Descubre cómo enfrentar la muerte y abrazar la vida

¿Te has preguntado cómo enfrentar la muerte? Descubre la perspectiva fascinante de Silvia Noemí Hojenberg en su charla TED. Acompáñame y encuentra formas de abrazar la vida plenamente.

Hola, ¿cómo estás? Hoy quiero compartir contigo algo increíble que vi en un video de una charla Tedx. Se trata de una conferencia impartida por Silvia Noemí Hojenberg sobre la muerte y cómo podemos aprender a aceptarla y acompañar a las personas en sus últimos momentos. Fue una charla realmente conmovedora y llena de enseñanzas que me gustaría transmitirte.

La muerte, parte de la vida

Silvia comienza su charla hablando sobre cómo la muerte es una parte natural de la vida, pero que en nuestra sociedad occidental tendemos a evitar hablar sobre ella o aceptar su inevitabilidad. Recuerda sus primeras pérdidas cuando era niña: su canario y su tortuga. Aunque para algunos podrían parecer pequeñas pérdidas, para ella fueron momentos inmensos y profundos. Su madre le enseñó a enterrarlos con rituales sagrados envueltos en sábanas viejas y cada uno tenía su propia maceta.

A los 13 años, Silvia experimentó su primera gran pérdida: la muerte de su abuelo paterno. En medio de la tristeza, recuerda haber gritado porque no le había dicho cuánto lo quería. A partir de ese momento, aprendió la importancia de comunicarse con amor mientras las personas aún están vivas.

Acompañando en momentos difíciles

En su adolescencia, Silvia perdió a una amiga de la escuela debido a una enfermedad grave. Esta experiencia le mostró que nadie está exento del final y que todo continúa, el día y la noche se suceden uno tras otro. Aprendió que nadie es indispensable, pero todos somos únicos. Por eso, Silvia cree firmemente en aprovechar el tiempo para dar y recibir amor mientras estamos vivos.

Leer también:  Cómo vencer obstáculos y construir tu propio camino

En su vida profesional como médica residente, Silvia aprendió a acompañar a sus pacientes y a sus familias en los momentos más difíciles. Recuerda las palabras de su viejo maestro: “Antes que médico, se es persona”. Aprendió la importancia de respetar la dignidad del paciente y revisarlo sin pudor pero siempre manteniendo el respeto por su intimidad.

Acompañando hasta el final

Silvia explica cómo busca conocer a cada paciente como si fuera parte de su propia familia. Quiere saber sus gustos, preferencias y necesidades para adaptar su plan de tratamiento a cada individuo. Aunque por dentro sienta culpa por no poder prolongar más tiempo sus vidas, muestra tranquilidad frente al paciente y su familia.

Pero llega un momento difícil en el que deben soltarlos porque ellos solos pueden cruzar ese umbral hacia la muerte. Es entonces cuando experimentan dolor porque algunos pacientes han estado presentes durante muchos años en sus vidas profesionales y personales.

Historias conmovedoras

Silvia comparte dos historias conmovedoras sobre pacientes que acompañó hasta el final. La primera es Anna, una mujer joven con linfoma que inicialmente estaba llena de miedo y angustia. Pero gracias al apoyo de Silvia y su equipo médico, Anna comenzó a curarse. Durante ese proceso de curación, Silvia se casó y tuvo hijos, pero siempre estuvo presente para Anna y su familia.

Desafortunadamente, Anna desarrolló una leucemia años después. A pesar de las complicaciones y el sufrimiento, ella seguía disfrutando de la vida y demostraba una fortaleza admirable. Finalmente, llegó el momento en que su cuerpo ya no podía seguir luchando y Silvia tuvo que soltar su mano por primera vez en 13 años. Aunque se sintió culpable al principio, comprendió que lo que Anna necesitaba era lealtad y amor en esos últimos momentos.

Leer también:  Uniendo fuerzas para metas compartidas: charla TED inspiradora

Otra historia conmovedora es la de Simón, quien sufrió un grave accidente cerebrovascular que lo dejó sin poder moverse ni hablar. La comunicación entre Silvia y Simón se limitaba a través de intensas miradas. Un día, Simón pareció preguntarle: “¿Y ahora qué vas a hacer conmigo?”. Esta mirada fue tan intensa que Silvia decidió consultar con el equipo médico sobre si era el momento adecuado para dejarlo partir.

Acompañamiento personalizado

Silvia destaca la importancia de conocer bien a cada paciente para adaptar el tratamiento a sus necesidades individuales. No importa cuánto tiempo los hayan conocido; pueden ser horas o minutos. Lo crucial es brindarles amor y respeto sin importar quiénes somos o quiénes son ellos.

En cada encuentro con sus pacientes, Silvia les dice que siempre estará allí para ayudarlos a reflexionar y evitar caer en la desesperación. Les ofrece palabras cariñosas, confort y dignidad. Además, se asegura de acompañar a las familias en su duelo y responder a todas sus preguntas y dudas.

Después de todas estas experiencias, Silvia ha aprendido que no tiene miedo a la muerte porque entiende que es parte del camino y tiene sentido. Sin embargo, nos invita a todos agradecer cada día por estar vivos y tener la oportunidad de disfrutar de la vida. A pesar de las dificultades, siempre hay algo positivo que vale la pena recordar al final del día.

Cuando llegue el momento en que la muerte toque nuestra puerta, Silvia nos asegura que estará allí para acompañarnos hasta el final. Nos invita a irnos en paz sabiendo que hemos sido amados y respetados durante nuestra existencia. Y cuando volvamos algún día, ella seguirá junto a nuestras familias para ayudarnos a recordar lo vivido y lo que dimos a los demás.

Leer también:  Transforma tu liderazgo para resultados excepcionales: La importancia de la gestión del talento multigeneracional

¡Qué charla tan inspiradora! Me hizo reflexionar sobre cómo podemos aprender a aceptar la muerte como una parte natural de la vida y cómo podemos brindar amor y cuidado hasta el último momento. Espero que esta pequeña reseña te haya transmitido un poco del impacto emocional que me generó este video.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.