El poder del cambio personal: empresas que transforman el mundo

¡Descubre cómo estas empresas están cambiando el juego e impulsando el bienestar integral en nuestra sociedad! Sigue leyendo para emocionarte con esta fascinante charla TED.

Hace poco tuve la oportunidad de ver una charla TEDx realmente inspiradora. El orador, Zdenka Astudillo, nos habló sobre la importancia de las personas y la naturaleza en el mundo actual. ¿Alguna vez te has preguntado si hay algo más importante que los seres humanos y el medio ambiente? Yo tampoco.

¿Recursos humanos o seres humanos?

Zdenka comenzó su charla recordando una experiencia que tuvo durante sus años universitarios. Estudiando ingeniería comercial, ella y sus compañeros discutían cuál sería su rol como profesionales en el futuro. Sin embargo, su profesor les sorprendió al afirmar que su única responsabilidad era maximizar la utilidad del accionista.

Aquella idea no resonaba con Zdenka. Ella no estaba dispuesta a llenar los bolsillos de alguien más con su trabajo y talento; lo que deseaba era beneficiar a otros y mejorar la calidad de vida en general. Esta concepción del rol del profesional se basa en una antigua teoría económica que ha dado lugar a un sistema donde los indicadores económicos son priorizados por encima de las personas y el medio ambiente.

El crecimiento económico sinónimo de mejora

Nadie puede negar que el crecimiento económico ha sido exponencial en los últimos 200 años gracias a avances tecnológicos e industriales. Este crecimiento ha mejorado nuestras vidas en muchos aspectos: mayor esperanza de vida, avances científicos, tecnológicos, entre otros.

Leer también:  Cómo superar obstáculos: La resistencia al avance y el éxito sorprendente

Sin embargo, este crecimiento desmedido ha magnificado problemas fundamentales que afectan a las personas y al planeta. La crisis climática, por ejemplo, no es solo una crisis, sino un desastre. Las temperaturas están aumentando a niveles intolerables y la escasez de agua es alarmante.

Por otro lado, la brecha entre ricos y pobres sigue creciendo. Más del 50% de los ingresos generados en el mundo están en manos del 10% más rico de la población. Esto no puede seguir así.

Economía social y ambiental

Zdenka nos invita a reflexionar sobre cómo podemos avanzar hacia un cambio necesario en nuestra sociedad. El crecimiento económico no puede ser el único objetivo; debemos tener en cuenta también las dimensiones social y ambiental.

El cambio debe comenzar con nosotros mismos: cambiando nuestra cultura y conciencia, poniendo el foco en generar bienestar integral para todas las personas y cuidando nuestro entorno natural.

Las empresas como agentes de cambio

Las empresas juegan un papel crucial en este proceso de transformación. No pueden limitarse a buscar solo el crecimiento económico sin considerar su impacto social y ambiental. Deben poner su talento, innovación y creatividad al servicio de los problemas que enfrenta nuestra sociedad.

Zdenka destaca una empresa dedicada a la elaboración de productos para limpieza del hogar que tiene como propósito principal cuidar el agua. Este tipo de iniciativas nos llenan de esperanza e inspiración para seguir promoviendo este cambio tan necesario.

Hacia un cambio urgente

Necesitamos un cambio urgente en nuestro sistema. No podemos esperar a que otros lo hagan por nosotros. Todos somos responsables de este cambio, desde el Estado hasta los ciudadanos comprometidos.

Leer también:  Los principios para escribir efectivamente: aprende de un maestro

Como consumidores, debemos preferir productos y servicios que promuevan el cuidado del entorno. Pero también debemos hablar de estos temas en nuestras comunidades, familias y espacios educativos. Necesitamos poner estos temas sobre la mesa y generar conciencia colectiva.

Zdenka Astudillo nos invita a reflexionar sobre la importancia de las personas y la naturaleza en un mundo obsesionado con el crecimiento económico desmedido. Nos recuerda que el propósito es lo más importante; no solo importa qué hacemos, sino por qué lo hacemos.

Necesitamos cambiar nuestra cultura y conciencia para enfocarnos en generar bienestar integral para todas las personas y cuidar nuestro entorno natural. Las empresas también deben asumir su responsabilidad social y ambiental, poniendo su talento al servicio de resolver los problemas de nuestra sociedad.

No podemos quedarnos pasivos ante esta realidad; debemos ser protagonistas del cambio que queremos ver en el mundo. Hagamos algo, aunque vayamos contracorriente. Juntos podemos construir un futuro mejor para todos: donde las personas y la naturaleza sean verdaderamente lo más importante.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.