El árbol robot: Explorando la naturaleza y tecnología para cambiar el mundo

¿Quieres ser un agente de cambio desde joven? Descubre cómo una joven estudiante está transformando el mundo en esta charla TED inspiradora.

¡Hola! ¿Alguna vez te has sentido frustrado al ver la cantidad de basura que hay en las calles? ¿Te has quejado pero nunca has hecho algo para cambiarlo? Bueno, déjame contarte sobre una charla Tedx que vi recientemente, donde Gabriela Carrero habló sobre cómo podemos ser ese “alguien” que cambie el mundo.

La importancia de tomar acción

Gabriela comienza preguntando a la audiencia si han visto basura en las calles y si se han quejado por ello. Luego les pregunta quiénes han hecho algo para cambiarlo. Es aquí donde ella resalta la importancia de no solo quejarnos, sino también tomar acción para solucionar los problemas ambientales.

Nos encontramos inmersos en un círculo vicioso, esperando a que alguien más arregle nuestros problemas. Pero Gabriela nos dice que tú y yo podemos ser ese “alguien”. Podemos tomar las riendas de nuestro futuro y trabajar juntos para crear un mundo mejor.

El poder del movimiento Scout

Gabriela es scout desde hace 5 años y destaca cómo este movimiento le ha permitido conocer a personas con los mismos ideales: construir un mundo mejor. A través del scouting, ha vivido experiencias únicas y ha visitado lugares donde la vida es cuidada y preservada.

Pero también ha sido testigo de lugares como las Cataratas del Iguazú, donde no se cumple con el cuidado ambiental. Y lo mismo ocurre en Bogotá con el Río Arzobispo, un lugar donde la vida no es valorada ni preservada.

Leer también:  Lecciones transfronterizas: Cómo las personas influyen en nuestras decisiones

Pequeños proyectos, grandes impactos

Gabriela y su equipo comenzaron creando pequeños proyectos para hacer su parte en el cuidado del medio ambiente. Uno de ellos fue recolectar donaciones para ayudar a animales callejeros a través de una fundación scout.

Pero decidieron ir más allá y crearon un proyecto llamado “Botellitas de Amor”. Su objetivo era crear conciencia ambiental en su comunidad educativa, enseñando a estudiantes y profesores sobre el correcto manejo de los desechos.

Fue un trabajo arduo, ya que implicaba estar en contacto con basura que no era propia. Sin embargo, esta iniciativa hizo que los llamaran “las locas de las basuras” en su colegio. Esto no les molestaba, al contrario, significaba que estaban haciendo algo importante dentro de su comunidad.

El árbol roth: tecnología y naturaleza

Pero lo más fascinante es el proyecto del Árbol Roth. Este proyecto combina tecnología y naturaleza para combatir la contaminación del aire. Gracias al uso de microalgas, este árbol artificial puede realizar la fotosíntesis de manera eficiente.

Las microalgas tienen una capacidad de crecimiento mucho mayor a la de un árbol normal debido a que son organismos unicelulares. Además, pueden duplicarse rápidamente sin necesidad de estructuras reproductoras.

Estas microalgas se encuentran contenidas en fotobiorreactores ubicados dentro del árbol. Estos reactores les proporcionan nutrientes y luz, creando las condiciones ideales para su óptimo crecimiento.

El árbol Roth también cuenta con sensores que monitorean la calidad del aire. Estos sensores funcionan con energía solar, lo que hace que el árbol sea autosustentable.

Además, su diseño compacto permite instalarlo en cualquier lugar, incluso dentro de edificaciones. Esto reduce la huella de carbono que producimos día a día en Bogotá.

Leer también:  Levanta tu voz contra la corrupción: lecciones de un periodista valiente

Gabriela Carrero nos ha enseñado que no podemos quedarnos solo en la queja. Debemos tomar acción y ser parte del cambio que queremos ver en el mundo. A través de pequeños proyectos como “Botellitas de Amor” y el innovador Árbol Roth, ella y su equipo están haciendo una diferencia significativa en su comunidad.

No importa nuestra edad o circunstancias, todos podemos contribuir al cuidado del medio ambiente. Si cada uno de nosotros decide actuar ahora mismo, ¿qué impacto podríamos tener? Recuerda: si no es aquí donde, si no es ahora cuando y si no soy yo quien… ¡Entonces quién?

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.