Descubre el poder de la desnudez y la autoaceptación

Imagínate tener una amiga que haya visto todas las charlas TED posibles y ahora quiere compartir contigo todo lo que ha aprendido en un artículo. Pues bien, esa amiga soy yo! Recientemente vi una charla TED muy interesante y ahora me dispongo a explicarte y resumir todo lo que he aprendido en unas pocas líneas, así que sigue leyendo para descubrir algo realmente fascinante.

Hoy quiero compartir contigo algo que he aprendido a lo largo de mi vida, algo que descubrí mientras era gimnasta. La gimnasia es un deporte exigente y disciplinado, en el cual podemos aprender muchas cosas buenas. Pero también vivimos con miedo. No me refiero al miedo de realizar acrobacias arriesgadas, sino al miedo a hablar, al miedo a denunciar injusticias y abusos por parte de nuestros entrenadores.

Recuerdo una vez cuando era pequeña, estaba en la viga de equilibrio y tenía mucho miedo de hacer un ejercicio nuevo. Mi entrenadora se cansó de verme dudar y finalmente me agarró del cabello y me obligó a hacerlo mientras me insultaba y golpeaba. Me sentí humillada e impotente. Este fue mi primer encuentro con el abuso en la gimnasia.

El miedo es una especie de desnudez con la que las gimnastas nos enfrentamos diariamente. Pero también todos los seres humanos experimentamos diferentes tipos de desnudez emocional, como la vergüenza.

La vergüenza es esa sensación incómoda que nos invade cuando tropezamos en público o cometemos algún error evidente frente a los demás. Recuerdo una vez cuando estaba terminando un entrenamiento previo a unos Panamericanos, fui abusada por uno de los entrenadores en un momento en el que pensé estar sola en uno de los cubículos.

Leer también:  Rompiendo el estigma: cómo cuidar nuestra salud mental

Esa experiencia fue difícil para procesarla y aún más difícil compartirla con alguien más debido al sentimiento angustiante de culpa y vergüenza que experimenté. Me sentía desnuda, expuesta a los ojos críticos de la gente sin que supieran lo que realmente estaba viviendo.

Pero la vergüenza también puede ser una gran maestra. Nos muestra nuestras debilidades y nos impulsa a superarlas, nos ayuda a quitarnos esa venda de los ojos y demostrarnos lo valientes que somos.

Después de retirarme de la gimnasia, comencé a vivir como cualquier persona normal. Me enamoré por primera vez y me entregué completamente a esa relación. Pero nuevamente fui víctima de abuso, esta vez en forma de celos, insultos y maltrato. Me sentí sola y desprotegida.

La gente comenzó a juzgarme sin conocer mi verdadera situación. Sentí vergüenza porque me veían como una persona desordenada, promiscua y fracasada. Lloraba todos los días mientras estaba embarazada y me atormentaba con pensamientos negativos sobre mí misma.

Hasta que finalmente toqué fondo y decidí cambiar mi mentalidad. Ya no permitiría ser abusada ni vivir con miedo ni mantenerme callada. Fue en ese momento en el que me descubrí desnuda emocionalmente, enfrentando mis miedos e inseguridades.

A partir de ahí, decidí ser yo misma en todas las áreas de mi vida. Ya no buscaba complacer a la gente ni aparentar algo que no era. Y gracias a eso logré grandes cosas: participé en un reality show deportivo, abrí mi propia academia de gimnasia y fundé una empresa de artículos deportivos.

Quiero compartir contigo una historia que me gusta mucho. Un profesor cometió un error frente a sus alumnos y en lugar de ocultarlo, admitió su equivocación para enseñarles cómo se comporta el mundo. Muchas veces acertamos y nadie lo nota, pero cuando nos equivocamos, la gente se fija en eso. Así es la vida.

Leer también:  El poder de la empatía para superar estereotipos

Yo también cometí errores, pero finalmente decidí ser yo misma y dejar de buscar la aprobación de los demás. Eso me permitió encontrar mi verdadero camino y alcanzar mis metas.

A lo largo de mi vida como gimnasta, mujer, madre y emprendedora he aprendido que el miedo y la vergüenza son formas de desnudez emocional con las que todos nos enfrentamos. Pero si somos capaces de superarlos, podemos convertirnos en personas más fuertes y valientes.

No tengas miedo de expresarte ni te avergüences por ser quien eres. Aprende a aceptar tus vulnerabilidades y conviértelas en fortalezas. Descubre qué es lo que te hace sentir desnudo emocionalmente para entenderlo mejor y cambiarle el significado.

Sé tú mismo sin temor a estar desnudo emocionalmente porque ahí radica tu verdadera fortaleza.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.