Descubre el Arte de la Fotografía de Calle

En esta era de ‘selfies’ y redes sociales, a menudo se nos olvida la esencia misma de la fotografía: el Arte. Pero Alan Munguía, un apasionado de la fotografía, nos brinda un homenaje a través de su charla en TEDx. Acompáñame mientras descubro lo que he aprendido de su charla y cómo podemos reconectar con el Arte en la fotografía. ¡No te

Hace poco tuve la oportunidad de ver una charla TEDx muy interesante sobre el poder de la fotografía en nuestras vidas. El orador, Alan Munguía, nos invita a reflexionar sobre cómo los recuerdos y las memorias están intrínsecamente ligados a las imágenes que capturamos a lo largo del tiempo.

Nuestros recuerdos y el poder de la imagen

Munguía comienza su charla haciendo una pregunta intrigante: ¿Cuál es nuestro último recuerdo? Nos resulta fácil recordar eventos que ocurrieron hace poco tiempo, pero ¿qué pasa con nuestros primeros años de vida? A medida que crecemos, nuestra mente va formando conexiones neuronales que se convierten en conocimiento y recuerdos. Sin embargo, muchas de estas conexiones no son lo suficientemente fuertes como para perdurar en nuestra memoria.

El orador nos revela un dato sorprendente: aproximadamente el 85-90% de nuestro aprendizaje es visual. Somos seres visuales por naturaleza, y esto ha sido evidente a lo largo de la historia. Desde los tiempos prehistóricos, hemos utilizado imágenes para plasmar nuestra realidad y transmitirla a futuras generaciones. Las pinturas rupestres en las cavernas son un claro ejemplo de ello.

Leer también:  Del Modelado 3D a la Pasarela: Descubre el Fascinante Mundo de la Animación

Con el avance tecnológico, hemos reemplazado nuestros ojos por lentes, nuestro nervio óptico por sensores y nuestras pupilas por diafragmas. La tecnología nos ha permitido capturar momentos con mayor facilidad y rapidez. Sin embargo, también nos ha llevado a perder un poco la conciencia sobre el valor de cada fotografía que tomamos.

El cambio en la forma de tomar fotografías

Munguía nos invita a reflexionar sobre cómo ha cambiado nuestra forma de tomar fotografías. Antes, cuando utilizábamos cámaras de rollo, el proceso era mucho más lento y complicado. Teníamos que comprar un rollo, ajustar la apertura, velocidad y sensibilidad, y solo teníamos 24 o 36 fotos para capturar nuestros recuerdos.

Hoy en día, gracias a los dispositivos inteligentes y sus potentes cámaras, hemos perdido un poco la conciencia sobre todo el proceso mecánico que hay detrás. Tomamos fotos constantemente de nosotros mismos: comiendo, de vacaciones e incluso viéndonos en el espejo. Nos hemos convertido en protagonistas principales de nuestras propias imágenes.

Munguía nos hace una pregunta interesante: ¿qué es lo que realmente estamos fotografiando? ¿Qué queremos plasmar e imprimir en nuestras imágenes? Nos invita a buscar algo más profundo y significativo detrás del simple acto de tomar una foto. La calle se convierte en su fuente principal de inspiración: personajes interesantes, ambientes únicos y arquitectura fascinante están esperando ser capturados por nuestra lente.

La calle como fuente inagotable

El orador comparte algunas experiencias personales donde encontró verdaderas joyas al explorar las calles con su cámara. Desde retratos nostálgicos hasta momentos surrealistas, Munguía descubrió que la calle le entregaba mucho más que simples fotografías. Le entregaba historias, emociones y reflexiones.

Leer también:  Explorando la Fantasía de los Seres Mitológicos de Argentina

La fotografía se convirtió en una herramienta de creación para él. Inspirado por el famoso escritor mexicano Juan Rulfo, comenzó a crear personajes y ambientes a partir de las imágenes que capturaba en la calle. La fotografía se fusionó con la escritura, generando una nueva forma de expresión artística.

El poder de la imagen más allá de la fotografía

Munguía nos muestra cómo la imagen no solo se limita a la fotografía. En otros campos artísticos como la pintura hiperrealista o el estudio arquitectónico, las imágenes son fundamentales para plasmar detalles y transmitir emociones.

El orador nos invita a tres cosas: volver a los inicios utilizando cámaras análogas para enseñar a las nuevas generaciones sobre el valor de tomar una imagen; pensar y sentir antes de tomar una foto, buscando algo más profundo y significativo detrás de cada captura; utilizar la fotografía como complemento en nuestras profesiones, hobbies o vida diaria.

La charla TEDx de Alan Munguía nos hace reflexionar sobre el poder que tienen las imágenes en nuestra vida cotidiana. Nos invita a ser conscientes del valor que cada foto tiene y cómo puede influir en nuestros recuerdos futuros. La calle se convierte en un escenario lleno de oportunidades para capturar momentos únicos e inspiradores. Más allá del simple acto de tomar una foto, podemos utilizar esta herramienta como medio para crear historias, generar empatía y transmitir mensajes poderosos. Así que la próxima vez que tomes una foto, piensa en cómo quieres ser recordado y deja que tu creatividad e imaginación se desaten.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.