El Poder de la Empatía en la Educación

¿Te gustaría conocer el poder de la empatía en la educación? ¡Pues estás en el lugar adecuado! Recientemente, he tenido la oportunidad de ver una inspiradora charla de Carla Muñiz en TEDx. Carla es una emprendedora social y especialista en innovación, apasionada del liderazgo con propósito y el emprendimiento juvenil. En su charla, nos comparte su experiencia

Descubriendo mi propósito: De la búsqueda del éxito al empoderamiento a través de la educación

Hola, ¿cómo están? Mi nombre es Carla Muñiz y hoy quiero compartir con ustedes una historia que ha cambiado mi vida por completo. Todo comenzó cuando tenía alrededor de 6 años y mi papá me hizo una pregunta muy simple pero poderosa: “Carla, ¿cómo te ves en la vida? ¿Qué quieres hacer más adelante cuando termines el colegio?” En ese momento, respondí sin dudarlo: “Obviamente quiero ser una persona exitosa, tener mucho dinero y alcanzar mis sueños”. Sin embargo, noté cierta desilusión en la cara de mi padre y no entendía por qué.

A lo largo de los años, seguí el camino que creía que me llevaría al éxito. Estudié economía en la universidad y tuve varios trabajos relacionados con esa área. Incluso tuve la oportunidad de viajar a Estados Unidos para estudiar administración y trabajar en un banco de inversión. Pero algo no encajaba. Me di cuenta de que no estaba feliz con ese trabajo y sentía una desconexión entre lo que hacía y lo que realmente quería lograr.

Una experiencia particularmente reveladora fue cuando trabajé en el sistema público educativo de Estados Unidos realizando investigaciones sobre el impacto de la educación de calidad en los alumnos. Conocí a muchos estudiantes internacionales y junto con el consejo estudiantil diseñamos actividades para mejorar su experiencia educativa. Me di cuenta de cuánto disfrutaba ese trabajo y cómo podíamos marcar una diferencia real en sus vidas.

Leer también:  Publicidad inclusiva: Descubre un nuevo enfoque para todos

A pesar de estar en un trabajo que me apasionaba, sentía la presión de seguir mi sueño original: tener éxito y ganar mucho dinero. Así que dejé ese trabajo y me mudé a Boston para trabajar en un banco de inversión. Ganaba más dinero y tenía una oficina lujosa, pero no estaba feliz. Me di cuenta de que eso no era lo mío, no me veía trabajando allí durante años.

Decidí regresar a mi país y trabajar en el sector educativo, enfocándome en lo que realmente amaba. Fue entonces cuando descubrí mi propósito: empoderar a jóvenes, mujeres y comunidades a través de la educación. Quería hacer un impacto social significativo utilizando mis habilidades en emprendimiento y liderazgo.

En busca del propósito

A lo largo de mi carrera, tuve la oportunidad de viajar por diferentes lugares del mundo y participar en seminarios de liderazgo donde conocí a coaches inspiradores. Uno de ellos me hizo una pregunta trascendental: “Carla, ¿cuáles son los dos días más importantes de tu vida?” Después de pensar mucho, respondí que el primer día más importante era el día que nací. Pero el segundo día más importante fue un desafío mayor.

El coach me explicó que el segundo día más importante para cualquier persona debería ser el día en que conociste tu propósito. Ese día marca la dirección hacia la cual debes dirigirte para vivir según tus valores y objetivos. Fue entonces cuando todo cobró sentido para mí.

Me di cuenta de que todas las decisiones anteriores las había tomado basadas en el dinero y el bienestar personal, pero ahora estaba enfocada en lo que realmente me hacía feliz y en lo que el mundo necesitaba. Construí mi propio “círculo dorado”, donde mi propósito se convirtió en empoderar a jóvenes, mujeres y comunidades a través del emprendimiento, la tecnología y una mentalidad global.

Leer también:  Moda desobediente: encuentra tu pasión y rompe las normas

Trabajar por mi propósito no fue fácil. Tuve que dejar un trabajo cómodo y bien remunerado para perseguir mis sueños. Además, enfrenté desafíos personales, como la batalla de mis padres contra el cáncer. Pero siempre supe cuál era mi objetivo final: transformar la educación en Perú.

Empoderando a través de WENPO

Fundé una organización sin fines de lucro llamada WENPO (Women Empowerment and Education) con la visión de empoderar a mujeres, comunidades y organizaciones mediante la transferencia de conocimientos educativos. Trabajamos arduamente para ofrecer consultorías, programas de aceleración e iniciativas que impactaran positivamente en nuestra sociedad.

En medio de la pandemia, nos dimos cuenta del impacto devastador que tuvo en el sistema educativo peruano. Muchos estudiantes estaban insatisfechos con la educación en línea y los profesores se enfrentaban a grandes desafíos para adaptarse al nuevo entorno virtual.

Junto con nuestro equipo diverso y apasionado, desarrollamos Wing Vocacional: una plataforma disruptiva que brinda contenidos y metodologías innovadoras para ayudar a los docentes a enseñar de manera efectiva en el mundo virtual. Nos enfocamos en la empatía y nos pusimos en los zapatos de los docentes, comprendiendo sus desafíos y ofreciendo soluciones reales.

A través de nuestra labor, logramos certificar a más de 900 estudiantes y 200 profesores, beneficiar a más de 7.000 docentes y jóvenes, y establecer alianzas estratégicas con empresas e instituciones educativas. Nuestro trabajo fue reconocido tanto a nivel nacional como internacional, ganando premios y participando en concursos destacados.

Superpoderes para el éxito

A lo largo de este camino no exento de dificultades, hemos desarrollado superpoderes que nos han ayudado a lograr todo esto. El primero es formar un equipo excepcional: un equipo diverso que combina habilidades técnicas con habilidades blandas y comparte la pasión por nuestro propósito.

Leer también:  Elimina tabús y promueve la educación sexual inclusiva: Claves de éxito

El segundo superpoder es la colaboración. Hemos aprendido que la innovación requiere creatividad y diferentes perspectivas. Trabajamos con personas provenientes de diversas experiencias educativas, regiones geográficas e ideas para crear soluciones disruptivas.

Nuestro tercer superpoder es la resiliencia. A pesar de enfrentar numerosos desafíos, hemos aprendido a levantarnos una y otra vez gracias a nuestra capacidad para adaptarnos y perseverar ante las adversidades.

Pero el superpoder más importante es la empatía. Nos importa genuinamente las necesidades de los docentes, estudiantes y comunidades con las que trabajamos. Conectamos corazón a corazón para brindar soluciones reales y generar un impacto significativo.

El llamado a la acción

En conclusión, quiero dejarles con un mensaje inspirador. Cuando piensen en su futuro y en lo que quieren lograr en la vida, elijan un trabajo que realmente les apasione. Trabajen por algo que les haga levantarse todas las mañanas con pasión y propósito.

A lo largo de mi experiencia, he aprendido que el dinero y el éxito superficial no son suficientes para encontrar la verdadera felicidad. Enfóquense en su propósito, descubran su por qué personal y trabajen arduamente para hacer realidad sus sueños.

No importa cuántas veces caigan, siempre podrán levantarse si desarrollan sus superpoderes: formar equipos excepcionales, colaborar con diversidad de pensamiento, cultivar la resiliencia y practicar la empatía. Estoy convencida de que todos podemos marcar una diferencia positiva en el mundo si perseguimos nuestros sueños con pasión y propósito.

Recuerden: trabajar duro por algo que aman se llama pasión. ¡Así que sigamos adelante juntos para transformar la educación y empoderar a las generaciones futuras!

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.