Descubre la visión artística de Hugo Lezama: Pasión en blanco y negro

¿Sabías que el proceso de la vida es como las teclas de un piano? Suena extraño, pero es cierto. Las teclas blancas representan los momentos felices y triunfos, mientras que las teclas negras reflejan los momentos difíciles y desafíos.

Recientemente vi una charla TED increíble sobre este tema. ¡No te la puedes perder!

Descubre cómo el

Hola, ¿alguna vez has tocado un piano? Si lo has hecho, sabrás que tiene teclas negras y teclas blancas. Y así es la vida, como las teclas de un piano: con sus altibajos, sus luces y sombras. Las teclas blancas representan las virtudes, los aprendizajes, las metas alcanzadas y la felicidad. Por otro lado, las teclas negras simbolizan el miedo, la falta de conocimiento, la adversidad y la tristeza.

Un comienzo lleno de desafíos

Yo inicié mi carrera en la industria muy joven y fui muy sincero con mi madre al decirle que ya no quería seguir estudiando. Quería trabajar para crecer como persona. Así que hice diversos trabajos: fui ayudante de albañil, instrumentista e incluso pintor. Pero uno de los desafíos más importantes a los que me enfrenté fue convertirme en bombero.

Recuerdo claramente cuando me vi en un departamento lleno de peligros y riesgos. Decidí tomar un curso intensivo sobre operaciones contra incendios para poder estar preparado ante cualquier eventualidad.

El momento decisivo

Fue en ese entonces cuando ocurrió algo que cambió mi perspectiva por completo. Estaba esperando instrucciones para realizar una tarea en una planta industrial cuando se produjo una explosión inesperada.

Leer también:  Impulsa la creatividad en Colombia: rompe estereotipos y abre nuevas puertas

Mi primera reacción fue correr para salvar mi vida. Pero segundos después recordé quién era yo: ¡un bombero! Regresé rápidamente al lugar y traté de conectar mi equipo de protección, pero no pude. La frustración se apoderó de mí.

En ese momento, sentí una mano en mi hombro. Era un compañero bombero que me hizo señas para indicarme que había una persona atrapada. Juntos, logramos rescatar a esa persona con el rostro desfigurado y llevarla a recibir atención médica.

El aprendizaje y la superación

Ese suceso dejó una profunda huella en mí. Me sentía asustado e impactado por lo que había presenciado. Pero decidí convertir esa experiencia en una herramienta para aprender y crecer.

Me inscribí en numerosos cursos de capacitación y competencias relacionadas con la seguridad laboral. Gracias a mis esfuerzos y motivación surgida del miedo, ahora soy facilitador e instructor en mi empresa, encargándome de capacitar al personal en cuestiones de seguridad para evitar accidentes laborales.

Pasión por la música

Cuando era joven, soñaba con estar frente a un escenario como cantante. Tuve la oportunidad de comenzar haciendo teatro en una asociación juvenil donde realizábamos obras y eventos musicales.

Un día se nos ocurrió hacer fonomímicas imitando a artistas famosos. Llenamos un salón con espectadores ansiosos por disfrutar del show. A mí me tocó imitar al señor Emmanuel, un reconocido cantante mexicano.

Esa noche, alguien importante estuvo presente entre el público y le gustó mucho mi interpretación. Me entregó su tarjeta y resultó ser de una organización musical. Decidí ir a visitarlos y fui el único de mi grupo que se presentó.

A partir de ese momento, comencé a aprender, ensayar y prepararme para subirme al escenario como cantante. El 15 de septiembre de 1989, tuve la oportunidad de cantar por primera vez frente a un público en una presentación especial.

Leer también:  Descubre los misterios del olor histórico de las momias

Poco tiempo después, me invitaron a representar a un grupo de jóvenes rotarios en otro evento musical. Aunque esa vez no fue tan exitosa, recibí monedas arrojadas por algunos espectadores. A pesar del frío y la vergüenza, seguí cantando hasta recibir aplausos al final.

El camino hacia el éxito

Después de varios años trabajando con diferentes proyectos musicales, decidí emprender mi propio camino en el año 2000. Fue entonces cuando asumí la responsabilidad total como cantante principal y líder del grupo.

A pesar del peso y las exigencias que conllevaba esta nueva etapa, me llenaba de satisfacción ver cómo las personas disfrutaban nuestra música y salían felices después de nuestros conciertos.

Más adelante, me inspiré en los programas televisivos donde los artistas eran evaluados por su talento vocal. Aunque pensé que ya era demasiado mayor para participar en uno de ellos, decidí intentarlo igualmente.

La culminación del sueño

Me inscribí en un famoso reality show musical y puse todo mi esfuerzo y dedicación en las audiciones. Fui seleccionado y, después de varias pruebas, el 14 de octubre de 2018 tuve mi primera aparición en televisión.

Para mí, fue la culminación de un sueño que perseguí durante más de 30 años. Sentí que había alcanzado la cúspide y me gradué en ese momento como artista.

A lo largo de mi vida, he aprendido que las teclas blancas y negras del piano son esenciales para crear una melodía hermosa. De la misma manera, los momentos buenos y malos se entrelazan para formar nuestra propia sinfonía personal.

El miedo puede ser una poderosa fuente de motivación si decidimos convertirlo en herramienta para aprender y superarnos. No importa cuánto tiempo haya pasado o cuántas dificultades hayamos enfrentado; siempre hay oportunidades para seguir creciendo y alcanzar nuestros sueños.

Leer también:  Arquitectura inclusiva: repensando nuestras ciudades

No tengas miedo a tocar todas las teclas de tu piano personal. Aprende de cada experiencia, persevera ante los desafíos y sigue buscando esa música única que solo tú puedes crear.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.