Descubriendo el potencial de la discapacidad

¿Sabías que Estefanía Segovia ha superado grandes retos en su vida? Descubre su inspiradora charla TEDx y obtén una perspectiva única sobre los derechos de las personas discapacitadas. ¡No te lo pierdas!

Hace poco tuve la oportunidad de ver una charla TEDx muy inspiradora titulada “Discapacidad y Poder” impartida por Estefanía Segovia. En esta charla, Estefanía comparte su historia personal de cómo enfrentó y superó las dificultades que surgieron a raíz de su diagnóstico de lupus eritematoso sistémico y posterior insuficiencia renal crónica terminal. Aunque al principio parecía que su mundo se derrumbaba, Estefanía encontró su verdadero poder en medio del caos.

La revelación

Estefanía era una adolescente popular, con muchos amigos y éxito académico. Sin embargo, todo cambió cuando le diagnosticaron lupus eritematoso sistémico. Esta enfermedad ataca el sistema inmunológico, confundiendo a los órganos con bacterias o virus y causando daño en todo el cuerpo. Un año después, fue diagnosticada con insuficiencia renal crónica terminal, lo que significaba que sus riñones habían dejado de funcionar por completo.

Pasar de ser una chica popular a lidiar con enfermedades graves fue un golpe devastador para Estefanía. Su autoestima se vio afectada y se sintió perdida en una nueva realidad desconocida para ella. Pero en medio de todo ese caos, descubrió algo sorprendente: su verdadero poder.

El despertar

Determinada a cambiar su situación, Estefanía decidió contarle al mundo sobre su discapacidad. A pesar del consejo contrario de los adultos que la rodeaban, se armó con papel y lápiz y comenzó a hacer una lista de las cosas que ya no podía hacer. Este fue el comienzo de un viaje introspectivo para conocerse a sí misma en profundidad.

Leer también:  La importancia de escuchar a los niños

En ese viaje de autoconocimiento, descubrió tanto cosas hermosas como aspectos menos bellos sobre sí misma. Experimentó los mismos sentimientos que todos los adolescentes atraviesan en algún momento. Pero lo más importante es que encontró su propósito: ayudar a los demás aceptando y normalizando la discapacidad.

Convertirse en activista

A medida que Estefanía se involucraba cada vez más en el tema de la discapacidad, se dio cuenta de que hablar al mundo no era suficiente. Quería marcar una diferencia real en la vida de las personas con discapacidad. Por eso decidió convertirse en activista por los derechos de este colectivo.

Comenzó a buscar opciones y propuestas para mejorar la situación de las personas con discapacidad. Se adentró en el mundo político y participó activamente en la Asamblea Nacional del Ecuador, donde conoció leyes relacionadas con la discapacidad y donación de órganos y tejidos.

Pero su lucha no terminaba ahí. Cuando ingresó a la universidad, se enfrentó nuevamente al desafío de ser una persona discapacitada en un entorno donde pocos hablaban o entendían sobre esta realidad. Sin embargo, esto solo motivó aún más a Estefanía para demostrarle al mundo que la discapacidad no debe ser motivo de miedo o discriminación.

El trasplante y el renacer

Justo cuando Estefanía estaba a punto de terminar la universidad, recibió una llamada que cambiaría su vida nuevamente. Después de tres años en lista de espera, finalmente había un donante para su trasplante de riñón. Aunque esto significaba dejarlo todo otra vez y comenzar desde cero, Estefanía sabía que era una oportunidad para vivir con más energía y continuar luchando por los derechos de las personas discapacitadas.

Leer también:  Salvemos a la Sauceda y nuestras áreas verdes: una historia de determinación y sueños cumplidos

Ahora, como directora de la Comisión de Responsabilidad Social en la Federación Universitaria y presidenta de la Asociación Ecuatoriana de Pacientes Trasplantados, Estefanía continúa trabajando arduamente para crear conciencia sobre la discapacidad y brindar apoyo a quienes lo necesitan.

La historia de Estefanía Segovia es un testimonio inspirador del poder humano para superar cualquier obstáculo. A través del dolor y las dificultades, descubrió su verdadero poder al aceptar su discapacidad e involucrarse activamente en la defensa de los derechos de las personas discapacitadas.

Su valentía y determinación son un recordatorio poderoso para todos nosotros: no importa cuáles sean nuestras limitaciones o desafíos, siempre podemos encontrar nuestra fortaleza interior y convertirnos en agentes del cambio positivo en el mundo. La adversidad puede ser nuestro catalizador para alcanzar nuestros sueños más grandes.

Así que te invito a reflexionar sobre la historia de Estefanía y preguntarte: ¿Cuál es tu verdadero poder? ¿Cómo puedes utilizar tus propias experiencias y desafíos para marcar una diferencia en el mundo?

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.