¿Cómo podía lograrlo? Aquí es cuando nos introduce al fascinante mundo de la fotografía nocturna.

En este tipo de fotografía, la cámara debe permanecer quieta durante un periodo prolongado mientras capta todo lo más iluminado que hay en el ambiente. En ausencia de luz natural o artificial intensa, las estrellas se convierten en los protagonistas principales. Pero ¿cómo lograr iluminar un sujeto específico?

Aquí es donde entra en juego una técnica llamada “fotografía de larga exposición nocturna”. Sebastián nos explica que durante esos 15-30 segundos que dura cada foto, él corre a iluminar manualmente los sujetos de la imagen. Para ello, utiliza una herramienta que él mismo ha creado y bautizado como “copechis”, unas luces resistentes que arrojan una luz natural similar a la del día.

Explorando Sonora

Pero Sebastián no solo nos habla de su pasión por la fotografía, también nos invita a explorar nuestro propio estado. Nos cuenta cómo quedó impactado al descubrir que Sonora es mucho más grande y diverso de lo que pensaba. En cada viaje se sorprende con lugares nuevos y paisajes impresionantes.

Leer también:  Descubre los secretos de la escritura literaria

Nos anima a recorrer Sonora en conjunto, compartiendo el amor por descubrir cosas nuevas y ver nuestro estado desde otra perspectiva. En lugar de gastar dinero en viajes lejanos, podemos explorar los maravillosos rincones que tenemos cerca.

Una nueva perspectiva

La historia de Sebastián me ha dejado reflexionando sobre cómo los errores y las circunstancias inesperadas pueden convertirse en oportunidades para crecer y encontrar nuestra verdadera pasión. A través de sus experiencias, aprendió a adaptarse a los cambios y a seguir adelante sin miedo.

Sebastián Valdéz nos demuestra que nunca es tarde para descubrir nuestra pasión y cambiar el rumbo de nuestras vidas. Su historia nos inspira a salir de nuestra zona de confort, explorar nuestro entorno y encontrar belleza en lo inesperado.

No importa cuánto tiempo hayamos invertido en un camino determinado; siempre podemos reinventarnos y encontrar nuestra verdadera vocación. Así que, ¿qué estás esperando? Sal ahí fuera, descubre nuevos lugares y persigue tus sueños con pasión y determinación.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.