Descubre los secretos del aprendizaje efectivo con esta apasionada educadora

Imagínate a una bióloga costarricense apasionada por la educación, la tecnología y la divulgación científica. Con experiencia en programas educativos de la NASA y consultora en programas STEAM para niños y docentes. Así es Virginia, una educadora de corazón que busca integrar la tecnología en el aprendizaje. Después de ver su charla TED, no pude resistirme a contarte lo

Hola, ¿cómo estás? Hoy quiero contarte sobre una charla TEDx que acabo de ver y que me ha dejado realmente impactado. El tema de la charla es la importancia de la fabricación en las experiencias de aprendizaje, especialmente en el ámbito universitario. La ponente, Virginia Aguilar, nos muestra cómo el juego y la fabricación son fundamentales para el desarrollo cognitivo y el aprendizaje desde temprana edad.

La importancia del juego y la fabricación

Aguilar comienza su charla hablando sobre sus sobrinos Emma y Tomás, quienes pasan todo el día jugando e inventando cosas. Ella nos hace reflexionar sobre cómo estos procesos son esenciales para su desarrollo cognitivo y su capacidad de aprender. Por ejemplo, cuando Emma construye un personaje animado con sus bloques, no solo está aprendiendo sobre ese dibujo animado en particular, sino que también está desarrollando habilidades motoras y espaciales.

La ponente también menciona a grandes pedagogos como Montessori, Freire, Piaget y Papert, quienes han destacado durante más de un siglo la importancia del hacer para pensar y aprender haciendo. Sin embargo, Aguilar señala que a medida que avanzamos hacia etapas educativas superiores como la universidad, estas actividades se vuelven menos visibles en nuestros sistemas formales.

Leer también:  Reinventando estereotipos: Consejos para una vida próspera y resiliente

Reivindicando la fabricación en la universidad

Aguilar plantea una pregunta fundamental: ¿cómo podemos reivindicar la fabricación en las experiencias de aprendizaje universitarias? Para ella esto implica un cambio de paradigma tanto en el sistema educativo como en nuestro imaginario social sobre la forma de aprender. La ponente nos muestra imágenes de aulas universitarias donde la enseñanza es magistral y basada en la memorización, sin espacio para la fabricación o el juego.

En su propia universidad, Aguilar y su equipo han asumido el reto de romper con esta tradición y han creado un laboratorio de aprendizaje. Este espacio se llama así porque cada día están probando diferentes formas de mejorar las experiencias de aprendizaje de los estudiantes. Se inspiran en la tendencia mundial de fabricación digital, pero se enfocan principalmente en lo que se aprende al fabricar.

Ejemplos exitosos

Aguilar comparte algunos ejemplos exitosos del uso de la fabricación en diferentes carreras universitarias. Por ejemplo, estudiantes de Administración de Aduanas utilizan objetos físicos para simbolizar conceptos aduaneros mientras resuelven casos colaborativos. Estos objetos son diseñados y fabricados por ellos mismos mediante impresión 3D, lo que les brinda una mayor significancia personal y los involucra más en el proceso.

Otro ejemplo es el caso de estudiantes de Licenciatura en Docencia, quienes programan objetos integrando computación física. Al principio pueden sentir miedo e incertidumbre, pero a medida que avanzan en la experiencia se dan cuenta del valor pedagógico que tiene aprender haciendo. Además, reflexionan sobre cómo trasladar estos fundamentos a sus contextos educativos.

En el curso de Derecho Penal, los estudiantes crean cómics digitales para explicar leyes y códigos relacionados con la disciplina. Esto rompe con la tradición de clases magistrales y les permite ser corresponsables en el ejercicio de interpretación de jurisprudencia vigente.

Leer también:  Nunca des el 100: Descubre cómo evitar el burnout y escoger tus batallas

Elementos esenciales para el aprendizaje activo

Aguilar destaca que no es necesario contar con un espacio o una tecnología específica para lograr experiencias exitosas de aprendizaje activo. Lo que realmente importa son tres elementos esenciales: lo curricular, el valor adicional que aporta la fabricación y la colaboración entre docentes y estudiantes.

Estas experiencias han sido diseñadas desde un inicio para alcanzar objetivos educativos específicos, pero también se enfocan en desarrollar habilidades como comunicar ideas, negociar, llegar a soluciones creativas y autorregular el propio proceso de aprendizaje. Además, se realizan en conjunto con los docentes a cargo de cada curso, quienes modelan y acompañan a los estudiantes en su proceso de fabricación.

La charla TEDx de Virginia Aguilar nos muestra cómo la fabricación puede transformar las experiencias de aprendizaje universitarias. A través del juego y la creación física, los estudiantes se involucran más en su proceso educativo y desarrollan habilidades fundamentales. Estas experiencias exitosas demuestran que es posible cambiar el paradigma educativo actual e implementar metodologías más activas y participativas.

Ahora entiendo que aprender haciendo no solo es importante durante nuestra infancia, sino también durante toda nuestra vida académica. Como sociedad debemos trabajar para hacer justicia a nuestros estudiantes universitarios, brindándoles las mejores condiciones posibles para aprender y desarrollarse integralmente.

Espero que este artículo haya despertado tu interés en el tema y te haya inspirado a reflexionar sobre la importancia de la fabricación en las experiencias de aprendizaje. ¡Hagamos del aprendizaje una experiencia activa, creativa y significativa!

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.