El poder del voluntariado: mejora tu ciudadanía y cambia el mundo

Hola, amigo! ¿Sabías que he estado viendo una charla TED muy interesante? Se trata de un brillante y audaz bombero voluntario e ingeniero ambiental, quien también es un activista político y ambientalista. En la charla, nos habla sobre cómo podemos solucionar los problemas del mundo a través del voluntariado y la búsqueda continua de un cambio positivo. En resumen, nos muestra cómo cada uno de nosotros puede

¡Vaya charla tan inspiradora! Acabo de ver un video de una charla TEDx que me dejó completamente impactado. Se titula “El poder del voluntariado: ser mejor ciudadano” y fue presentada por Diego Suarez, un ingeniero ambiental y bombero forestal de Bolivia.

La importancia del voluntariado

Diego comienza su charla hablando sobre el poder de dos palabras aparentemente simples pero extremadamente significativas: ser voluntario. Nos dice que cuando pasamos a la práctica estas palabras, se convierten en una fórmula poderosa para solucionar nuestros problemas.

Nos cuenta cómo desde tiempos remotos, el ser humano ha utilizado el voluntariado para generar acciones filantrópicas o solidarias. Y es aquí donde él nos hace reflexionar sobre lo positivo que es ser voluntario y cómo esto puede transformarnos en mejores ciudadanos.

El despertar de la necesidad

Luego, Diego comparte con nosotros una experiencia personal que marcó su vida. Cuando tenía 16 años, vivió cerca de un pozo gasífero que explotó durante casi tres meses. Recuerda cómo la llama era tan alta que podía sentirla incluso dentro de su casa.

Leer también:  Encuentra la felicidad y celebra la vida

Pero lo más impactante fue darse cuenta de cómo los animales cercanos a la zona escapaban hacia lugares poblados y eran cazados o domesticados por las personas locales. Fue entonces cuando sintió esa chispa y esa necesidad urgente de hacer algo al respecto.

El compromiso con el medio ambiente

Motivado por esta experiencia, Diego decidió estudiar ingeniería ambiental y convertirse en bombero forestal. Desde el año 2006, ha estado involucrado en la lucha contra incendios forestales, pero ninguno como los que ocurrieron en la macro región chiquitana de Bolivia.

Allí se perdieron más de 5.300.000 hectáreas de bosque seco chiquitano, único en el mundo. Además, aproximadamente 2 millones de animales perdieron la vida y seis colegas bomberos también fallecieron durante las acciones de extinción.

Las repercusiones ambientales todavía se sienten hoy en día: las personas que viven cerca del lugar sufren problemas respiratorios y cutáneos debido a la cantidad de carbón liberado por los incendios.

El poder del voluntariado

Aquí es donde Diego resalta el papel fundamental del voluntariado. Él y su equipo hicieron un pacto de honor para no retirarse hasta que los incendios fueran controlados. Aunque un bombero forestal debería estar solo tres días en una línea de fuego, ellos aguantaron 40 días seguidos.

Pero nada hubiera sido posible sin la ayuda del movimiento voluntario que comenzó a trabajar junto a ellos. Aquí hace una mención especial a las mujeres, quienes demostraron una eficiencia y rapidez extraordinarias al conseguir alimentos, medicamentos y combustibles para apoyarlos durante esta dura tarea.

El sacrificio y la esperanza

Diego describe cómo era enfrentar los incendios: temperaturas extremas, falta de oxígeno y un peso adicional de hasta 40 kilos debido al equipo que llevaban. Pero a pesar de todas las dificultades, ellos encontraron fuerzas para seguir adelante.

Leer también:  Descubre tu verdadera voz y vive una vida plena

Y nos revela dos factores que los motivaban: cuando veían lo que se había perdido, sentían agotamiento y desesperanza; pero cuando observaban lo que habían logrado salvar, donde aún había vida y esperanza, entendían la importancia de su esfuerzo diario.

El efecto contagioso del voluntariado

Después de los incendios, Diego recibió el reconocimiento de la comunidad. Pero más allá de los aplausos, lo que realmente le impactó fue ver cómo niños y jóvenes se acercaban a él para decirle que querían ser bomberos forestales. Comprendió entonces el efecto contagioso del voluntariado.

Nos invita a todos a formar parte de esta comunidad mundial en el área en la cual nos sintamos más cómodos física, mental y técnicamente. Él está convencido de que podemos cambiar nuestra realidad si nos convertimos en mejores ciudadanos mediante el voluntariado.

El amor como motor del voluntariado

Durante su charla, Diego reflexiona sobre el significado del amor. Nos dice que aunque no podamos verlo ni tocarlo, cuando damos la mano o abrazamos a un voluntario estamos estrechando ese amor puro y desinteresado con el cual ayudamos a los demás.

Recuerda cómo muchas personas les llamaban “héroes sin capa” en las redes sociales, pero él se sentía incómodo con ese título. Sin embargo, al investigar el significado de la palabra “héroe”, comprendió que realmente lo eran.

El sacrificio extremo y el máximo esfuerzo que realizaron junto a sus compañeros bomberos los convirtieron en héroes de verdad. Perdieron horas de sueño, calorías y hasta su propia salud para proteger a su comunidad.

Un llamado a la acción

Diego concluye su charla invitándonos a todos a ser parte de este movimiento voluntario. Nos anima a encontrar ese norte en nuestras vidas que todos buscamos y nos asegura que el voluntariado puede proporcionárnoslo.

Leer también:  Transformación saludable: Cómo alcanzar tus metas sin sacrificar la felicidad

Nos recuerda que al convertirnos en mejores ciudadanos mediante el voluntariado, podemos cambiar nuestra realidad y hacer del mundo un lugar mejor para nosotros y las futuras generaciones.

La charla TEDx “El poder del voluntariado: ser mejor ciudadano” presentada por Diego Suarez nos ha dejado una gran lección. A través de su experiencia como bombero forestal, nos muestra cómo el voluntariado puede transformarnos en mejores personas y tener un impacto positivo en nuestra sociedad.

Nos invita a encontrar esa chispa dentro de nosotros mismos para tomar acción y hacer frente a los problemas que enfrentamos. Nos recuerda que no estamos solos, ya que existen comunidades voluntarias dispuestas a apoyarnos en nuestras causas.

A través del amor desinteresado hacia los demás, podemos lograr grandes cambios. Y aunque no podamos verlo o tocarlo, el amor es la fuerza que impulsa al voluntariado y nos convierte en héroes de nuestras propias vidas.

Así que no esperemos más. Hagamos del voluntariado nuestra forma de vida y seamos parte del cambio que queremos ver en el mundo. ¡Juntos podemos lograrlo!

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.