Descubre la verdad detrás de nuestras palabras

Descubre en mi próximo artículo las enseñanzas de un escritor bilingüe talentoso y divertido que te sorprenderá. ¡No te lo pierdas!

Hoy quiero hacer una confesión: he mantenido una doble vida. Por un lado está José Hándal, el hombre de negocios, catedrático universitario y hasta donante de la Cruz Roja. Por otro lado está J.H Bográn, el escritor, miembro de asociaciones profesionales como Autores G.O.E.S o la International Thriller Riders. Uno con una carrera profesional y otro como un pasatiempo.

Pero ese no era el plan original. De joven pensé que iba a conquistar el mundo con mis historias. Y cuando terminé el colegio, descubrí que no había una carrera universitaria para eso. Estaban Letras o Idiomas, pero más orientados a la docencia. Así que terminé matriculado en esta universidad en la siempre popular Administración de Empresas.

Una conversación reveladora

En mi primer año me acerqué a un catedrático y le dije: “Me gusta escribir”. “Qué bueno”, me respondió él. “Como escritor latinoamericano tienes que seguir las corrientes actuales: escribe realismo mágico como Gabriel García Márquez, escribe en contra de las transnacionales como Ramón Amaya Amador, escribe historias que muestren la inequidad del hombre”. Pero a mí me gustaban las historias de misterio y acción.

Entonces este profesor me dijo algo que me marcó profundamente: “Deja de escribir niñerías y mejor escribe literatura”. Pero ¿qué es literatura? Bueno, una novela literaria es de un nivel muy alto, con palabras poco usuales y cuyo enfoque principal es el lenguaje. La belleza está en el cómo contar la historia.

Leer también:  Revelación y emprendimiento: el viaje hacia el éxito

Por otro lado, una novela comercial sigue un argumento y tiene un final bien definido. En este tipo de escritos, el objetivo principal es resolver o descubrir un crimen, rescatar a una princesa o puede ser un amor entre jóvenes. El lenguaje pasa a ser una herramienta para contar la historia.

La mayoría de los escritores hondureños le apuntan a lo literario y hasta hace muy poco entran en el género comercial. Si lo comparamos con el cine, podríamos decir que las novelas literarias se comparan a películas como “La lista de Schindler” o “El discurso del rey”, son las que generalmente se ganan el Óscar a la Mejor Película. Mientras que entre las comerciales tenemos cualquier película de Marvel como “The Avengers” o de la serie “Duro de matar”.

Decepciones y nuevos caminos

El punto es que yo quería escribir sobre espías y ladrones, y el profesor quería que escribiera otro “Cien años de soledad”. Me decepcioné mucho, pensé que mis historias no valían la pena y dejé de escribir por mucho tiempo.

Desarrollé una carrera en las maquilas y me convertí en un ejecutivo exitoso. Actualmente trabajo con una ONG internacional. Pero cuando volví a escribir, lo hice como un pasatiempo.

Pasatiempos: más que solo diversión

Según la Real Academia Española, un pasatiempo es una actividad en la que se gasta un tiempo de ocio. Es decir, es una actividad en la que no esperamos tener una remuneración económica o que nos genere una ganancia.

Todos tenemos un pasatiempo, un hobby. Algunos leen, a otros les gusta correr, hay quienes coleccionan estampillas postales. Los pasatiempos nos dejan algo. Siempre leer nos da conocimiento, correr nos da salud y coleccionar estampillas postales nos da felicidad. Y esa es la mejor recompensa de un pasatiempo: la felicidad.

Leer también:  Resuena: Juntos por nuestra casa común - Descubre cómo cambiar el mundo a través de pequeñas acciones

Como escribir ya era un pasatiempo para mí, ya no tenía la presión por convertirme en un escritor famoso o que mis novelas se vendieran más que las de Harry Potter. Así que me dediqué a desarrollar el arte de escribir, a aprender cómo contar historias.

Capturando ideas

Una de las cosas que aprendí fue cómo desarrollar las historias. Capturar una idea es importante porque es el punto de inicio de un proceso creativo que termina en una novela o en un cuento.

Una manera de desarrollarlos es contestando la pregunta: “¿Qué pasaría si…?”. Veamos algunos ejemplos:

  • ¿Qué pasaría si un extraterrestre llega a la Tierra y de niño y luego quiere salvar el planeta? Así surgió Superman.
  • ¿Qué pasaría si una mujer decide usar su inteligencia para resolver crímenes? Eso fue lo que hizo Ágatha Christie con su detective favorito, la señora Marple.

En una ocasión, mientras le daba de comer a uno de mis hijos, le cayó leche sobre el labio formando un bigote. Le hice la broma a mi esposa: “Este parece el nieto de Adolfo Hitler”. Y esa idea se convirtió en la novela “Heredero del mal”. Este año será publicada en inglés bajo el título “Eruptivo”. Escribo en inglés porque el género comercial es muy popular en otros países y mis historias han circulado a través de varios países en tres continentes bajo el seudónimo de J.H Bográn.

He sido el escritor de cinco novelas, de series de televisión, guiones para cine y columnas de opinión en diarios y revistas. Fui el primer escritor hondureño en publicar un libro electrónico en 2006. Pero todo comenzó como un pasatiempo.

Leer también:  Liderazgo compartido: el antídoto para trascender en sistemas y organizaciones

De pasatiempo a carrera

A veces creemos que nuestros sueños son imposibles y los matamos antes de cumplirlos. Pero vean mi ejemplo: este pasatiempo, este hobby, se convirtió en una carrera alterna. Ahora hasta me pagan por escribir.

Espero que me crean porque jamás digo mentiras… solo las escribo.

A lo largo del video hemos visto cómo José Hándal ha llevado una doble vida como hombre de negocios y escritor. Inicialmente frustrado por no encontrar una carrera universitaria relacionada con su pasión por las historias de misterio y acción, decidió seguir el consejo de un profesor y enfocarse en la literatura. Sin embargo, esta presión por escribir obras “literarias” lo llevó a abandonar su pasión por un tiempo.

Con el paso del tiempo, José redescubrió su amor por la escritura como un pasatiempo, sin la presión de convertirse en un escritor famoso o tener éxito comercial. Aprendió a desarrollar historias capturando ideas y explorando diferentes escenarios con la pregunta “¿Qué pasaría si…?”. Estas ideas se convirtieron en novelas exitosas que han circulado internacionalmente bajo el seudónimo de J.H Bográn.

Lo más importante es que José nos enseña que nuestros sueños pueden convertirse en realidad si los perseguimos con pasión y dedicación. No debemos dejar que las opiniones de otros nos desanimen o limiten nuestras aspiraciones. Incluso los pasatiempos pueden transformarse en carreras exitosas si les damos el espacio y el tiempo necesario para crecer.

Así que no tengas miedo de seguir tus sueños, incluso si parecen imposibles al principio. Recuerda: todos tenemos una doble vida esperándonos, solo necesitamos darle una oportunidad.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.