Diseño de paisajes costeros resilientes: Cómo mantener el equilibrio de los ecosistemas

Ey, amigo! Acabo de ver una charla TED superinteresante de Miriam García. Resulta que ella lleva años estudiando cómo están cambiando las costas en todo el mundo, y no solo por el cambio climático, sino por su propia naturaleza voluble. Apunta a cómo podemos diseñar paisajes que mantengan el equilibrio de estos ecosistemas naturales y sociales. Voy a escribir un artículo sobre lo que he

Hoy quiero compartir contigo una charla TEDx que acabo de ver y que me ha dejado completamente impresionado. Se trata de una conferencia titulada “Diseñando con la naturaleza: el reto de las zonas costeras” impartida por Miriam García, una experta en diseño sostenible y resiliencia ecológica.

El problema de las playas desaparecidas

García comienza su charla analizando la letra de una famosa canción del grupo Refrescos llamada “Aquí no hay playa”. Nos explica que esta canción se refiere a Madrid, la capital de España, donde claramente no hay playa. Sin embargo, lo interesante es cómo la autora relaciona esta ausencia de playa con un problema real: muchas playas que existían en 1989 han desaparecido o son falsas debido a la erosión costera causada por el mal diseño humano.

La erosión costera es un fenómeno natural que ocurre debido a la acción del mar y el viento sobre las costas. Sin embargo, lo alarmante es que seguimos culpando a los temporales y al mar de llevarse la arena y dañar los chiringuitos y paseos marítimos cuando en realidad somos nosotros quienes hemos construido cerca del mar sin tener en cuenta este fenómeno dinámico.

Leer también:  Cómo distinguir la verdad de la mentira en tiempos electorales

El caso extremo de Nueva Orleans

Para ilustrar las consecuencias devastadoras del mal diseño en zonas costeras, García menciona el caso extremo del huracán Katrina en Nueva Orleans. Después de esta catástrofe, se hizo evidente que la ciudad estaba mal ubicada y que el sistema de canalización del agua del río Misisipi había fallado.

Nueva Orleans está situada en la desembocadura de una enorme cuenca de drenaje, donde el río Misisipi deposita sedimentos y forma un delta. Sin embargo, hace trescientos años se empezó a canalizar el río, lo que provocó una regresión del delta y un hundimiento gradual de la ciudad. Además, los diques construidos hace siglos no pudieron contener toda el agua de lluvia del huracán Katrina, lo que llevó a su inundación y posterior hundimiento literal.

El diseño resiliente como solución

Ante estos problemas, García plantea que debemos cambiar nuestra forma de diseñar las zonas costeras y buscar la resiliencia ecológica. La resiliencia es la capacidad de adaptación que tienen los sistemas socioecológicos para asumir perturbaciones sin modificar su estructura y función sustancialmente.

En lugar de intentar predecir el futuro o aislar lo que ocurre en diferentes partes del sistema (como el río Misisipi y las costas), debemos diseñar con inteligencia para inducir esa resiliencia. Esto implica utilizar medidas basadas en la naturaleza, como crear meandros artificiales en los ríos para llevar sedimentos a las costas o construir barreras arenosas para protegerlas.

El reto actual

García destaca que estamos viviendo un calentamiento global que está causando subidas del nivel del mar e intensificación de temporales y huracanes. Esto supone una amenaza para las zonas costeras, donde actualmente vive la mitad de la población mundial. Si no diseñamos con más inteligencia y resiliencia, corremos el riesgo de perder estos ecosistemas vitales.

Leer también:  Corrupción: la verdadera amenaza, no la IA

La charla de Miriam García me ha dejado reflexionando sobre nuestra responsabilidad como seres humanos en el diseño de nuestro entorno. No podemos seguir culpando a la naturaleza por los problemas que nosotros mismos hemos creado. Es hora de cambiar nuestra forma de pensar y actuar, y buscar una relación armónica con el planeta en el que vivimos.

Nuestra forma actual de diseñar las zonas costeras está causando la desaparición de playas y poniendo en peligro a millones de personas debido al calentamiento global y la subida del nivel del mar. Para solucionar este problema, debemos diseñar con resiliencia ecológica, utilizando medidas basadas en la naturaleza para proteger nuestras costas. Solo así podremos disfrutar y aprovechar los beneficios ecosistémicos que nos brindan las playas y los humedales costeros.

Espero haber transmitido adecuadamente todas las ideas importantes que he aprendido en esta fascinante charla TEDx. Te recomiendo encarecidamente que veas el video completo para profundizar aún más en este tema tan relevante para nuestro futuro.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.