Dragones de Lavapiés: Fútbol inclusivo y cambio social

En el multicultural barrio de Lavapiés, un equipo de fútbol lucha contra la discriminación y cambia el mundo. Descubre cómo lo lograron!

¡Hola! Hoy quiero compartir contigo algo increíble que descubrí en un video de una charla Tedx. Se trata de la historia inspiradora de un grupo de niños que decidieron luchar contra el racismo a través del fútbol. El autor de esta charla se llama Roberto Bolaños y nos cuenta cómo, desde muy pequeño, soñaba con formar un equipo imaginario llamado “Los Dragones de Fuego” con los amigos del barrio.

Un sueño hecho realidad

Cuando Roberto tenía apenas 6 años, él y su padre comenzaron a hacer listas con los nombres de los amigos del barrio que les gustaría tener en su equipo. Soñaban con ser verdaderos dragones y jugar al fútbol como profesionales. Pronto se apuntaron muchos más niños, hasta llegar a ser más de 100.

Pero para ser un equipo real necesitaban equipaciones, y como no tenían mucho dinero, descubrieron que había una ONG que las regalaba. El presidente era un diputado catalán llamado señor Maldonado, así que decidieron ir al Congreso de Diputados para buscar sus primeras equipaciones.

Un equipo diverso

Cuando abrieron las cajas llenas de guantes, medias, pantalones y camisetas, se dieron cuenta de algo maravilloso: habían niños provenientes de todos los rincones del planeta en su equipo. Marruecos, Senegal, Bangladesh, República Dominicana y Taiwán eran solo algunos ejemplos.

Leer también:  Descubre cómo las hormigas en los calzones pueden impulsar tus sueños

Incluso sus entrenadores eran también personas de diferentes nacionalidades: Emiliano de México, Pavo de Gambia, Luis y Andrés de Ecuador, y Raúl de Perú. Era un verdadero mosaico multicultural que les llenaba de alegría y orgullo.

La lucha contra el racismo

Pero no todo fue fácil para este equipo. Desde el principio, tuvieron que enfrentarse a situaciones racistas. Insultaron a Moha, uno de los jugadores más talentosos del equipo, por su color de piel. Incluso llegaron a llamar a la policía para resolver la situación.

En otra ocasión, un árbitro cambió el resultado del partido diciendo que habían empatado cuando en realidad habían ganado. Descubrieron en Facebook que ese árbitro tenía ideología racista. Aunque fue sancionado, nunca se disculpó con ellos.

Haciendo algo al respecto

Ante estas experiencias tan injustas y dolorosas, Roberto y su equipo decidieron tomar acción para luchar contra el racismo. Organizaron un torneo colaborando con el movimiento contra el racismo y la intolerancia.

También crearon durante dos años un programa de radio llamado “La Cueva del Dragón”, donde compartían mensajes positivos e inspiradores sobre igualdad y respeto hacia todas las personas sin importar su origen étnico o cultural.

17 objetivos para cambiar el mundo

Pero aún sentían que podían hacer más para marcar la diferencia en el mundo. Fue entonces cuando descubrieron una lista muy especial: los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

Estos objetivos son un plan mundial para luchar por la paz, la justicia y la igualdad en todo el mundo. Incluyen metas como educación de calidad, igualdad de género, fin de la pobreza y muchas otras. Roberto y su equipo decidieron organizar un torneo llamado “Los 17 Goles” para dar a conocer estos objetivos y concienciar a más personas.

Leer también:  Construyendo paz en Colombia: Aprendiendo juntos

¡Todos podemos marcar un gol!

Roberto nos enseña que los niños también pueden contribuir a cumplir estos 17 objetivos. No importa si vives en Lavapiés o en cualquier otro lugar del mundo, todos podemos marcar un gol por un futuro mejor.

Incluso él, que es portero, ha aprendido que su papel es fundamental en el equipo. Cada uno tiene algo valioso que aportar para lograr cambios significativos en nuestra sociedad.

A través del fútbol y la determinación de un grupo de niños, se puede combatir el racismo y promover valores como el respeto y la igualdad. Los sueños pueden hacerse realidad cuando nos unimos por una causa justa.

Hoy te invito a reflexionar sobre cómo cada uno de nosotros puede marcar la diferencia en nuestro entorno más cercano y contribuir al cambio global. ¡Todos podemos ser dragones dispuestos a luchar contra las injusticias!

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.