Descubre cómo contar historias de manera transformadora

¿Te has preguntado alguna vez qué sería de nosotros sin todas esas historias que nos contaron nuestras madres, maestros y amigos? Gabriela, una talentosa actriz y narradora oral, nos ha dejado fascinados con su charla TED en la que nos muestra cómo podemos contribuir a contar estas historias de una manera diferente.

Hoy quiero compartir contigo algo que vi en un video de una charla TEDx que me dejó realmente impactado. La charla fue impartida por Martha Gabriela Correa García, una cuentacuentos, y abordó el poder de contar historias y cómo estas pueden cambiar nuestras vidas.

El poder transformador de las historias

La historia comienza cuando Gabriela se dirigía a un ensayo de TED en el centro de la ciudad. En su camino, se encontró con una chica joven acompañada por un hombre mayor y evidentemente alcoholizado. Sin pensarlo dos veces, Gabriela se acercó a la chica y le preguntó si ese hombre la estaba molestando. Para su sorpresa, la chica respondió con una sonrisa desencajada: “No es mi papá”. Esta situación hizo que Gabriela reflexionara sobre el papel que las historias desempeñan en nuestras vidas.

Gabriela nos cuenta que todos contamos historias, ya sea para nosotros mismos o para los demás. Desde pequeños, disfrutamos compartiendo lo que escuchamos, vemos y sentimos. Si eres maestro o maestra frente a grupo, sabrás lo cierto que es esto. Los días están llenos de conversaciones con tus alumnos sobre cualquier tema imaginable: desde discusiones familiares hasta eventos mundiales preocupantes como violencia o delincuencia.

Leer también:  Descubre la fusión única de ritmos y electrónica en TEDxQuito

La importancia de narrar desde la felicidad

Pero aquí viene la pregunta clave planteada por Gabriela: ¿qué pasaría si pudiéramos contar nuestras historias desde el punto de vista de la felicidad? ¿Cómo podemos contribuir para que las historias de los niños y niñas se cuenten de manera diferente?

Para Gabriela, el descubrimiento del mundo de la literatura infantil y la lectura en voz alta fue revelador. Se dio cuenta de que compartir historias es el acto más sencillo y generoso para transmitir amor. Recuerda una ocasión en la que narró “La familia de los cerdos” de Anthony Browne, y un niño al finalizar levantó su mano emocionado. Cuando le dieron la palabra, dijo: “Ahora voy a ayudar a mi mamá en casa porque como la señora del cuento, ella hace todo sola”. Este simple comentario muestra cómo una historia puede inspirar a alguien a tomar acción.

Gabriela también menciona el caso de una interna en un centro penitenciario femenil que le devolvió un libro infantil prestado con gratitud. La interna le confesó que se sentía como “Muñeca rota”, uno de los cuentos sobre Frida Kahlo. Aunque no sabemos si ese libro realmente reparó su corazón roto, está claro que saber que alguien más se sentía como ella hizo una diferencia.

El poder transformador de los maestros

En este punto, Gabriela nos invita a recordar aquellos maestros o maestras que nos leyeron por puro placer, sin pedirnos resúmenes o cuestionarios después. Esas personas especiales nos contaban anécdotas personales o compartían libros infantiles adaptados especialmente para nosotros. Estas experiencias tuvieron un impacto duradero en nuestras vidas.

Leer también:  La fascinante evolución del tango y el bandoneón

Gianni Rodari dijo una vez: “El acceso absoluto a la lectura y escritura es para todas las personas, no para que todos seamos artistas, sino para que nadie sea esclavo”. Esta frase resume perfectamente el mensaje de Gabriela. Ella nos invita a reflexionar sobre cómo podemos contribuir a que los niños y niñas puedan contar sus propias historias en el futuro.

La charla de Martha Gabriela Correa García nos muestra el poder transformador de las historias. Nos hace cuestionarnos qué pasaría si pudiéramos narrar desde la felicidad y cómo podemos contribuir a que los niños y niñas cuenten sus historias de manera diferente. Las palabras de Gianni Rodari nos recuerdan que el acceso a la lectura y escritura debe ser universal, para liberarnos del encadenamiento y permitirnos ser dueños de nuestras propias historias.

Así que te invito a reflexionar sobre tu propia capacidad para contar historias y cómo puedes utilizar ese poder para inspirar, motivar e impactar positivamente en la vida de otros. Recuerda: siempre habrá alguien ahí afuera esperando escuchar tu historia.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.