Domando el gluten: Un viaje sin restricciones

Aquí estoy, después de ver una charla TED fascinante sobre el gluten. Y te preguntarás, ¿qué tiene de especial el gluten? Pues déjame contarte que es una aventura emocionante y llena de empatía. ¡Vamos a sumergirnos en este fascinante mundo sin gluten!

Hace tres meses, mi perro entró corriendo desde el patio a la casa con algo en el hocico. Cuando fui a quitárselo, me horroricé al descubrir que era un pedazo de pan baguette. ¿Cómo es posible que entre un pedazo de pan a mi casa? Estoy segura de que muchos de ustedes, si no todos, conocen a alguien con un trastorno relacionado con el gluten. Esa proteína encontrada en el trigo, la cebada y el centeno puede causar estragos en nuestro sistema e impactar nuestra calidad de vida.

La desinformación sobre el gluten

A pesar de los avances en este tema, todavía nos enfrentamos a situaciones donde reina la desinformación. Incluso se ha llegado a catalogar como una moda y terminamos siendo considerados como personas locas o exageradas. He tenido tantos malentendidos debido a mi estilo de vida sin gluten que decidí escribir mis anécdotas en un blog llamado “Gluten Aventuras”. En él, le di vida al gluten con un personaje verde al que bauticé “Glut”. Quise mostrar cómo incluso una pequeña partícula de pan puede desencadenar daños significativos en nuestro cuerpo.

Impacto del gluten

Se estima que aproximadamente el 30% de la población tiene trastornos relacionados con el gluten. Aunque los síntomas más comunes son digestivos, es importante entender que cualquier órgano puede ser afectado por esta proteína. ¿Cuántos conocen a alguien que sufre malestares diarios y se preguntan si evitar el gluten podría mejorar su calidad de vida? Personalmente, he experimentado síntomas desde los 15 años y pasé por varios médicos antes de obtener un diagnóstico. Durante todo ese tiempo, mi cuerpo se estaba deteriorando progresivamente.

Leer también:  Protege a tus seres queridos: combate el grooming en redes sociales

La dificultad de evitar el gluten

Después del diagnóstico, los médicos nos dicen que debemos dejar de consumir gluten inmediatamente y para siempre. Pero eso no es tan fácil como parece. Cuando voy al supermercado, me doy cuenta de que “Glut” está en todos los pasillos, incluso en productos aparentemente inofensivos como la salsa de soya o el maquillaje. Incluso en restaurantes, “Glut” vuela y salta en forma de partículas de pan o harina.

Me han ofrecido bocadillos aptos para mí porque están hechos con splenda o granos enteros. Me han dicho que un jamón es seguro porque al cortarlo se le sale el gluten. También me han asegurado que en ciertos restaurantes todo se cocina muy bien y el gluten se quema. Pero hay algo muy claro: no podemos matar ni neutralizar al gluten, ya que es una proteína resistente.

Estrategias para evitar el gluten

Para lidiar con esta situación, uno debe armarse con preparación estratégica y mucha paciencia. Por ejemplo, cuando mi hermana y yo vamos a un restaurante usamos a nuestras parejas como barrera contra cualquier posible contaminación por gluten. Ellos devuelven la canasta de pan sin pedirlo e impiden que las personas pongan platos con gluten cerca de nosotros. Además, uno de ellos nos da la espalda mientras rompe el pan para bloquear las partículas que saltan.

El apoyo de la familia es fundamental, ya que ayudan a aliviar tanto la carga física como emocional. No hay nada más hermoso que cuando mi novio me quita la cara antes de darme un beso y me dice: “Ten cuidado, acabo de tomar una cerveza”. Eso es amor.

Leer también:  Publicidad inclusiva: Descubre un nuevo enfoque para todos

Preparación para viajar sin gluten

Recuerdan cuando mencioné el vuelo en el que no me proporcionaron comida sin gluten y lloré de hambre y frustración? Eso nunca volvió a sucederme porque ahora llevo mis propias provisiones en mi bolso mágico. La comida que saco es mucho más deliciosa que la que sirven en los aviones. Incluso ha habido pasajeros vecinos que me han preguntado dónde conseguí ese sándwich tan rico.

Pero esto no se trata solo de viajes, sino también del día a día. Mi arma secreta es mi bolso mágico, del cual puedo sacar cualquier cosa. Para mí, todos los días son un picnic. He sacado comida incluso en matrimonios y eventos sociales sin sentir vergüenza alguna.

Conclusión

En resumen, vivir sin gluten puede ser todo un desafío debido a la falta de información y comprensión por parte de los demás. Sin embargo, con preparación estratégica y apoyo familiar, podemos superar cualquier obstáculo relacionado con esta proteína. No hay nada de malo en cuidar nuestra salud y bienestar. Así que la próxima vez que me vean armada y peligrosa, pregúntense nuevamente si realmente estoy tan loca.

¡Muchas gracias!

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.