Descubre cómo el análisis de datos impulsa tu crecimiento

¿Has escuchado hablar de Orietha Castillo? Una charla TED reveladora sobre Data Science te espera. ¡Descubre cómo el análisis de datos puede cambiar tu vida!

Caminando por las calles de nuestra ciudad, podemos ver a mujeres con enormes bultos en sus espaldas desde la mañana hasta la noche. ¿Cómo lo hacen? ¿Qué les impulsa a realizar esa tarea todos los días? Son sus familias, sus circunstancias. En otro lado, podemos ver en una página 7 una publicación que dice “Ontiveros: la joven que regala una escuela de robótica en El Alto”. En este mismo artículo, ella les pregunta a un grupo de niños si han soñado con estar en la NASA. Segundos después, ella misma se responde y dice “yo he estado en la NASA”. Es posible. Tengo un amigo astronauta.

Estas dos chicas han estado marcando sus objetivos, su camino y seguramente han logrado después de mucho tiempo, esfuerzo y problemas que seguramente han tenido. Han tomado decisiones y al final han logrado sus objetivos. Pero hoy en día, ¿cómo nosotros podemos hacer esto? ¿Siempre tenemos toda la fortaleza para poder hacer todas las cosas que nos planteemos?

Tomar decisiones parece sencillo pero a veces no lo es. Una de las primeras decisiones que muchos hemos tenido que tomar es: “¿Qué voy a hacer con el resto de mi vida?”

Conociéndonos a nosotros mismos

No sabía qué carrera iba a elegir entre este enorme abanico de opciones pero sí sabía cuál no iba a elegir: medicina. Nos llevaron a un paseo a la morgue y no pude estar allí por más tiempo.

Pero ahora puedo decir que una forma de poder tomar este tipo de decisiones es analizarnos a nosotros mismos. ¿Quiénes somos? ¿Qué nos gusta hacer? Sobre todo, ¿con qué nos podemos comprometer por un buen tiempo para que, a pesar de los problemas y barreras en el camino, podamos continuar y llegar a nuestro objetivo final?

Leer también:  El poder del trabajo en equipo: la clave del éxito

Creo que todos queremos un futuro lleno de éxitos, prosperidad y sobre todo felicidad. Pero, ¿cómo lo hacemos? ¿Cómo llegamos hasta allí? ¿Cómo encontramos eso que nos haga felices y nos sintamos nosotros mismos?

Las aplicaciones como Facebook, Netflix o Google parecen conocernos más que nosotros mismos. Pero, ¿cómo lo hacen? Pues con la información que les damos con cada clic, cada “me gusta”, cada búsqueda. Nosotros somos generadores de datos pero muchas veces no somos conscientes de toda esa información que estamos generando.

¿Por qué no podemos responder preguntas sobre nosotros mismos tan fácilmente como deberíamos poder hacerlo? Tal vez no nos conocemos lo suficiente o tal vez no nos damos el tiempo para contestar esas preguntas.

Enamorémonos de nosotros mismos

Cuando nos gusta alguien tratamos de saber qué música le gusta o qué le gusta comer para poder acoplarnos a su forma de vida. Entonces, ¿por qué no hacemos eso con nosotros?

Démonos el tiempo necesario para poder conocernos mejor. Salgamos de nuestra zona de confort y seamos libres. Al igual que ese trabajo en donde estamos viendo constantemente la hora de salida porque sentimos que ahí no podemos ser creativos, salgamos de ese espacio pequeño pero conocido. Estuve ahí también, tenía un trabajo con un sueldo muy bajo pero que me permitía pagar las cosas que quería. Pero eso no era lo que me hacía feliz.

¿Por qué no buscamos un trabajo al que no le llamemos “trabajo”, sino uno al que le dediquemos nuestra pasión? Utilicemos nuestras ilusiones, nuestros miedos e incluso la avaricia de querer más y mejores cosas para nosotros mismos.

