Descubre la conexión entre pasado y presente en los museos

Descubre los secretos detrás de la curaduría en los museos de memoria y la importancia de una visión plural y diversa del pasado. ¡No te lo pierdas!

Hace muchos años, visité un museo que cambió mi vida. Fue el Museo de Ciencias de la ciudad de Boston y una exhibición en particular me dejó impactado. Se titulaba “Matemáticas: el mundo de los números más allá”. Aunque nunca fui bueno en matemáticas, decidí aventurarme y visitarla. Y para mi sorpresa, por primera vez en mi vida a los 25 años, logré entender conceptos matemáticos que nunca había comprendido en el colegio.

Creo que la clave fue que me presentaron estos conceptos en un lenguaje que podía entender: el lenguaje del diseño y la plastilina. Como diseñador, pude conectar con el contenido de la exhibición a través de las formas y las representaciones visuales. Salí del museo sintiéndome como “Alicia en el país de las maravillas”.

Dos meses después, comencé a trabajar para una firma de diseño en Washington especializada en el diseño de museos. Cuando le conté esta experiencia a mi jefe, Roberts Tabler, él me reveló algo interesante. Resulta que esa exhibición fue la primera que él había diseñado cuando trabajaba para Chermayeff & Geismar & Haviv Design Studio.

Chermayeff & Geismar & Haviv es reconocido como uno de los estudios más importantes del siglo XX dentro del ámbito del diseño. Y Roberts me compartió algo aún más sorprendente: las matemáticas son para los museos lo que películas como Titanic son para el cine.

Esta exhibición fue tan popular y poderosa que inspiró la creación espontánea de clubes de matemáticas entre sus visitantes. Y lo increíble es que, 58 años después, esta exhibición sigue siendo mostrada en varios museos de Estados Unidos.

Leer también:  Resiliencia a través del teatro: cómo transformar desafíos

Fue a partir de esa experiencia que me adentré en el maravilloso mundo del diseño de museos. Junto con mi socia, creamos nuestra propia firma llamada Office of James California. A lo largo de los años, hemos desarrollado numerosos proyectos y quiero compartir tres ideas básicas que he aprendido en este fascinante campo.

La primera idea es que los museos no solo informan o educan, sino que también inspiran. La inspiración es clave para despertar el interés de las personas en aprender algo nuevo. Un museo brinda la oportunidad de interactuar con objetos, conversar con otros visitantes y sumergirse en una narrativa inmersiva.

El diseño de una narrativa es fundamental para dar relevancia a los objetos expuestos. Es importante recordar que un museo dice tanto por lo que exhibe como por lo que no exhibe. Además del diseño narrativo, nos apoyamos en disciplinas como el arte, el diseño, las ciencias sociales y la administración para crear experiencias impactantes.

La segunda idea se relaciona con la interpretación histórica dentro de los museos. Los objetos expuestos deben ser interpretados a la luz del presente para ser relevantes para las nuevas generaciones. Un buen ejemplo es el caso de los moais en Isla de Pascua.

Estas gigantescas estatuas representan líderes ancestrales de la cultura Rapa Nui y son producto de una sociedad al borde del colapso ecológico debido a la tala indiscriminada de árboles. Sin embargo, su significado ha sido tergiversado por interpretaciones erróneas en algunos museos.

Es responsabilidad de los museos revelar evidencias y diferentes puntos de vista para construir una memoria colectiva. La memoria tiene el poder de provocar actos constructivos o destructivos, por lo que es fundamental interpretar los eventos históricos a la luz del presente.

Leer también:  Descubriendo la Colombia inexplorada: Transformando la sociedad y sanando heridas a través de la fotografía

La tercera idea se basa en el poder transformador de los museos. Un museo puede cambiar corazones y mentes al generar emociones y experiencias significativas. Como dijo Maya Angelou, la gente olvidará lo que dijiste o hiciste, pero nunca olvidará cómo les hiciste sentir.

En resumen, los museos son mucho más que lugares educativos. Son espacios inspiradores que generan diálogos, revelan evidencias y transforman nuestra forma de ver el mundo. A través del diseño narrativo, la interpretación histórica y la creación de experiencias impactantes, los museos tienen el potencial de influir en nuestras vidas y en las futuras generaciones.

Así que la próxima vez que visites un museo, recuerda abrir tu mente y dejarte llevar por la magia de las exhibiciones. Permítete ser inspirado, desafiado e incluso sorprendido por lo que descubras allí. Porque al fin y al cabo, como dijo César Zapata en su charla TEDx: “Los museos no solo informan o educan; también inspiran”.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.