Descubre el arte culinario saludable con la cocina viva

Hola amig@! ¿Sabías que he estado viendo una charla TED superinteresante? El ponente es una experta en alimentación viva y promoción de la salud a través de una alimentación integral. Y vaya si he aprendido cosas nuevas! En mi artículo te contaré todo lo que he aprendido para que también tú puedas beneficiarte de este conocimiento. No te lo pierdas!

Hola, ¿cómo estás? Hoy quiero compartir contigo algo que me ha dejado realmente sorprendido. Acabo de ver un video de una charla Tedx muy interesante sobre la importancia de nuestra microbiota intestinal y cómo podemos nutrirla adecuadamente para mejorar nuestra salud en general. La charla fue presentada por Danelia Herrera, quien nos reveló datos impactantes sobre los microorganismos que habitan en nuestro cuerpo.

La increíble población de microorganismos en nuestro cuerpo

¿Sabías que en nuestro cuerpo se alojan 2500 veces la población de habitantes que se encuentran en el planeta tierra? ¡Es asombroso! Resulta que tenemos alrededor de 100 billones de microorganismos dentro de nosotros, incluyendo virus, bacterias, parásitos, hongos y levaduras. Pero lo más sorprendente es que el 85% de estos microorganismos se encuentra en nuestro intestino grueso. Se conoce como microbiota intestinal y cumple diversas funciones vitales para el buen funcionamiento de nuestro organismo.

La microbiota intestinal y su relación con la salud digestiva

Nuestra microbiota intestinal juega un papel fundamental en nuestra salud digestiva. Nos ayuda a absorber nutrientes y sintetiza vitaminas esenciales para nuestro organismo, como la vitamina K, necesaria para el proceso de coagulación sanguínea. Además, actúa como un escudo protector para nuestro sistema inmunológico y se mantiene alerta ante posibles patógenos dañinos.

Leer también:  Gestión del patrimonio: Fortalece tu conexión cultural

La conexión entre el intestino grueso y el cerebro

Uno de los aspectos más impresionantes que menciona Danelia en su charla es la conexión directa entre nuestro intestino grueso y nuestro cerebro. Resulta que el 90% de la serotonina y la dopamina, conocidas como las hormonas de la felicidad, se producen en nuestro intestino grueso. ¿Te ha pasado alguna vez que ciertos alimentos te generan emociones? A mí sí me ocurre. Cuando consumo alimentos de buena calidad, me siento feliz y con energía. Pero cuando estoy bajo estrés o paso mucho tiempo sin comer, puedo sentirme muy enojado. Incluso mis amigos pueden dar fe de que cuando tengo hambre, me pongo furioso.

Alimentos para nutrir nuestra microbiota intestinal

Luego de conocer todos estos datos fascinantes sobre nuestra microbiota intestinal, surge una pregunta importante: ¿cómo podemos nutrirla adecuadamente? Según un estudio realizado por la Asociación Internacional de Prebióticos y Probióticos y publicado en la revista Nature en 2018, existen dos grandes grupos de alimentos que nos ayudan a mantener el equilibrio en este ecosistema tan vital para nuestra salud.

Alimentos prebióticos

Los alimentos prebióticos son aquellos presentes en vegetales frescos, frutas frescas, germinados, granos y semillas (preferiblemente provenientes de suelos orgánicos). Estos alimentos contienen una fibra especial conocida como fibra prebiótica. Esta fibra pasa intacta por todo el proceso digestivo hasta llegar a nuestro intestino grueso donde se convierte en un banquete para nuestros habitantes microscópicos. Es importante destacar que debemos evitar los alimentos procesados y llenos de aditivos artificiales, como colorantes, saborizantes, harinas refinadas, azúcares y jarabe de maíz de alta fructosa. Estos aditivos son perjudiciales para nuestra microbiota intestinal.

Leer también:  El poder transformador de la música: cómo romper barreras y cambiar vidas

Alimentos probióticos

Los alimentos probióticos son aquellos que se someten a procesos de fermentación y generan microorganismos beneficiosos para nuestra salud. Aquí es importante aclarar que el yogurt no es el único alimento con microorganismos probióticos que podemos consumir diariamente. Existen muchos otros alimentos fermentados deliciosos y nutritivos. Por ejemplo, el pan de masa madre, las cervezas y vinos fermentados, los quesos madurados y productos derivados de la fermentación del café y el cacao.

Conclusión: alimenta tu microbiota intestinal

Después de escuchar esta charla tan reveladora sobre nuestra microbiota intestinal, he aprendido la importancia crucial de nutrir adecuadamente a más de 100 billones de microorganismos que habitan en nuestro cuerpo. Consumir vegetales frescos, granos y semillas ricos en fibra prebiótica, así como probar diferentes alimentos fermentados nos brinda grandes beneficios para nuestra salud en general.

Nuestra microbiota intestinal es fundamental para nuestra salud digestiva e inmunológica. Existen dos grupos principales de alimentos que nos ayudan a mantener un equilibrio adecuado en este ecosistema: los alimentos prebióticos, ricos en fibra y presentes en vegetales frescos y frutas; y los alimentos probióticos, que se someten a procesos de fermentación. Alimentar nuestra microbiota intestinal nos brinda digestiones felices, un sistema inmunológico fortalecido y la producción de hormonas que nos generan felicidad.

Así que ya sabes, ¡no olvides nutrir a tus microorganismos! Tu salud te lo agradecerá.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.