Descubriendo mi enfermedad a través de mi personaje: La reveladora charla TED

¿Sabías que Laia Soler, la conocida escritora, tiene un alter ego? Pues sí! Resulta que su personaje Erin, que en sus novelas sufre de ansiedad, es en realidad un reflejo de ella misma. En una charla TED, Laia nos cuenta cómo descubrió junto a Erin que también sufre de esta enfermedad y qué pueden hacer las personas que la padecen. Yo la vi y ahora te lo

¡Hola! Hoy quiero compartir contigo algo que descubrí en un video de una charla Tedx que me dejó realmente impactado. Se trata de una charla titulada “La importancia de dar nombre a la ansiedad” impartida por Laia Soler, una escritora que ha experimentado personalmente los desafíos y las dificultades de vivir con ansiedad.

Descubriendo la ansiedad

Laia comienza su charla hablando sobre cómo creció escuchando frases como “eres demasiado sensible” o “eres una exagerada”. Estas palabras hicieron que creyera que su sensibilidad era algo malo, algo que debía ocultar y del cual no debía hablar. Pero todo cambió cuando empezaron a aparecer los primeros síntomas de ansiedad en su vida.

Náuseas, vómitos, incapacidad para concentrarse, la sensación constante de que todo iba a salir mal incluso cuando todo estaba bien. Estos eran solo algunos de los síntomas con los cuales Laia tenía que lidiar día tras día. Pero lo peor llegaba cuando la ansiedad explotaba y se convertía en ataques de pánico.

Escribir como terapia

Fue durante un máster en creación literaria donde Laia recibió el encargo de escribir un cuento contando algo nunca antes revelado. Decidió hablar sobre su experiencia con la ansiedad, pero al narrarlo frente al espejo mediante una grabadora, se dio cuenta de algo sorprendente: las palabras del personaje no eran solo del personaje, sino también sus propias palabras.

Leer también:  Vivir y morir con AMOR: Aprende de un experto en cuidados paliativos

En ese momento, Laia tuvo un ataque de pánico doble: el del personaje y el suyo propio. Sin embargo, esta experiencia le permitió darse cuenta de que necesitaba ponerle nombre a lo que estaba sintiendo. Y es que sin un nombre, la realidad no existe. De la misma forma en que una tribu en Namibia tiene dificultades para distinguir el color azul debido a la falta de una palabra específica para describirlo.

La novela como terapia compartida

A raíz de su experiencia en el máster, Laia decidió hablar con sus padres, buscar ayuda profesional y comenzar una terapia. Al cabo de unos meses, encontró otra forma de desahogarse: escribiendo una novela sobre una protagonista con ansiedad, quien resulta ser su alter ego.

Antes de publicarla, Laia temía que la gente pensara que su protagonista era solo una drama queen. Pero se sorprendió gratamente cuando muchas personas se acercaron a ella diciendo: “Eres como si te hubieras metido en mi cabeza”. Incluso le agradecieron por ayudarles a identificar lo que les estaba pasando: ansiedad.

Rompamos el tabú

La charla continúa destacando cómo vivimos en una sociedad donde tenemos acceso ilimitado a información pero sabemos tan poco sobre algo tan común como la ansiedad. En España, la ansiedad ya es considerada la primera enfermedad no directamente física y se ha convertido en “la enfermedad silenciosa del siglo XXI”. Sin embargo, sigue siendo un tema tabú.

Es hora de romper el silencio. Laia nos anima a hablar sobre nuestros trastornos mentales, a abrirnos y compartir nuestras experiencias con amigos, familiares o incluso en redes sociales. Ella misma ha descubierto cómo escribir sobre su ansiedad se convirtió en una forma terapéutica no solo para ella, sino también para aquellos que la leen.

Leer también:  Descubriendo el Verdadero Significado del Amor

Conclusiones

En resumen, la charla de Laia Soler nos invita a darle nombre a lo que sentimos y vivimos. Nos recuerda que nuestra sensibilidad y nuestras emociones son parte de quienes somos y no debemos ocultarlas ni avergonzarnos de ellas. Además, nos muestra cómo compartir nuestras experiencias puede ayudar a otros que están pasando por situaciones similares.

No olvidemos nunca que siempre hay alguien cerca que necesita escuchar que no está roto y que no está solo. Así que rompamos el silencio y hablemos abiertamente sobre la ansiedad y otros trastornos mentales.

¡Gracias por leer este artículo! Espero haber transmitido adecuadamente las ideas principales de esta charla tan inspiradora e importante.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.