Desenfócate y descubre los secretos de la fotografía

¿Quién dijo que aprender no puede ser divertido? Pues prepárate, amigo mío, porque hoy te traigo una charla TED que te hará saltar de emoción. Y te lo digo yo, que me dedico a devorar todas las charlas TED que existen.

Hoy quiero compartir contigo algo que descubrí en un video de una charla Tedx. El autor, Evans Daza, plantea una interesante pregunta: ¿Qué es más importante, la música o la fotografía? Según él, la música es magia, pero la fotografía se ha convertido en algo tan relevante en nuestra sociedad que ha pasado de ser un simple hábito a casi un emblema profesional en nuestras vidas.

Evans relata cómo un amigo suyo le pidió ayuda para mejorar sus habilidades fotográficas. Le prestó su cámara y lo animó a tomar algunas fotos. Mientras observaba a su amigo intentando capturar imágenes interesantes, se dio cuenta de que él mismo podía distinguir cuándo estaba tomando una mala foto. Sin embargo, cuando finalmente vio las fotos que su amigo había tomado, se sorprendió gratamente al darse cuenta de que eran bastante buenas.

El único problema era el enfoque. Su amigo le confesó que no podía enfocar correctamente y eso era lo que dificultaba su progreso en la fotografía. ¿Pero por qué es tan importante estar enfocado? ¿Acaso uno nace con esa habilidad?

La importancia del enfoque

Evans explica esta cuestión utilizando una metáfora visual. Nos muestra una foto desenfocada y nos dice que está bien, pero luego nos muestra otra imagen donde el foco está puesto precisamente en aquello que amamos y valoramos más. Puede ser cualquier cosa: desde una lata de cerveza hasta nuestros objetivos personales y profesionales.

Leer también:  Descubre tu paleta de colores para un estilo personal único

Nos hace reflexionar sobre cómo nuestros estudios, nuestras experiencias y nuestros objetivos deben estar alineados para lograr el enfoque adecuado. En términos fotográficos, esto se conoce como tener un objetivo claro. Pero la pregunta que surge es: ¿cómo podemos alcanzar ese enfoque?

La búsqueda de respuestas

Evans menciona que muchos estudiantes y entusiastas de la fotografía comienzan su aprendizaje con preguntas básicas sobre cómo tomar mejores fotos, cómo obtener colores más vivos, nitidez perfecta o cómo capturar momentos especiales. Sin embargo, él sostiene que lo que realmente necesitan aprender no es solo a presionar un botón o ajustar configuraciones técnicas.

Lo que necesitan comprender es por qué están tomando esa foto en primer lugar. Al presionar el botón del obturador, están expresando algo más profundo: sus emociones, pensamientos e incluso sus miedos. La fotografía se convierte así en una forma de comunicación personal y artística.

Aceptar el proceso

En su charla, Evans también aborda otra cuestión fundamental: el proceso mismo de tomar una foto y los obstáculos que pueden surgir durante ese camino. Menciona la importancia de aceptar las pérdidas y los fracasos como parte del crecimiento personal y profesional.

Nuestra vida está llena de altibajos; a veces hace sol y otras veces llueve. No podemos predecir nuestro destino ni lo que nos espera en el futuro. Por eso es crucial llevar nuestro propio ritmo y respetar nuestro reloj interno.

Evans comparte una reflexión inspiradora para aquellos que se sienten atrapados en la depresión o han experimentado traiciones y dificultades en su vida. Les anima a levantarse, recordar que cada día es diferente y afrontar el proceso de acuerdo con nuestro propio tiempo y circunstancias.

Leer también:  Gestión del patrimonio: Fortalece tu conexión cultural

La fotografía va más allá de tomar fotos bonitas. Es una forma de expresión personal, una manera de comunicar nuestras emociones y pensamientos. Para lograr un enfoque adecuado, debemos alinear nuestros estudios, experiencias y objetivos. Además, es importante aceptar las pérdidas y los fracasos como parte del proceso de crecimiento.

Ahora entiendo por qué la fotografía se ha convertido en algo tan importante en nuestra sociedad actual. Nos permite capturar momentos especiales, transmitir mensajes profundos e incluso sanar heridas emocionales.

Así que la próxima vez que tomes una foto, recuerda no solo enfocar con tu cámara, sino también con tu corazón.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.