El poder de convertir la ciencia en negocios revolucionarios

Hey, amigo! Acabo de ver una charla TED que te va a encantar. Escucha a Matías, un emprendedor que busca revolucionar la producción de alimentos a nivel mundial. ¡Sigue leyendo para descubrir su inspiradora historia!

¡Hola! Hoy quiero compartir contigo algo realmente interesante que descubrí en un video de una charla Tedx. Se trata de una charla impartida por Matías Viel, quien nos habla sobre la importancia de las abejas en la polinización y cómo su desaparición está afectando nuestra producción de alimentos.

La crisis de biodiversidad

Según Matías, el 70% de los cultivos en todo el mundo dependen en alguna medida de la polinización realizada por las abejas. Sin ellas, no tendríamos manzanas, peras, almendras, tomates y muchas otras frutas y verduras. Aunque existen más de 20.000 especies diferentes de abejas, la mayoría solo conocemos a una: Apis mellifera, la abeja productora de miel que consumimos.

Pero aquí viene la mala noticia: muchas especies de abejas están desapareciendo y algunas se encuentran al borde de la extinción. Esto se debe principalmente al uso excesivo de agroquímicos y a la pérdida del hábitat natural debido a los cultivos agrícolas.

El mundo científico como solución

Frente a esta crisis global, Matías decidió explorar el mundo científico para encontrar soluciones. Después de fracasar como emprendedor tres años atrás, sintió que quería hacer algo diferente esta vez: trabajar todos los días en algo que realmente funcionara y tuviera un impacto positivo en el mundo.

Leer también:  Qué hacer con esto y cómo aprovecharlo: inspiración para generar desarrollos tecnológicos con impacto social

Durante sus investigaciones científicas conoció a Pedro y Agustín, dos investigadores del Conicet que llevan más de diez años estudiando las abejas y la polinización de cultivos. También se encontró con Walter Farina, un científico que ha dedicado más de 20 años a estudiar el cerebro de las abejas.

El propósito de los científicos

Matías descubrió que los científicos comparten un propósito noble: expandir la frontera del conocimiento para impactar positivamente en la vida de las personas. Y aquí es donde él vio una oportunidad: ¿podrían los emprendedores colaborar con los científicos para llevar ese conocimiento al mundo real?

Baby Flow: aplicando el conocimiento científico

Así nació Baby Flow, una empresa fundada por Matías, Pedro y Agustín que aplica el conocimiento científico en la polinización realizada por las abejas para aumentar la producción de alimentos de forma sustentable y proteger su salud.

A través del uso de moléculas orgánicas, fortalecen el sistema inmunológico de las abejas para que puedan polinizar cultivos desafiantes como almendras y arándanos durante el invierno argentino. También entrenan a las abejas para que prioricen ciertas flores mediante técnicas similares al condicionamiento.

En los últimos tres años, Baby Flow ha logrado aumentar entre un 20% y un 90% la cantidad de kilos producidos por hectárea en cultivos como kiwis, almendras, arándanos y frambuesas. Han trabajado con más de 10 empresas en Argentina y Estados Unidos, logrando grandes hitos como colaborar con Driscoll, la empresa líder mundial en producción de frutillas, arándanos y frambuesas.

El poder transformador de las empresas

Matías nos muestra que las empresas pueden ser el vehículo perfecto para transferir el conocimiento científico a la vida de las personas. Pueden acelerar su desarrollo mucho más de lo que creemos. Sin embargo, falta un elemento clave: emprendedores dispuestos a trabajar junto a los científicos para generar empresas basadas en conocimientos científicos.

Leer también:  Descubre los secretos de la Teletienda y mejora tus habilidades de venta

La charla Tedx de Matías Viel nos muestra cómo la desaparición de abejas está afectando nuestra producción alimentaria y cómo podemos solucionarlo mediante la colaboración entre emprendedores y científicos. Baby Flow es un claro ejemplo de cómo aplicar el conocimiento científico puede aumentar significativamente la producción agrícola mientras se protege la salud de las abejas.

Nos invita a salir de nuestra zona de confort, acercarnos a los científicos y preguntarles cómo podemos ayudar para que ese conocimiento impacte positivamente en nuestras vidas. Nos anima a convertirnos en agentes del cambio y utilizar nuestras habilidades emprendedoras para resolver algunos de los desafíos más grandes que enfrentamos como humanidad.

Así que te invito a tomar acción, ¡juntos podemos cambiar el mundo!

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.