Descubre cómo las redes globales transforman nuestro mundo actual

Si alguna vez te has sentido limitado por tus propias barreras, la charla de Claudia María Segovia es para ti. Como bióloga dedicada a la investigación de los Páramos Andinos, Claudia comparte en su charla cómo el trabajo en red puede ayudarnos a superarnos a nosotros mismos. Acompáñame a descubrir las lecciones clave de su apasionante presentación y cómo podemos aplicarlas

¡Hola! Hoy quiero compartir contigo las ideas más importantes que he aprendido de un video inspirador de una charla Tedx. La charla fue presentada por Claudia Segovia, y en ella nos habla sobre la importancia de la colaboración y el poder de las redes en nuestras vidas.

El vuelo en formación

Claudia comienza su charla mencionando cómo muchas veces hemos observado a gansos o gaviotas volar en formación y nos preguntamos por qué lo hacen. Resulta que esta forma no es casual, sino que tiene un propósito: volar más lejos gastando menos energía. En este vuelo colaborativo, el líder es quien rompe el viento y guía al grupo, pero también es quien se cansa primero y da paso al siguiente líder. Esta dinámica de tomar turnos permite que todos los miembros del grupo puedan descansar y contribuir al objetivo común.

La naturaleza de la colaboración

Claudia nos recuerda que desde una perspectiva evolutiva, la colaboración mutua ha sido fundamental para la supervivencia de muchos organismos sociales, como las abejas, las hormigas, los elefantes, los delfines e incluso los seres humanos. A pesar de esto, a veces no nos damos cuenta de cuánto estamos colaborando todo el tiempo ni tomamos en cuenta las redes de colaboración que existen a nuestro alrededor.

Leer también:  La fusión entre humanos y tecnología: Descubre la revolución de los cyborgs

Mi experiencia personal

Claudia comparte su propia experiencia durante sus estudios doctorales. Nos cuenta cómo su familia extendida jugó un papel sumamente importante al brindarle apoyo emocional y ayudarla a cuidar de sus hijos mientras ella y su esposo se concentraban en sus investigaciones. Gracias a esta red de soporte familiar, no solo lograron un doctorado, ¡sino dos! Claudia destaca que el objetivo personal se convirtió en un objetivo compartido por toda su red familiar.

Pero también nos habla de momentos en los que la red no existe y tenemos que crearla. Durante su doctorado, Claudia formó un grupo llamado “Pies de Mouse” junto con otras madres estudiantes internacionales. Este grupo les permitió generar una red de apoyo emocional y cuidado para sus hijos mientras ellas se enfocaban en sus estudios. El grupo fue fundamental para mantenerse motivadas y superar los desafíos del camino hacia la graduación.

La importancia de las redes

Claudia nos cuenta cómo al regresar a su país después de terminar su doctorado, se encontró con una realidad completamente diferente donde colaborar e investigar era un verdadero desafío. Fue entonces cuando las redes llegaron a su vida a través de Facebook. Junto con otras mujeres científicas que habían regresado de sus estudios en el extranjero, formaron la Red Ecuatoriana de Mujeres Científicas, luchando por mayor equidad en las ciencias.

Esta red ha sido fundamental para encontrar su voz y empoderarse como científicas en un entorno adverso. A pesar de los obstáculos, Claudia destaca que si ponemos en una balanza las cosas buenas y nuestras derrotas, siempre lo bueno será la red que nos motiva, protege y empodera.

Leer también:  Humanizando la inteligencia artificial: Descubre cómo evitar los sesgos humanos en la IA

El efecto Flanagan

Claudia nos habla del “efecto Flanagan”, que surge en los deportes, específicamente en el maratón. Shalane Flanagan fue la primera mujer en ganar la maratón de Nueva York después de 40 años. En lugar de querer vencerla, otras mujeres corredoras decidieron analizar una nueva estrategia: buscar un objetivo colectivo donde no importe quién gana, con tal de que una del grupo lo logre. Descubrieron que Flanagan brillaba no solo con sus propios logros, sino también con los logros del equipo.

Este efecto nos enseña la importancia de rodearnos de personas que nos ayuden a avanzar más lejos y juntos. Así como los gansos y las gaviotas toman turnos para liderar y comunicarse entre sí, debemos buscar a aquellas personas que comparten nuestros objetivos y creen en ellos tanto como nosotros.

Fortaleciendo nuestras redes

Claudia nos anima a generar redes fortalecidas buscando personas con metas similares a las nuestras. Nos invita a aprender de diferentes perspectivas, entender nuestras fortalezas y debilidades, y saber que hay veces en las que podemos trabajar mejor con unas personas que con otras sin dejar de aportar al objetivo común.

También menciona cómo las redes están presentes todo el tiempo en nuestras vidas: desde nuestra familia hasta el colegio o la universidad. Sin embargo, muchas veces no les damos la importancia necesaria ni sabemos cómo fortalecerlas adecuadamente.

El valor de la colaboración

Claudia destaca que actualmente la individualidad es premiada en nuestra sociedad, especialmente en el ámbito académico. Sin embargo, las investigaciones demuestran que cuando hay más colaboración, el impacto de los resultados es mucho mayor. Incluso en el área académica, un trabajo con mayor colaboración puede tener hasta un 30% más de citas.

Leer también:  Descubriendo lo inesperado: las matemáticas innatas y divertidas

Nos invita a abrirnos a colaborar y aprovechar las redes de contactos que tenemos a nuestro alrededor. Nos anima a sentarnos al lado de personas desconocidas en eventos y reuniones, a participar activamente en grupos de investigación y a ampliar nuestras redes sociales y profesionales.

La charla de Claudia Segovia nos recuerda la importancia vital de la colaboración y el poder transformador que tienen las redes en nuestras vidas. A través de su experiencia personal y ejemplos inspiradores como el efecto Flanagan, nos muestra cómo trabajar juntos nos lleva más lejos, superando nuestras limitaciones individuales.

Así que te invito a reflexionar sobre tus propias redes y cómo puedes fortalecerlas. Busca personas con metas similares e intereses compartidos, aprende de diferentes perspectivas y no tengas miedo de colaborar. Recuerda: volamos más lejos cuando volamos juntos.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.