Leer también:  Cómo colaborar de manera efectiva y lograr proyectos espectaculares

En mi caso, fue el miedo a tener que ejecutar tareas repetitivas todos los días y sin retos lo que me llevó al otro lado del mundo. Pensé que iba a encontrarme con gigantes extraterrestres con años-luz de tecnología más avanzada de lo que yo conocía. Pero al llegar allí, me di cuenta de que no era así. Tenía todas las capacidades para poder realizar mis objetivos.

No dejemos piedras en nuestro camino

A veces somos nosotros mismos quienes nos ponemos piedras en el camino y convertimos esas piedras en montañas o cordilleras infranqueables. Trabajemos en ello, seamos como Jim Carrey en la película “Sí Señor”, donde tan solo eliminando el “no” de su vocabulario logró abrir muchas puertas.

También seamos como Marie Curie, quien a pesar de tener muchos problemas por ser mujer y no poder estudiar, logró sacar dos premios Nobel: uno en Física y otro en Química. Si ellos pudieron hacerlo, ¡nosotros también!

Desde mi posición como embajadora de la ciencia de datos, pude ver cómo muchos jóvenes y no tan jóvenes se acercaban a nuestros talleres de inteligencia artificial y machine learning para aprender. Y aprendieron. Luego, comenzaron a tener más confianza y se presentaron al DataTone, un evento que propone retos cada año en la Universidad de Stanford. Este grupo logró presentar sus resultados y posicionarnos como existentes dentro del planeta.

Muchas veces nos arrepentimos más de las cosas que no hacemos que de las que sí hacemos. Entonces, ¡hagámoslo! Hace muchos años me ofrecieron un trabajo en Santa Cruz al cual no accedí porque quería estar con mi familia. Pero hasta el día de hoy me pregunto qué hubiera pasado si lo hubiera aceptado.

Leer también:  Descubre el poder de la fermentación para mejorar tu bienestar

Analizando nuestros datos

Una solución propuesta es analizar nuestros datos, analizar lo que tenemos en este momento y tomar decisiones en función a ello. Actuemos en función a ello. No pensemos que no podemos ir al otro lado del mundo por falta de recursos o coraje para aceptar los retos que nosotros mismos nos planteamos.

Utilicemos el análisis de datos e inteligencia artificial. ¿Piensan ustedes que es simplemente ensamblar una serie de circuitos? Les cuento que no. Para poder hacer que esos robots puedan emular comportamientos humanos, se analizan los datos de miles y miles de personas.

Hagamos nosotros lo mismo: utilicemos nuestro análisis interno para tomar decisiones basadas en nuestros conocimientos actuales. Kabul, un experto en inteligencia artificial quien trabajó en Google y Apple, nos dice que muchas carreras van a desaparecer en aproximadamente 15 años. Carreras como ser conductor o incluso hematólogo o radiólogo están destinadas a desaparecer.

Entonces, pongámonos objetivos altos pero busquemos resultados en tiempos más cortos. No importa si cumplimos el 70% de los objetivos, lo importante es plantearnos retos y medir nuestros resultados de forma constante.

Querer es poder. Solo necesitamos querer para hacerlo. Tomemos decisiones basadas en nuestro conocimiento interno y analicemos nuestros propios datos. Salgamos de nuestra zona de confort y seamos libres para buscar un trabajo al que le dediquemos nuestra pasión. No dejemos piedras en nuestro camino y aprendamos de nuestros fracasos.

No nos arrepintamos de las cosas que no hacemos, sino hagámoslas. Utilicemos la inteligencia artificial y el análisis de datos para tomar decisiones informadas sobre nuestro futuro profesional.

Recordemos que tenemos todas las capacidades para lograr nuestros objetivos, solo debemos creer en nosotros mismos y estar dispuestos a enfrentar los retos que se nos presenten en el camino hacia el éxito, la prosperidad y la felicidad.

Pongámonos metas altas pero alcanzables, midamos nuestros resultados constantemente y trabajemos con pasión hacia un futuro lleno de éxitos personales.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.