El poder de la empatía a través del cine: cómo las películas pueden transformar nuestras relaciones

Imagínate: después de 16 años separados, el padre de Uri regresa a Bolivia en 2008. Pero ¿cómo pueden desarrollar empatía cuando son casi desconocidos? Uri encontró un camino: ver películas juntos. Como cineasta y director de publicidad freelance, él sabe el poder que pueden tener las historias en nuestras vidas.Insights Y en este artículo, te contaré lo aprendido en su charla TED

En el año 2008, mi padre regresó a Bolivia después de un viaje que duró 16 años. Yo tenía 8 años cuando se tomó la decisión de que viajar fuera del país era la mejor solución a nuestros problemas económicos, y así fue. Nunca nos faltó nada gracias a mi padre; pudimos ir a un buen colegio y tuve mi primera videocámara a los 14 años. Gracias a él, soy el hombre que está aquí frente a ustedes.

Pero, aunque mantuvimos una comunicación constante durante todo ese tiempo, mi padre en casa era un extraño. Era una persona que amábamos pero desconocíamos, y aceptar eso fue muy duro. Los primeros meses después de su regreso fueron difíciles; todo lo que hacíamos o decíamos con mis hermanos le molestaba. Personalmente, me irritaba porque todo era nuevo: sus gestos, sus costumbres. Era como si estuviéramos obligados a vivir con un desconocido.

Sabía que como hijo mayor tenía que hacer algo al respecto porque esta situación estaba empezando a generar serios problemas familiares. Quería conectar con él, pero me sentía juzgado y frustrado por no saber cómo hacerle entender cómo veía yo el mundo.

Descubriendo la empatía

Fue entonces cuando descubrí que la respuesta estaba en la empatía. Cada uno de nosotros es un conjunto de vivencias y experiencias que nos definen. A veces somos conscientes de estas experiencias, pero muchas veces no lo somos del todo.

Leer también:  Cultura e identidad: la transformación comunitaria

La empatía es esa lucha constante por intentar entender cómo es estar en los zapatos del otro. Pero no basta con solo intentar entender, hay que actuar. Sabía que en la lucha por desarrollar empatía con mi padre, la persona que tenía que dar el primer paso era yo.

Así que proporcioné una situación, un ambiente y un espacio para poder conversar con mi padre sin juzgarnos. Quería contarle mis historias, mis éxitos, mis fracasos, mis frustraciones y mis complejos. Necesitaba saber cómo fue para él vivir en Japón durante 16 años. Quería descubrir lo importante que era la familia para él y cómo muchas veces pensaba que estaba destinado a vivir solo.

El cine como puente

Empecé a llevar a mi padre al cine, ya que el gusto por las películas venía de él desde que empecé a caminar hasta su viaje. Ir al cine se convirtió en todo un evento: ver las últimas películas juntos era mágico. Pero cuando mi padre viajó dejamos de ir al cine y empezamos a alquilar películas en VHS.

Poco a poco, esta idea de querer contar historias se volvió una parte esencial de mi vida. Decidí estudiar cine y esto afectó directamente a mi santa madre, quien terminó trabajando gratis en mis primeros cortometrajes e incluso colaborando en los proyectos de mis amigos.

Aprovechando esta pasión compartida por el cine, empecé también a llevar a mi madre al cine. Después de ver una película juntos, nuestras conversaciones se volvían más íntimas y profundas. Hablábamos de cosas relacionadas con la película, pero también compartíamos ideas y pensamientos muy profundos.

Conociendo a mi padre

Regresando al año 2008, me encuentro llevando a mi padre al cine tal como él solía hacerlo cuando yo era niño. A diferencia de mi madre, que es muy expresiva y emocional, mi padre era un hombre tranquilo y serio. Pero al ver una película juntos, podía notar sus reacciones sutiles y luego tener una charla post-película.

Leer también:  Importancia de los bancos de leche humana en las regiones: Descubre todo sobre este tema tan importante

Estas conversaciones nos permitieron hablar no solo de la película en sí, sino también de temas más profundos que se tocaban en ella. Estos temas generaban preguntas incómodas pero necesarias para conocernos mejor como personas.

A través del cine, pude conocer historias de mi padre: cómo recordaba los sonidos de los aviones de guerra durante la dictadura o cómo cuidó a su padre en sus últimos días totalmente solo. Todo esto me ayudó a amarlo aún más y perdonarlo por las diferencias que habíamos tenido.

Desarrollando empatía

Desarrollar empatía requiere esfuerzo; no es fácil ni rápido. Es como un músculo que necesita ejercicio constante para fortalecerse. Y siempre será clave que alguien dé el primer paso.

Por eso, propongo aprovechar esos momentos en los cuales vemos películas para desarrollar empatía con nuestros seres queridos. Llevemos a nuestros padres al cine o veamos películas en casa con nuestros hijos. Generemos un espacio para conversar después de ver la película y compartir nuestras reflexiones.

Las películas no deben ser solo entretenimiento, sino una herramienta para acercarnos más unos a otros. Nos hacen vulnerables emocionalmente y nos permiten conocer a las personas en un nivel más profundo. Aprovechemos esta potencia y utilicémosla para fortalecer nuestros lazos familiares.

El cine se convirtió en el puente que me permitió conocer mejor a mi padre y fortalecer nuestra relación. A través de las películas, pude desarrollar empatía con él y comprender sus experiencias de vida.

Ahora sé que la empatía requiere esfuerzo, pero vale la pena. Es importante dar el primer paso y crear espacios donde podamos compartir nuestras historias e ideas sin juzgarnos.

Así que invito a todos a aprovechar el poder del cine para conectarse con sus seres queridos. Vayamos al cine, veamos películas en casa o compartamos momentos de conversación después de ver una película juntos.

Leer también:  Descubre el impacto transformador de la música en tu bienestar emocional

Las grandes películas nos engrandecen como personas y nos ayudan a entendernos mejor los unos a los otros. Así que recordemos siempre decirle a esa persona especial: “Yo te veo, te escucho y te siento, porque me importas”.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.