El equilibrio entre el bien y el mal: una inspiradora historia de tolerancia

Descubre la inspiradora historia de Sharon Zaga y cómo promueve la tolerancia en México y más allá. ¡No te lo puedes perder!

¡Hola! Hoy quiero compartir contigo una charla Tedx que acabo de ver y que me ha dejado realmente impactado. Se trata de una conferencia impartida por Sharon Zaga, quien plantea una interesante pregunta: ¿Quién piensa que está ganando en el mundo, la maldad o la bondad?

La lucha interna

Zaga comienza su charla invitándonos a reflexionar sobre esta pregunta. Muchas veces nos preocupamos por evaluar cómo está el mundo, pero olvidamos hacer una introspección y preguntarnos cómo somos nosotros como individuos. ¿Somos personas que nos dejamos llevar por los prejuicios, el egoísmo y la ira? ¿O trabajamos constantemente en nuestra conciencia, empatía y deseo de dar?

Estas ideas fueron las que inspiraron a Zaga hace más de 20 años cuando decidió crear el Museo de Memoria y Tolerancia. Su objetivo no era simplemente abrir un museo, sino crear una experiencia educativa vivencial para hacernos pensar si la maldad dominaría el mundo o si existe algo que nosotros podemos hacer para cambiarlo.

Nuestra capacidad destructiva

En este museo se abordan siete casos de genocidio en donde se ha eliminado a millones de personas simplemente por ser diferentes. Es difícil entender cómo es posible exterminar a otros seres humanos sin buscar ningún beneficio económico o político. La maldad tiene la capacidad inmediata de causar daño y generar víctimas.

Por otro lado, la bondad requiere tiempo para manifestarse y construirse. Además, la maldad cuenta con un ejército de colaboradores, aquellos que permiten pasivamente que las cosas dañinas sucedan en el mundo. Somos nosotros quienes permitimos libremente que se ejerza el mal, pensando erróneamente que al no hacer nada no somos cómplices.

Leer también:  Revolución por la igualdad: La lucha incansable de Carmen por los derechos de las mujeres

Además, todos tenemos justificaciones para odiar. Los genocidas creían estar salvando a la humanidad al destruir a otros. Esto demuestra que no hay límites para justificarnos y creer que el otro es una amenaza.

El problema de la bondad

Pero entonces, ¿por qué la mayoría piensa que la bondad no está ganando? Según Zaga, el problema radica en una confusión sobre lo que realmente significa ser bueno. Muchas veces creemos ser bondadosos cuando nos conmueve algo o sentimos empatía hacia los demás. Sin embargo, la compasión sin acción carece de sentido.

Nuestros sentimientos y emociones nos indican qué es aquello que nos mueve y nos duele profundamente. Puede ser la pobreza, los niños de la calle o el medio ambiente en peligro. Pero sentir esto no nos hace diferentes; lo importante es tomar acción basada en esos sentimientos.

Tolerancia: relación armónica de nuestras diferencias

Zaga se declara una ferviente creyente en la palabra “tolerancia”, aunque reconoce que es mal entendida por muchos en México y en el mundo entero. Tolerar no significa simplemente aguantar o tener paciencia ante situaciones incómodas; va más allá. La tolerancia implica establecer una relación armónica entre nuestras diferencias.

Es un reto, sin duda, pero todos nos hemos sentido en una cuerda floja debido a que vivimos en un mundo intolerante y tememos lo diferente. Todos sufrimos de intolerancia, ya sea por nuestra discapacidad o por pertenecer a una minoría. Pero también somos perpetradores cuando menospreciamos al otro por su forma de ser o pensar.

La clave para ser tolerante es nunca pisar la dignidad de otra persona. Todos somos iguales en dignidad y derechos humanos. No importa cuán difícil parezca, debemos merecernos el título de “seres humanos” evitando lastimar a los demás.

Leer también:  Lecciones de la frontera: Empoderamiento y crecimiento personal

El Museo de Memoria y Tolerancia

El museo creado por Zaga busca provocar una experiencia transformadora en aquellos que lo visitan. No se trata solo de ver objetos o aprender fechas históricas, sino de comprender cómo podemos aplacar nuestra parte destructiva y promover la capacidad humana de dar y defender los derechos humanos.

Zaga ha presenciado cómo millones de personas han recorrido el museo, incluyendo más de 4 millones de estudiantes. Y asegura que su objetivo es generar un cambio en cada uno de ellos, para que tomen la decisión consciente de no hacer daño a otros y actuar sobre aquello que les conmueve.

A través del testimonio apasionado y convincente de Sharon Zaga, he comprendido la importancia fundamental del equilibrio entre la maldad y la bondad en el mundo. La maldad puede tener un impacto inmediato y contar con millones de colaboradores, mientras que la bondad requiere tiempo y acción para manifestarse plenamente.

La confusión sobre lo que significa ser bueno radica en creer que sentir empatía es suficiente. Sin embargo, la verdadera bondad implica tomar acción basada en nuestros sentimientos más profundos y evitar pisar la dignidad de los demás.

El Museo de Memoria y Tolerancia nos invita a reflexionar sobre nuestra capacidad destructiva y promover una relación armónica entre nuestras diferencias. No debemos conformarnos con ser espectadores pasivos del mal, sino convertirnos en agentes activos del cambio hacia un mundo más justo y tolerante.

Hoy te invito a tomar esa decisión consciente de actuar, al igual que Einstein desafió a sus estudiantes a dar respuestas distintas ante las mismas preguntas. Salgamos de esta charla con la convicción de transformar nuestro entorno y construir el país que todos merecemos.

Leer también:  El coraje de conectar corazones: la historia inspiradora de solidaridad sin fronteras

Recuerda: jamás pisemos la dignidad de otro ser humano, porque todos somos iguales en dignidad y derechos humanos. Seamos promotores incansables de la tolerancia y actuemos sobre lo que nos conmueve profundamente.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.