Descubre el poder del amor propio

¿Cuál es la herramienta más valiosa que poseemos como seres humanos? Descúbrelo en esta charla de TEDx y acompáñame en este viaje de descubrimiento y aprendizaje. ¡No te lo puedes perder!

¡Hola! Hoy quiero compartir contigo algo que acabo de descubrir en un video TEDx que vi. Se trata de una charla muy interesante de Magally Prezza, en la cual reflexiona sobre el concepto de belleza interior y exterior. Me pareció tan reveladora que no puedo esperar para contarte todos los detalles.

¿Qué es lo que realmente importa?

Seguramente has escuchado muchas veces la frase “lo de afuera no importa, es lo de adentro lo que cuenta” o “la belleza interior es más importante que la belleza exterior”. Estas frases nos han sido transmitidas a lo largo de nuestra vida, ya sea por nosotros mismos al intentar consolar a alguien inseguro sobre su apariencia, o por alguien más cuando nos sentimos un poco bajos de ánimo.

Pero ¿alguna vez te has preguntado quién inventó estas frases? ¿De dónde provienen? En realidad, a lo largo de la historia se nos ha enseñado a enfocarnos en cosas más profundas y valiosas, dejando atrás las cosas superficiales como el cuerpo. Nos han dicho que somos tierra y en tierra nos convertiremos.

Belleza interior: mente y corazón

Cuando hablamos de belleza interior, definitivamente no estamos hablando sobre nuestras venas o nuestro páncreas. Comencemos por la mente, nuestra herramienta creativa y aquella que nos permite resolver los retos a los que nos enfrentamos día a día. Se supone que debemos aprender a distinguir entre pensamientos bellos y aquellos que no lo son. Según estudios científicos, nuestra mente genera cerca de 60 mil pensamientos al día. ¡Increíble, ¿verdad?!

Leer también:  Descubre cómo gestionar el estrés y cultivar tu bienestar

Pero, ¿qué pasa con el corazón? El corazón es nuestra herramienta para sentir y conectar con otros seres humanos. También se nos ha dicho que debemos aprender a distinguir entre los sentimientos más bellos que nos llenan de alegría y aquellos que no lo son tanto, como la frustración o la tristeza. Sin embargo, ¿recuerdas haber aprendido sobre inteligencia emocional en la escuela? Es muy probable que no.

La importancia de cuidar lo de afuera

Entonces, si lo que realmente importa es nuestro interior, ¿por qué nos afecta tanto cuando no nos gusta lo que vemos en el espejo? ¿Por qué nuestros movimientos y palabras se vuelven tímidos e inseguros cuando no estamos contentos con nuestra apariencia?

Es cierto que hemos sido enseñados a creer que cuidar lo de afuera es banal y superficial. Pero déjame contarte algo: esto es algo por lo que muchas personas pasan hoy en día. Incluso yo misma he experimentado esa sensación durante muchos años.

Durante los primeros 20 años de mi vida, cada vez que me veía al espejo sentía odio hacia mí misma. Odiaba mi cabello, mi piel, mi cara, mi cuerpo… Todo era motivo para maldecirme internamente. Puedo decirte con certeza que viví mis primeros 30 años siendo una persona sumamente insegura mentalmente, emocionalmente y físicamente.

A pesar de tener una actividad en la que estaba expuesta al público constantemente, me sentía hipócrita al aparentar una seguridad y perfección que nunca tuve. A los 35 años fracasé sentimentalmente, a los 38 toqué fondo laboralmente y a los 40 sentí que tocaba fondo en todos los aspectos de mi vida.

Leer también:  Descubre tu detonador interno para emprender

El despertar

Fue en ese momento cuando me di cuenta de dos cosas muy importantes. Primero, permitimos que nos afecten los comentarios y buscamos la aprobación de quienes nos rodean, especialmente de nuestra familia y amigos. Nos preocupamos por hacerlos sentir orgullosos de nosotros mismos, pero ¿nos sentimos orgullosos de nosotros mismos?

Segundo, damos lo mejor de nosotros a las personas que amamos o por quienes nos enamoramos. Les brindamos las mejores palabras, caricias y tiempo. Pero cuando se trata de darnos eso mismo a nosotros mismos… ¡oh! Ahí es cuando fallamos.

Durante muchos años me olvidé de cuidarme a mí misma. Ignoré todos los mensajes que mi cuerpo me enviaba para descansar o comer adecuadamente porque el trabajo era lo primero. Me convertí en una workaholic obsesionada con dar prioridad al trabajo sobre mi propia salud física y emocional.

El camino hacia el amor propio

Pero déjame decirte algo: después de cinco años hablándole a mi cuerpo como si fuera alguien más, tratándolo con amor y respeto, he descubierto algo maravilloso. Si te amas y te aceptas tal como eres, si te hablas con cariño y te tratas como mereces, eso se reflejará en tu apariencia física.

Descubrí que cuidar lo de afuera no es superficial ni banal. Nuestro cuerpo nos acompañará todos los días de nuestra vida, por lo tanto, deberíamos amarlo y honrarlo. No podemos existir sin él. Cuidar nuestro cuerpo es una forma de manifestar el amor propio.

Recuerda que lo de adentro no es más importante que lo de afuera. Ambos son igualmente importantes y están conectados entre sí. Tu apariencia física es solo un reflejo del orden y amor propio que tienes en tu interior.

Leer también:  El Poder de la Transformación Personal: Una Historia Inspiradora

Amar y aceptarse a uno mismo implica atender responsablemente las tres herramientas que nos fueron dadas para transitar este maravilloso camino llamado vida: nuestra mente, nuestro corazón y nuestro cuerpo.

No creas todo lo que te he dicho hoy, simplemente soy una mujer que ha aprendido estas lecciones después de muchos años viviendo insegura e insatisfecha con su apariencia. Pero ahora sé que cuidar mi cuerpo no es superficial ni banal; es una forma de honrarme a mí misma y manifestar la belleza interior que llevo dentro.

Así que la próxima vez que te veas al espejo, pregúntate: ¿te gusta lo que ves? Si la respuesta es sí, ¡felicidades! Sigue amándote y aceptándote tal como eres. Y si la respuesta todavía no es tan positiva, recuerda: puedes moldear tu cuerpo a tu voluntad y ya tienes las herramientas para hacerlo. ¡Comienza a tratarte con amor y respeto, y verás cómo todo cambia!

Recuerda que eres hermoso tal como eres, tanto por dentro como por fuera.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.