Ecosistema descentralizado en la industria musical: Riesgos y oportunidades

¿Sabes por qué la propiedad intelectual y la huella digital son cruciales en la era de los datos? Hoy te traigo un resumen de una fascinante charla TEDx de Carolina Castilla, una emprendedora digital de Silicon Valley. Acompáñame y descubre su visión y cómo aborda estos desafíos. ¡No te lo pierdas!

Los datos, el nuevo oro de la era digital

En esta charla Tedx, Carolina Castilla nos introduce al mundo de los datos y su importancia en la era digital. Hace una comparación interesante entre el petróleo en la revolución industrial y los datos en nuestra época actual. Así como el petróleo fue considerado el nuevo oro en su momento, los datos son ahora el recurso más valioso.

Empresas como Facebook e Instagram han alcanzado valoraciones gigantes gracias a su habilidad para manejar y aprovechar los datos. Los datos pueden ser personales, críticos o de ubicación, y nos ayudan a resolver problemas, entender mercados y evaluar la productividad de empresas y empleados.

Pero no todos los datos tienen el mismo valor. Los datos organizados son los que realmente tienen importancia. Aquí es donde entra en juego la metadata, que es básicamente información sobre la información. En el caso de una canción, por ejemplo, los datos serían la propia canción mientras que la metadata incluiría detalles como el nombre del artista, duración de la canción o las personas involucradas en su creación.

Leer también:  América Latina: oportunidad única para reinventarse

La metadata se ingresa y transmite en cada etapa del cambio del archivo digital y funciona como un certificado de nacimiento para esos datos. Es como una huella digital reconocible que resulta crucial cuando se trata de recaudar regalías por derechos de autor.

El problema con las regalías

Aquí es donde surge uno de los mayores problemas: cuando las canciones van a recaudar regalías pero no se encuentra al dueño o autor original debido a diversas razones. Muchos músicos no registran sus canciones en derechos de autor o no las inscriben en una sociedad de recaudo. Además, la metadata puede estar mal hecha.

Esta falta de información y registros adecuados conduce a lo que se conoce como “la caja negra” en la industria musical. En el 2019, Billboard estimó que esta caja negra tenía un valor de 250 millones de dólares, y para el 2021 esa cifra había aumentado a 424 millones de dólares.

Entonces, ¿qué sucede con ese dinero? Después de cierto tiempo, se reparte entre los servicios de streaming y las discográficas, beneficiando principalmente a los artistas más populares y exitosos. Es decir, el dinero destinado a los músicos independientes que no saben cómo subir su música termina en los bolsillos de aquellos que ya tienen éxito.

La protección del trabajo creativo

No solo la industria musical enfrenta problemas relacionados con la protección del trabajo creativo. Los diseñadores gráficos también han sido víctimas del plagio durante muchos años. Y cuando sus obras son revendidas, hay pocas leyes que las protejan adecuadamente.

La explotación digital ilegal puede hacer que estos artistas pierdan hasta el 50% de sus ingresos potenciales. La situación es aún más complicada debido al impacto económico causado por la pandemia.

Leer también:  Economía Circular: Transformando residuos en tesoros

Innovación y transformación

A medida que Carolina Castilla comparte sus experiencias personales durante la pandemia -perder su trabajo en uno de los mayores servicios streaming del mundo, apagar los servidores de su startup y enfrentar múltiples desafíos personales-, surge una chispa de rebeldía en ella.

Decide que quiere solucionar problemas reales en la industria musical y utiliza su experiencia en el mundo de las startups para darle un giro a su carrera. Comienza a explorar el papel del artista y cómo puede utilizar sus habilidades para innovar y transformar la industria.

Después de estudiar piano cuando era niña y haber estado involucrada en procesos de grabación como manager, Carolina encuentra similitudes entre el ecosistema empresarial del Silicon Valley y la vida artística. Ambos requieren talento, ejecución e ideas innovadoras.

El proyecto audiovisual

Carolina decide crear un proyecto audiovisual que involucre artistas de diferentes disciplinas. Su objetivo es respetar sus créditos y perspectivas colaborativas. Nacen 14 canciones originales acompañadas por una historia ficticia sobre inteligencia artificial, conciencia ética y comportamiento humano.

Pero antes de comenzar este proyecto, Carolina se da cuenta de la importancia de establecer contratos claros con todos los colaboradores involucrados. Esto le permite pagarles adecuadamente por su trabajo creativo.

El blockchain como solución

Aquí es donde entra en juego el concepto del blockchain o cadena de bloques. Aunque Satoshi Nakamoto publicó su primer white paper sobre Bitcoin en 2007, no fue hasta la pandemia que esta tecnología cobró sentido para integrarse a las industrias creativas.

El blockchain ofrece acceso al mercado global, un sistema de transacciones más seguro y transparente, y facilita la monetización. Para los artistas, también es más fácil recibir regalías por reventa.

Leer también:  La otra cara de emprender: trayectorias inspiradoras

Al subir arte al blockchain, este se autentifica y certifica gracias a los códigos identificables únicos que lo acompañan. Esto no solo beneficia a la industria tradicional, sino también a las nuevas tendencias creativas.

Optimizando la metadata

Carolina hace un llamado a los artistas para que dejen de enfocarse en el número de seguidores o “likes” y se concentren en optimizar su metadata. Esta información adicional sobre sus obras les permitirá aprovechar al máximo las oportunidades que ofrece el blockchain.

La charla Tedx de Carolina Castilla nos abre los ojos sobre la importancia de los datos en la era digital. Los datos son el nuevo oro y pueden ser utilizados para resolver problemas, entender mercados y evaluar productividad.

Sin embargo, es crucial tener una buena gestión de la metadata para garantizar derechos de autor justos y evitar pérdidas económicas. La falta de registros adecuados ha llevado a una acumulación significativa de dinero sin dueño en “la caja negra” de la industria musical.

Por otro lado, el blockchain ofrece soluciones innovadoras para proteger el trabajo creativo y facilitar transacciones seguras y transparentes. Los artistas deben estar preparados para esta transformación e involucrarse activamente en ella.

Ahora es el momento perfecto para honrar a aquellos que están implementando estas tecnologías revolucionarias y liderando el camino hacia una industria más justa y equitativa para todos los artistas, compradores y amantes del arte.

¡Seamos parte de esta transformación!

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.