Descubriendo la conexión entre el espacio y la Tierra

¿Sabías que existe una diseñadora industrial obsesionada con la exploración aeroespacial? Sí, has leído bien. Su nombre es Isabel Torrón y ha dedicado su carrera a diseñar herramientas que fomenten la autonomía del usuario sin importar su entorno. Recientemente, tuve la oportunidad de ver su charla TED donde compartió sus experiencias como diseñadora de experiencias de usuario en el NASA Ames Research

Hace poco tuve la oportunidad de ver una charla TEDx muy interesante, en la que Isabel Torron nos habló sobre la importancia de considerar las necesidades completas de los usuarios al desarrollar sistemas y procesos. En su presentación, Isabel nos mostró cómo esta idea se aplica incluso en situaciones extremas, como en el espacio.

La importancia de considerar las necesidades del usuario

Isabel comenzó su charla destacando que todos nosotros vivimos y experimentamos diferentes condiciones físicas y emocionales a lo largo de nuestras vidas. Sin embargo, existe una realidad totalmente diferente para aquellos que se encuentran en el espacio. Estos astronautas no saben qué es arriba o abajo, todo flota a su alrededor a 27.600 kilómetros por hora.

Lo que me llamó especialmente la atención fue darme cuenta de que estas personas están expuestas a una realidad completamente distinta en cuestión de minutos. Y esto no solo afecta a los astronautas, también implica desafíos para los equipos detrás de ellos.

Leer también:  Transformación de la democracia en la era digital

Sistemas y procesos para satisfacer necesidades

Isabel explicó cómo independientemente del lugar donde nos encontremos, las necesidades humanas básicas son las mismas: eficiencia, salud, sueño y seguridad. Sin embargo, cuando estas condiciones naturales no existen -como ocurre en el espacio- se deben crear sistemas y procesos artificiales para satisfacer estas necesidades.

Pero aquí está el punto clave: estos sistemas deben considerar tres aspectos fundamentales: quién es el usuario (sus necesidades previas), dónde se encuentra (el contexto y los recursos disponibles) y adónde se dirige (la tecnología y las repercusiones).

El usuario: quién es y qué necesita

El primer aspecto a considerar es el usuario. ¿Quién es la persona que tiene una necesidad? Es importante comprender cómo se ha satisfecho esa necesidad en el pasado, así como las consecuencias de no cumplir con ella. Esto nos permite desarrollar sistemas que aborden todas las facetas de la necesidad del usuario.

El contexto: dónde se encuentra el usuario

El segundo aspecto a tener en cuenta es el contexto en el cual se encuentra el usuario. ¿Qué recursos tiene a su disposición? ¿Cuáles son los obstáculos que enfrenta? Además, también debemos considerar cómo afecta a otros usuarios cuando implementamos un nuevo sistema o realizamos cambios.

La proyección: hacia dónde va el sistema

Por último, debemos pensar en la proyección del sistema. ¿Cuál es la tecnología disponible para impulsarlo? ¿Cómo puede ayudar al usuario y cuáles son las posibles repercusiones de implementarlo?

Ejemplos prácticos de sistemas inteligentes

A lo largo de su charla, Isabel mencionó varios ejemplos prácticos donde este enfoque ha demostrado ser efectivo. Uno de ellos fue el sistema vital de recolección y filtración de agua en la Estación Espacial Internacional.

Leer también:  Descubre los fascinantes hallazgos en la lucha contra el cáncer

Dentro de esta estación espacial, los astronautas utilizan un sistema que recoge y filtra sus residuos líquidos para convertirlos en agua potable. Esto no solo les proporciona agua para beber, sino también agua caliente y fría para satisfacer otras necesidades, como complementar su higiene personal o calentar sus alimentos deshidratados.

Otro ejemplo que destacó Isabel fue el de una compañía fundada por una dominicana que busca centralizar los procesos gubernamentales de forma intuitiva. Esta iniciativa tiene como objetivo ayudar a los gobiernos a tomar decisiones informadas y considerar cómo afectan a los servicios públicos y a los ciudadanos.

La sostenibilidad: un factor clave

Isabel también hizo hincapié en la importancia de desarrollar sistemas y procesos de manera sostenible. Nos recordó que cuando no se crea un sistema sostenible, se generan ineficiencias y se obstaculiza el desarrollo futuro.

Un claro ejemplo de esto es la gran cantidad de fragmentos espaciales que existen actualmente debido a la exploración espacial. Estos fragmentos representan un riesgo tanto para futuras misiones como para nuestro propio planeta.

La charla TEDx de Isabel Torron nos dejó con una importante lección: al desarrollar sistemas y procesos, debemos considerar las necesidades completas del usuario. No importa si estamos en el espacio o en cualquier otro lugar, este enfoque nos permite crear sistemas más inteligentes y eficientes.

Además, debemos tener presente la sostenibilidad como factor clave. Es responsabilidad nuestra trabajar hacia soluciones que sean respetuosas con el medio ambiente y responsables hacia las necesidades presentes y futuras.

Así que la próxima vez que nos enfrentemos a un desafío, recordemos pensar en el quién, el dónde y el adónde. Solo así podremos desarrollar sistemas verdaderamente efectivos y satisfacer las necesidades de manera completa.

Leer también:  La ciberconexión en la educación: Descubre cómo la tecnología puede transformar las escuelas

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.